Síguenos

Salud y Bienestar

El Hospital La Fe recibe el Premio ‘Best Spanish Hospitals Awards’ en la categoría de Aparato Digestivo y Hepatopancréatico

Publicado

en

fe

El Hospital Universitari i Politècnic La Fe ha recibido un primer premio ‘Best Spanish Hospitals Awards’ en la categoría clínica de ‘Aparato Digestivo y Hepatopancreático’. Además, La Fe ha recibido sendos diplomas en las categorías ‘Global de resultados’, ‘Riñón y vías urinarias’, ‘Enfermedades Infecciosas’ y ‘Materno-infantil’.

La organización ha hecho entrega de un total de 58 primeros premios y 108 diplomas, repartidos entre los 122 hospitales nacionales participantes, tanto públicos como privados. Los galardones se han estructurado en diez categorías y seis grupos de hospitales, teniendo en cuenta la diversidad de procesos clínicos prevalentes de actuación en cada grupo de hospitales. En concreto, el Hospital La Fe se encontraba dentro del grupo de Hospitales Públicos Grandes Alta Tecnología, donde ha resultado finalista entre los tres primeros en la categoría ‘Global de Resultados’.

Los resultados de estos hospitales finalistas se caracterizan por tener una estancia media y y estancia media preoperatoria más corta, así como una tasa de reingresos y complicaciones intrahospitalarias mucho menor y una tasa de hospitalizaciones potencialmente prevenibles hasta un 17% inferior.

Al acto de entrega han asistido el doctor Manuel Ballester, Director Médico del Departament de Salut València La Fe, y la doctora Isabel Boscá, Subidirectora Médica del mismo, quienes han querido agradecer y dedicar estos premios a todo el personal de La Fe que con su esfuerzo han conseguido situarnos entre los mejores hospitales de España, incluso en una época de pandemia tan complicada.

El Hospital La Fe es un centro con 50 años de historia, integrado en el Departament de Salut València La Fe y que cuenta con 20 centros de Atención Primaria, cuatro Puntos de Atención Continuada y un centro de Especialidades.

La Fe es el hospital público de referencia para los más de 5 millones de habitantes de la Comunitat Valenciana. Dispone de 1.000 camas de agudos y críticos y destaca por su actividad de referencia, la alta profesionalidad de sus cerca de 7.000 trabajadores y su equipamiento de alta tecnología. Además, atiende más de 3.000 pacientes diarios en consultas externas, 1.000 pacientes hospitalizados y más de 700 en Urgencias. Dispone de 20 unidades de referencia acreditadas por el Sistema Nacional de Salud y 3 redes Europeas de Referencia.

 

Premios Best Spanish Hospitals

Esta ha sido la tercera edición de los premios Best Spanish Hospitals Awards (BSH), organizados por Higia Benchmarketing y ASHO, con la colaboración de  la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA). El certamen ha reunido a un total de 122 hospitales españoles, 65 de ellos públicos y 57 privados  con el fin de poner en valor su eficiencia, adecuación y calidad asistencial.

Estos tres aspectos han sido valorados y estudiados a través del análisis de más de 250 indicadores de eficiencia, adecuación y calidad asistencial, con el fin de potenciar un benchmarking orientado a la mejora continua en la gestión clínica de los hospitales agudos españoles.

Además, en esta edición, se ha presentado el Informe Impacto de la COVID-19 en los hospitales españoles, en el que se analizan los resultados de los efectos de la pandemia en el conjunto de los122 hospitales participantes.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salud y Bienestar

Adicción al sexo: Así es el perfil de los que padecen esta patología

Publicado

en

adiccion al sexo perfil

Castelló, 5 dic (OFFICIAL PRESS-EFE).- Los expertos en salud mental hablan de la adicción al sexo como una patología en aumento, sobre todo tras el confinamiento de 2020, que afecta a todos los ámbitos de la vida de las personas que la padecen y que «lejos de ser algo gracioso o divertido» es la adicción «más tabú» y que genera más vergüenza.

Se calcula que la padece un 7 % de la población mundial y los hombres acaparan el 90 % de los casos. La adicción al sexo se da cuando una persona quiere mantener relaciones o conductas sexuales «a cualquier precio, hora y momento», un impulso que «deben» satisfacer y que supone «conductas repetidas y compulsivas» que se llevan a cabo habitualmente «con muchas personas».

Así lo explica a EFE el psicólogo valenciano Enric Valls, quien asegura que cuando la gente escucha algo relativo a la adicción al sexo dice: «¡Qué chulo y qué divertido!», una interpretación, a su juicio, totalmente «falsa e infundada».

