Síguenos

Cultura

GALERÍA| El origen del roscón de Reyes

Publicado

en

origen roscon de reyes
El origen del roscón de Reyes-TONI CORTÉS

El dulce por excelencia de esta fecha no falta en las mesas, pero ¿sabemos el origen del roscón de Reyes? Cada año las familias se reúnen para disfrutar de este tradicional manjar, pero ¿dónde tiene su origen? Bodega de los secretos descubre la travesía del roscón de reyes con datos curiosos.

Este delicioso bollo de masa dulce en forma de toroide, ha acompañado las celebraciones navideñas durante siglos. El particular olor de este postre sumado a la fruta escarchada y el chocolate caliente, transporta de manera inmediata a recuerdos de lo más felices.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Año tras año, el roscón, uno de los mayores placeres gastronómicos, representa la culminación de las fiestas. Para los curiosos, que esperan impacientes todo el año para hincarle el diente a un trozo, esta es la travesía del roscón de reyes, hasta la receta actual.

El origen del roscón de Reyes:

El roscón de reyes tiene su origen en una fiesta pagana, como muchas de las celebraciones religiosas, que nada tiene que ver con el nacimiento de Jesús o la llegada de sus majestades a Belén. Es necesario adentrarse en la historia, hasta el S. II a.C., en el que a mediados del mes de diciembre se celebraban “las saturnales”, fiestas en las que los romanos homenajeaban a Saturno (dios de la agricultura y las cosechas) y celebraban el final de la temporada agraria.

Para esta celebración se preparaba una torta a base de miel, con higos, dátiles y frutos secos, la elaboración de esta torta se realizaba año tras año, hasta convertirse en el dulce más popular de “la fiesta de los esclavos”, como se solía llamar coloquialmente a esta celebración. Más tarde se añadiría el haba, como símbolo de fertilidad y buena fortuna para aquel que la encontrara en su porción.

Con la imposición del cristianismo en el imperio romano, las fiestas paganas comenzaron a desaparecer. Las que consiguieron perdurar, como la torta con el haba, se transformaron y evolucionaron, adquiriendo la forma del roscón de reyes actual.

De aquí se da un salto hasta el siglo XVIII, en el que un cocinero que buscaba contentar al pequeño rey Luis XV, introdujo una moneda de oro. La moneda a partir de este momento se popularizó por encima del haba. En España, fue Felipe V quien trajo la moda de introducir una moneda en el roscón, que con el paso de los años pasaría a ser una figura de cerámica, y daría una connotación negativa al haba.

La receta original no llevaba fruta escarchada, se trataba de un bollo seco espolvoreado con azúcar. El uso de la nata en el roscón se popularizó en la década de los 60. Ahora es el favorito de España, al menos el 80 % de los roscones consumidos en esta época son de esta variedad, más de 28 millones al año.

Los españoles exportaron el roscón de reyes a los países iberoamericanos, siendo especialmente popular en México y Colombia. También existen versiones de este postre en otros países de Europa, que se comen en fechas parecidas.

Existen muchas discrepancias sobre ciertos periodos en la historia del roscón de reyes, algo normal considerando los siglos de historia que tiene detrás. Lo importante es que los primeros días de enero se acercan y el roscón está aquí para poder disfrutarlo.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cultura

VÍDEO| Las siete campanas restauradas de los Santos Juanes de Valencia vuelven al campanario

Publicado

en

Imagen del izado al campanario de una de las siete campanas restauradas de la iglesia los Santos Juanes de València, entre ellas, "El Borrego", la campana de uso litúrgico de más peso de la ciudad con más de dos toneladas. EFE/Ana Escobar

València, 21 feb (OFFICIAL PRESS-EFE).- Las siete campanas de la iglesia de los Santos Juanes, entre las que se encuentra «El Borrego», la campana de uso litúrgico de más peso en Valencia con más de dos toneladas, han vuelto este miércoles a lo alto del campanario tras estar expuestas desde diciembre en el templo una vez restauradas.

Los bronces de la iglesia han empezado a ser subidos uno a uno por una grúa a primera hora de esta tarde, siguiendo un orden de menor a mayor peso, y, tras varias horas, se espera que los trabajos concluyan antes de que caiga la noche, según ha indicado a EFE el presidente de los campaneros de San Juan de la Boatella, Vicente Gabarda.

Las campanas se bajaron el 6 de marzo de 2022 para llevarlas al taller de la empresa restauradora, donde se han limpiado los bronces y se han sustituido los yugos metálicos por otros de madera «más tradicional y mas sano acústicamente, porque la madera absorbe las vibraciones».

Las siete campanas de los Santos Juanes de Valencia

Gabarda, al que le entró «la locura por las campanas» cuando de pequeño el sacristán le pidió ayuda para el volteo, ha informado de que la restauración de las campanas es uno de los tres proyectos de la parroquia junto a la restitución del órgano y del retablo.

Ha apuntado que la parroquia financia estos proyectos con ayuda de la Conselleria de Cultura y que la Fundación Hortensia Herrero lleva cabo la remodelación del templo y de su parte pictórica.

El campanero ha resaltado que «siempre han sido pioneros» porque en 1963 fueron las primeras campanas en electrificarse y en 2017 fue la primera parroquia en desmotorizar las campanas. «Eso quiere decir que solo pueden tocar manualmente», ha añadido.

El primer toque de las campanas

El primer toque de las campanas será el domingo de Ramos, el 24 de marzo. «Se harán toques del domingo de Ramos al domingo de Pascua. Habrá repiques hasta el Jueves Santo; el primer volteo será el sábado de Resurrección por la noche y el domingo podremos voltear las siete campanas».

Sobre «El Borrego», cuyo nombre original era «El Evangelista», ha indicado que el mote le viene por su «tono muy grave» y ha sido refundida en cuatro ocasiones, dos en el siglo XVII y otras dos en el XVIII. «La que se conserva es de 1738 y siempre ha tenido el mote de El Borrego. Es un conjunto de gran importancia a nivel musical y patrimonial», ha resaltado.

«El juego de campanas desapareció en 1937 y la campana mayor se recuperó en el puerto de Barcelona, lista para ser vendida. Es la única que se conserva de la época dorada de la parroquia», ha concluido.

Continuar leyendo