Síguenos

Otros Temas

Medicina Preventiva alerta de que el caso de ozonoterapia a un hospitalizado con covid «abre un peligroso precedente»

Publicado

en

Castelló, 23 ago (EFE).- La Societat Valenciana de Medicina Preventiva i Salut Pública advierte de que la autorización judicial para aplicar un tratamiento de ozonoterapia al paciente con covid ingresado en el hospital de La Plana «abre un peligroso precedente para otras futuras peticiones terapéuticas sin fundamento».

La entidad ha mostrado este lunes en un comunicado su apoyo a todos los profesionales de los Servicios de Medicina Intensiva de la Comunitat Valenciana.

Desde la SVMPSP se han referido al «casi año y medio de lucha contra la pandemia de SARS-COV-2», un periodo en el que «muchas especialidades médicas se han visto enormemente exigidas en el diagnóstico, tratamiento y prevención de las infecciones por Covid-19».

Una época, han agregado, «especialmente exigente» para los servicios de Medicina Intensiva pues han hecho «un esfuerzo enorme para atender la avalancha de pacientes con Covid muy grave».

La asistencia sanitaria, según fuentes de la SVMPSP, se ha basado «en respetar la autonomía del paciente y la responsabilidad de los profesionales, la ética y el conocimiento científico».

Para la entidad médica estos principios «no se respetan suficientemente en la reciente decisión judicial de autorizar el tratamiento con ozonoterapia en el paciente ingresado en el hospital de La Plana, sobre todo en relación a la eficacia y seguridad de esta terapia, para cuya evaluación no se han desarrollado todavía los estudios necesarios, que son los ensayos clínicos».

«Así lo corrobora un reciente informe de la Agencia Española de Tecnologías Sanitarias, que desaconseja su uso fuera de ensayos clínicos bien diseñados», han añadido.

Para la Societat Valenciana de Medicina Preventiva i Salut Pública esta iniciativa, además, «abre un peligroso precedente para otras futuras peticiones terapéuticas sin fundamento, que se realizan por pacientes y familias sometidas a una gran presión, las cuales, al no estar basadas en tratamientos seguros y eficaces, pueden ocasionar más daños que beneficios».

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros Temas

De rescatar una ballena a salvar un bebé atragantado: el verano de la Cruz Roja en las playas valencianas

Publicado

en

(EFE).- El rescate de una ballena de 50 toneladas y 18 metros de longitud y el de un bebé de un año que se había atragantado con un cubito de hielo son algunas de las 34.979 asistencias sanitarias y sociales que Cruz Roja ha realizado este verano en las playas de la Comunitat Valenciana.

En el medio centenar de playas que ha estado presentes, los socorristas de la Cruz Roja han realizado 583 rescates, de los que 463 fueron en playas de la provincia de Alicante (22.708 asistencias en total) y 120 en las de Valencia (12.271 asistencias en total).

En el conjunto del país, Cruz Roja ha realizado entre el 21 de junio y el 15 de septiembre 55.453 atenciones que van desde primeros auxilios en caso de pequeños accidentes, localizar menores perdidos, facilitar el baño a personas con discapacidad o mayores a tareas de salvamento en el agua.

La organización ha desplegado sus recursos en 248 playas de la península y las islas con más de 1.000 personas que han localizado a 613 personas y han ayudado a que 21.886 personas con discapacidad o movilidad reducida pudieran disfrutar del baño adaptado.

La mayor parte de las asistencias sanitarias (32.954) de esta temporada en las playas están relacionadas con picaduras, esguinces, luxaciones y otras curas.

Desde las playas de la Comunitat, donde ha habido un despliegue diario de 270 profesionales, se han realizado 293 traslados a centros hospitalarios -157 en Alicante y 136 en Valencia- y han localizado a 165 menores extraviados -101 en playas alicantinas y 64 en las valencianas-.

La labor ha sido posible gracias a acuerdos con doce ayuntamientos, los alicantinos de Xàbia, Dénia, Santa Pola y Guardamar del Segura y los valencianos de Bellreguard, Daimús, Gandia, Guardamar de la Safor, Miramar, Oliva, Sueca y València.

Entre los rescates de este verano, según Cruz Roja, ha habido uno «tan inusual como atípico», el de una ballena de 50 toneladas y 18 metros de longitud que quedó atrapada en el Real Club Náutico de València y a la que consiguieron devolver a mar abierto.

Además, durante el mes de agosto una bebé de un año se atragantó de manera accidental con un cubito de hielo en la playa de Santa Pola y fue socorrida por el personal de Cruz Roja, que le practicó la maniobra de Heimlich y consiguió que lo expulsara y su reanimación.

Pero los socorristas también asumen una labor de concienciación con mensajes preventivos a pie de arena: este verano con más de 350.000 recomendaciones en toda España para evitar golpes de calor, cortes de digestión o lesiones producidas por los animales marinos.

«Aunque la parte de rescate parece más importante, la prevención es esencial», destaca el responsable del programa de playas, Miguel Ángel Sánchez, que asegura que sin esta prevención habría el doble de situaciones de riesgo y se atendería al doble de personas.

Las playas de Chiclana, Dénia, València, Cádiz, Santander, Tenerife, Las Palmas y Torremolinos han contado con un proyecto de colaboración en el que las personas con movilidad reducida o dependencia y sus familias han podido disfrutar con más seguridad en espacios especiales con sillas anfibia, muletas y andadores, además de espacio para ejercicio y zonas de masajes y actividades.

También el componente medioambiental forma parte de la intervención de Cruz Roja: la sensibilización a la población y la movilización de recursos para la recogida de plásticos y limpieza de playas son otras de las acciones destacadas en el dispositivo.

La organización ha contado esta temporada con drones de última generación para localizar objetos flotantes, manchas de contaminación o posibles personas con necesidad de ayuda en el agua, así como con el dispositivo de control remoto acuático de salvamento (CRAS), que permite rescatar a las víctimas acercándolas hasta la orilla y que «es ideal en zonas de alto peligro».

Continuar leyendo