Síguenos

Fallas

GALERÍA| La emotiva fiesta sorpresa a Marián Meléndez, indumentarista, con motivo de su jubilación

Publicado

en

Marián indumentaria fiesta jubilación
La emotiva fiesta sorpresa a Marián Meléndez, indumentarista, con motivo de su jubilación- Fotos: JUNTA CENTRAL FALLERA

En el emblemático Museo de la Seda en la calle Hospital de Valencia, se ha llevado a cabo una emotiva fiesta sorpresa en honor a Marián Meléndez, la indumentarista oficial de 2024 de la Fallera Mayor de Valencia y su corte de honor.

El evento, organizado por sus hijos Vicent y Patricia Borrego Meléndez, quienes ahora están al frente del negocio familiar, fue un tributo a la trayectoria y dedicación de Marián en el mundo de la indumentaria valenciana.

Repasamos algunos de los trabajos más representativos de ‘Marián Indumentaria’:

Este año, Marián indumenatria ha vestido numerosos trajes de María Estela Arlandis, como el inolvidable de la cridà o el último de la dansà.

 

 

Rocío Pascual Candel, Fallera Mayor Infantil de Valencia del año 2012, dejó en sus manos la confección de diez trajes, entre ellos el espolín oficial.

 

 

Para Carmen Sancho De Rosa, Fallera Mayor de Valencia del 2014, fue un placer que le cosieran un traje tan especial para la dança.

 

La cridà de Consuelo Llobell

 

El Museo de la Seda, con su historia y belleza arquitectónica, proporcionó el escenario perfecto para esta celebración. Sus elegantes salas y exquisitos tapices ofrecieron un ambiente sofisticado y culturalmente significativo, acorde con la labor de Marián Meléndez en la preservación y promoción del vestuario tradicional valenciano.

Una sorpresa bien guardada

La protagonista de la fiesta sorpresa pensaba que iba a una presentación de telas de un proveedor, pero al llegar al museo fue recibida con una cálida ovación de parte de autoridades, familiares, amigos y colegas del sector de la indumentaria.

El acto ha sido presentado por Loren Donat y Omaira López.

Una celebración llena de cariño

La decoración del evento, inspirada en la rica tradición textil valenciana, incluía elegantes arreglos florales y elementos decorativos que evocaban la artesanía y el arte de la seda. Las paredes del museo estaban adornadas con algunos de los diseños más icónicos de Marián, permitiendo a los invitados apreciar de cerca su talento y dedicación.

La sucesión del legado

Vicent y Patricia Borrego Meléndez, visiblemente emocionados, tomaron la palabra para agradecer a su madre por todo lo que les ha enseñado y por el legado que deja en sus manos. Ambos expresaron su compromiso de continuar con la excelencia y el respeto por la tradición que Marián siempre ha mantenido.

La fiesta sorpresa para Marián Meléndez fue mucho más que una celebración; fue un testimonio del profundo respeto y admiración que su comunidad siente por ella. Rodeada de seres queridos y colegas, Marián vivió una tarde inolvidable en el Museo de la Seda, un lugar que simboliza la tradición y el arte que ella ha defendido con tanto fervor. Esta velada no solo honró su legado, sino que también marcó el inicio de una nueva etapa en la que su familia continuará su admirable labor.

En el acto se descubrió una seda de Catalá que llevará su nombre:

 

GALERÍA| Así ha sido la fiesta sorpresa por la jubilación de Marián indumentaria

Fotos: JUNTA CENTRAL FALLERA

Puedes seguir toda la actualidad visitando Official Press o en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Fallas

GALERÍA| El emotivo encuentro de la Corte de 1998

Publicado

en

Corte de Honor 1998
Corte de Honor y Fallera Mayor de Valencia 1998-OFFICIAL PRESS

El pasado sábado, trece mujeres se reunieron para celebrar un evento cargado de recuerdos y emociones. Estas mujeres, que en 1998 fueron elegidas como Corte de Honor y Fallera Mayor de Valencia, se reencontraron 26 años después para rememorar uno de los momentos más significativos de sus vidas.

La Corte de Honor 1998

Corte y Fallera Mayor de Valencia 1998-Foto: JUNTA CENTRAL FALLERA

Inés Fresneda, Merche Ballester, Loles Fernández, Vicky Martínez, Gloria Torres, Victoria Bayarri, Auxi Pérez, Teresa Moret, Mª José Romero, Mónica Taberner, Marigi Usano, Vanessa Arnal y Susana Remohí fueron las representantes del mundo fallero en 1998.

Un año inolvidable

Para estas mujeres, el año 1998 marcó un antes y un después. Ser elegidas para formar parte de la Corte de Honor y, especialmente, ser nombrada Fallera Mayor de Valencia, es un honor que pocas pueden experimentar. Durante aquel año, compartieron experiencias únicas, desfiles, actos oficiales y una conexión especial que las unió de por vida. Las Fallas, más que una fiesta, son una tradición que tiene el poder de crear lazos profundos y duraderos entre quienes las viven intensamente.

Un reencuentro cargado de emociones

El reencuentro se celebró con una comida a la que asistieron no solo las trece integrantes de la Corte de 1998, sino también sus padres, parejas y los más pequeños. Este encuentro permitió que cada una compartiera cómo había cambiado su vida desde aquel entonces, y cómo la experiencia de ser parte de la Corte de Honor había influido en sus trayectorias personales y profesionales.

Aunque no todos los padres y parejas pudieron asistir, ya que la vida inevitablemente se lleva a personas queridas, la reunión fue un homenaje a los momentos compartidos y a aquellos que ya no están. Las ausencias fueron sentidas profundamente, pero también se celebró la alegría de poder reencontrarse y recordar juntos aquellos días especiales.

Las Fallas: Una tradición que une y transforma

Las Fallas son mucho más que una celebración; son una manifestación cultural que une a las personas y transforma vidas. Para estas trece mujeres, ser parte de la Corte de Honor no solo les dio la oportunidad de representar a Valencia y su tradición, sino que también les proporcionó una experiencia compartida que ha perdurado a lo largo de los años.

Durante la comida, se compartieron anécdotas, risas y, cómo no, algunas lágrimas de nostalgia. Cada una recordó con cariño los momentos vividos juntas, desde los preparativos hasta los actos oficiales, pasando por los momentos únicos que solo pueden vivir ellas y apoyo mutuo. Las Fallas de 1998 no solo las unieron como compañeras, sino como amigas que han mantenido el contacto y la conexión a lo largo de más de dos décadas.

Un vínculo inquebrantable

El reencuentro de la Corte de 1998 es un testimonio del poder de las Fallas para crear vínculos duraderos. Para estas mujeres, la experiencia de ser parte de la Corte de Honor fue un momento que marcó sus vidas de manera profunda y significativa.

El emotivo encuentro de la Corte de 1998 es una muestra más de cómo las Fallas pueden cambiar vidas y unir a las personas en una experiencia compartida de celebración, cultura y tradición. Aunque el tiempo pase y las circunstancias cambien, los lazos creados en torno a esta fiesta tan especial permanecen fuertes y significativos.

La capacidad de unir personas

Este reencuentro no solo fue una oportunidad para recordar el pasado, sino también para celebrar el presente y mirar hacia el futuro con la esperanza de seguir compartiendo momentos inolvidables. Las Fallas, una vez más, demostraron su capacidad para unir a las personas y transformar vidas, creando recuerdos que perduran para siempre.

El emotivo encuentro de la Corte de 1998, en imágenes:

Puedes seguir toda la actualidad visitando Official Press o en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

Continuar leyendo