LA PANDEMIA TAMBIÉN INFLUYE

Valls asegura que en los últimos meses han aumentado las consultas, especialmente de jóvenes, que ponen de manifiesto las dificultades para “ligar” a causa de la nueva realidad poscovid y que hacen que se acuda a las pantallas digitales, tanto para consumir porno como para usar las aplicaciones de conocer a gente.

La pandemia ha aumentado el consumo de este tipo de prácticas, que son el «caldo de cultivo» para la adicción al sexo, y que aumenta además por la generalización del uso del móvil, pues se puede acceder a contenido a cualquier hora y en cualquier lugar, como en el aseo del trabajo o del centro de estudios.

Esta patología genera un conflicto interno «grave» para la persona que lo padece porque supone una pérdida de control y no es algo que se elija voluntariamente. «No es un deseo que se elija, sino que es algo que tiene que hacer sí o sí» y que además «es persistente».

Esta persistencia supone que la persona que lo padece tenga que ver regular y constantemente pornografía, por ejemplo cada noche o cada hora, tenga que ir al prostíbulo «sí o sí» o tenga que estar constantemente concertando citas en aplicaciones o webs de contactos. Se establecen unos «rituales» que es necesario cumplir «pese a la vergüenza y odio a sí mismo» que generan.

SU REPERCUSIÓN EN LA VIDA DE PAREJA

Valls pone como ejemplo un paciente que está enganchado al sexo telefónico. Una conducta oculta que esconde a su pareja -tanto las llamadas como las facturas- y que afecta muy negativamente a esa relación.

Y otro caso: el que mantiene «sexo anónimo» de una noche como mecanismo repetido para satisfacer ese impulso que lleva a relaciones sexuales de riesgo con desconocidos que «le alivian momentáneamente pero que luego tienen una doble repercusión: la de vivir en una pareja con la mentira y la de las enfermedades de transmisión sexual«.

Los individuos experimentan una «pérdida de control» y el sexo pasa a ser «como una droga emocional» que intenta tapar una angustia «muy profunda».

EL SEXO COMO DROGA

La psicóloga Gracia Vinagre señala por su parte que aquí el sexo se convierte en una droga, y «funciona con los mismos sistemas pero sin asociar sustancias como el alcohol o las sustancias estupefacientes».

El cerebro, añade Vinagre, «se comporta exactamente igual: busca el placer de manera inmediata e impulsiva y si no tiene las cantidades que el cuerpo necesita, empieza el síndrome de abstinencia».

Se usa el sexo en primera instancia para buscar el placer, pero «acaba convirtiéndose en algo para acabar con el malestar del síndrome de abstinencia», y aquí «con la diferencia del resto de adicciones de que no se debe eliminar el origen, como se hace con el resto de sustancias, sino que se trata de conseguir que la persona se relacione de manera correcta con el sexo», agrega.

EN BUSCA DEL ORIGEN

Según Valls, el origen de esta conducta compulsiva puede estar en una experiencia traumática, como por ejemplo un abuso infantil, y también se da cierta predisposición genética a padecerla.

Este tipo de adicciones, agrega, va en aumento y afectan especialmente a hombres, ya que nueve de cada diez personas que lo sufren son varones.

El psicólogo agrega que si ya de por sí estamos ante la adicción considerada más tabú, cuando la padece una mujer «está todavía peor visto».

En cuanto a las repercusiones, estas pasan desde las afectivas, ya que es muy complicado mantener una relación sentimental con este tipo de adicción; las laborales, porque produce ausencias, ocultaciones y mentiras, o las económicas, porque la mayoría de estas prácticas supone gastar grandes cantidades de dinero.

CÓMO SOLUCIONAR ESA ADICCIÓN

Los expertos apuntan a que la solución pasa por las terapias congnitivas personalizadas, porque aquí al tratarse de un tema más tabú «el sentimiento de vergüenza es mayor» al que se da en otras adicciones, a las que «estamos más acostumbrados».

Este problema «se queda más en privado y supone un doble sufrimiento» porque «parte de la mejora de un problema de salud mental viene cuando se puede hablar de él y compartirlo, pero aquí es más difícil».

De este modo, Valls propone como prevención la psicoeducación de los niños, el refuerzo de las campañas de educación sexual para que se tengan herramientas para diferenciar lo que es bueno y lo que no, y, además, aboga por «mostrarlo más en los medios, no para normalizarlo sino para desestigmatizarlo».

Rosabel Tavera

Continuar leyendo