Síguenos

Otros Temas

¿Por qué nos duele la cabeza cuando hace viento?

Publicado

en

¿Por qué nos duele la cabeza cuando hace viento?

El dolor de cabeza que algunas personas experimentan cuando hace viento no es causado directamente por el viento en sí, sino por una serie de factores que pueden estar relacionados con las condiciones climáticas ventosas.

¿Por qué nos duele la cabeza cuando hace viento?

  1. Exposición al frío: Si el viento está frío, la exposición a temperaturas bajas puede provocar constricción de los vasos sanguíneos en la cabeza y el cuello, lo que a su vez puede desencadenar dolores de cabeza.
  2. Presión atmosférica: Los cambios en la presión atmosférica que a menudo ocurren con el mal tiempo o vientos fuertes pueden afectar a algunas personas y desencadenar migrañas o cefaleas tensionales. Los cambios en la presión pueden influir en la expansión o contracción de los vasos sanguíneos en el cerebro, lo que causa dolor en algunas personas sensibles.
  3. Estrés y tensión: El viento fuerte o el clima adverso a veces pueden aumentar los niveles de estrés y ansiedad en algunas personas. El estrés y la tensión son conocidos por ser desencadenantes de dolores de cabeza en muchas personas.
  4. Exposición a alérgenos: En días ventosos, es más probable que se levanten partículas en el aire, como polvo, polen y otros alérgenos. Si eres alérgico a estas sustancias, la exposición a ellas puede provocar congestión nasal y sinusitis, lo que a su vez puede causar dolores de cabeza.
  5. Deshidratación: En días ventosos, la deshidratación puede ser más común debido a la pérdida de humedad a través de la piel y la respiración. La deshidratación es un desencadenante común de dolores de cabeza.

Cabe destacar que no todas las personas experimentan dolores de cabeza cuando hace viento, y la susceptibilidad varía de una persona a otra. Si experimentas dolores de cabeza recurrentes o severos relacionados con el viento, es importante hablar con un profesional de la salud para determinar la causa subyacente y recibir recomendaciones específicas de tratamiento.

El dolor de cabeza

El efecto que tiene el viento sobre el cuerpo humano está relacionado con la meteorosensibilidad. Hay personas que son sensibles a los cambios de tiempo tales como los de la presión atmosférica. Es el efecto más conocido. Quién no ha escuchado alguna vez decir eso de me duele la rodilla, seguro que cambia el tiempo. También afecta el cambio de horas de luz, por ejemplo. Ojo porque no estamos hablando de simples dolores. Algunas personas acaban sufriendo alteraciones en el sueño y ansiedad.

El viento también provoca efectos en el cuerpo de algunas personas. Especialmente si sopla fuerte y en épocas de frío. Parece que el dolor está relacionado con lo que se denomina dolor de cabeza por estímulo frío. Cuando comemos un helado o tomamos una bebida muy fría también puede dar lugar a este dolor de cabeza. Si el viento sopla fuerte y la temperatura es baja, afecta especialmente a la zona más desprotegida del cuerpo, que es la cara y la cabeza, que van destapadas. El frío estimula el nervio trigémino, que transmite las sensaciones del cuerpo a la cabeza, ordenando al cerebro la dilatación o constricción de forma muy rápida de los vasos sanguíneos para regular la temperatura tras el frío repentino. Este proceso tan rápido es el que nos provoca el dolor de cabeza.

Así que la ciencia apoya la teoría de que el viento fuerte y frío puede provocar dolor de cabeza. No es una invención o una excusa de unos pocos.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Otros Temas

Estos son los meses clave para encontrar el trabajo de tus sueños

Publicado

en

Mejores meses encontrar trabajo

Buscar trabajo no es fácil, pero puede ser más ágil si sabes cuándo y cómo hacerlo. A continuación, te contamos cuáles son los mejores y peores meses para buscar empleo.

Según datos del SEPE, actualmente hay cerca de 3 millones de parados en nuestro país, y la búsqueda de empleo puede tomar entre cinco y seis meses de media. Este proceso puede ser desesperante, ya que ver pasar los meses sin recibir una buena oferta de empleo es frustrante.

Para hacer la búsqueda más efectiva, hay que tener en cuenta algunas recomendaciones. La primera de ellas: pensar que buscar trabajo es un trabajo en sí. Si estás en búsqueda de empleo y quieres saber cuáles son los mejores meses para encontrar trabajo, te ayudamos a descubrirlo.

¿Cuáles son los mejores meses para buscar trabajo?

Según los expertos, hay meses en los que encontrar un trabajo estable es más fácil. Aunque uno no elige cuándo se queda sin trabajo, hay mejores meses para buscar empleo: mayo y junio son ideales para trabajos temporales, especialmente en el sector turismo y hostelería.

Por otro lado, los meses de enero y febrero son los mejores para encontrar trabajo estable. Esto se debe a que las empresas cierran los balances del año anterior y tienen nuevos objetivos y presupuestos asignados para el nuevo año.

Otra buena época es a finales de verano, en agosto y septiembre. En agosto, los empresarios tienen más tiempo para dedicarse a la contratación, y en septiembre se activan nuevos proyectos, lo que genera nuevos puestos de trabajo.

En resumen, para trabajos temporales, mayo y junio son los mejores meses. Para trabajos estables, los mejores son enero, febrero, agosto y septiembre.

¿Cuáles son los peores meses para encontrar trabajo?

Por otro lado, hay meses desfavorables para buscar trabajo. Octubre y noviembre son malos para encontrar empleo fijo, ya que las empresas están cerrando el año fiscal y no tienen tiempo para nuevos contratos. Sin embargo, son buenos para empleos temporales de cara a la campaña navideña.

Los meses de abril, julio y diciembre también son desfavorables. En abril, las contrataciones de principios de año ya se han hecho, y en julio y diciembre las empresas están enfocadas en las vacaciones de verano o invierno.

Recomendaciones finales

Aunque hay meses mejores y peores para buscar trabajo, no dejes que esto te detenga. Empieza tu búsqueda hoy mismo y no pierdas ninguna oportunidad laboral.

Mantén tu currículum actualizado, trabaja en tu Marca Personal y utiliza los portales de empleo para hacer tu perfil más visible. Prepara bien tus candidaturas y sigue formándote para ser un candidato atractivo para las empresas.

Recuerda, buscar trabajo es un trabajo en sí mismo y muchos factores pueden influir en tu búsqueda. Aprovecha todas las herramientas a tu disposición y mantén una actitud proactiva para aumentar tus posibilidades de éxito.

Continuar leyendo