Síguenos

Deportes

El Valencia da una alegría a su afición y golea con solvencia al Valladolid (3-0)

Publicado

en

València, 9 may (EFE).- Dos goles de Maxi Gómez, en la última jugada de la primera parte y en la primera de la segunda, y otro de Thierry casi al final dieron al Valencia una victoria clave en su lucha por la permanencia ante un Valladolid que fue superior hasta el descanso y que en la segunda dominó con centros lejanos ante un equipo local que se defendió bien, pero que recibió una goleada excesiva.

La primera mitad estuvo controlada por el Valladolid, cuya apuesta ofensiva creó muchos problemas al Valencia, pero el encuentro llegó a su ecuador con ventaja local al marcar el uruguayo Maxi Gómez el 1-0 a pase de Gayá en el minuto 45, ante un rival que no acompañó su dominio de claridad de cara a puerta.

El 2-0, marcado también por Maxi tras un buen pase de Carlos Soler, llegó en la primera jugada de la segunda mitad, lo que propició un segundo similar al primero, con un Valladolid volcado sobre la meta del Valencia, que trató de ampliar su ventaja al contragolpe ante un rival que mantuvo al dinámica del primer periodo, aunque con la diferencia de la desventaja en el marcador, hasta que casi al final llegó el 3-0, lo que mantiene al equipo castellano inmerso al equipo en la lucha por la permanencia.

El debut de Voro González en el banquillo del Valencia conllevó la presencia de tres centrales (Gabriel Paulista, Hugo Guillamón y Diakhaby) como principal novedad ante un rival que entró en el partido mucho mejor que los locales y que dispuso de una doble ocasión de gol en sendos buenos disparos de Jota y Olaza, que neutralizó Cillessen.

Aunque el encuentro se niveló pasado el minuto diez, el Valladolid ofrecía mejores sensaciones que el Valencia, sobre todo en la profundidad a la hora de acercarse a la meta del conjunto local, ya que las únicas opciones de los valencianistas llegaban al contragolpe.

El conjunto de Sergio González no tardó en recuperar el control del encuentro, con constantes llegadas a la meta de Cillessen y sin dar opción a las contras de los valencianistas. Córners y mucha presencia al borde del área local marcaban con claridad que el Valladolid era el dueño del encuentro.

Cuando a punto estaba el encuentro de llegar sin goles al descanso. una de las pocas aproximaciones del Valencia concluyó con el 1-0 marcado por Maxi Gómez, tras un centro desde la izquierda de Gayà, que llevó al encuentro a su ecuador a favor del equipo que menos fútbol había propuesto.

El Valladolid se marchó al descanso con un castigo excesivo, que se incrementó en la primera jugada de la segunda mitad, cuando un pase en profundidad de Carlos Soler propició que Maxi pusiera el 2-0 en el marcador.

El Valencia había rentabilizado sus opciones y al Valladolid le tocaba mantener el nivel de la primera mitad, aunque con la diferencia de hacerlo con dos goles en contra en lugar de hacerlo con el marcador nivelado.

Tal y como estaba el marcador, el Valladolid debía añadir al buen fútbol del primer periodo una mayor intensidad en su ataque y lo consiguió sobre todo a partir de las entradas de Marco André y Hervías, lo que dio paso a una fase de gran dominio del equipo castellano, con numerosos balones bombeados sobre el área de Cillessen, que la defensa del Valencia neutralizaba con contundencia.

El Valencia se encontró con varias opciones para ampliar la ventaja al contragolpe ante un rival lanzado al ataque, pero las desperdició a pesar de acercarse casi siempre en superioridad a la meta de Masip, hasta que en uno de ellos, casi al final, un centro de Cheryshev acabó en gol tras un buen cabezazo de Thierry Correia, que cerró el encuentro.

Ficha técnica:

3 – Valencia: Cillessen, Thierry, Gabriel Paulista, Hugo Guillamón, Diakhaby, Gayà, Wass (Jason, m.86), Carlos Soler Oliva, m.86), Kang In Lee (Racic. m.65), Guedes (Cheryshev, m.77) y Maxi Gómez (Gameiro, m.77).

0- Valladolid: Masip, Yanko (Kodro, m.71), El Yamiq, Javi Sánchez (Kiko Olivas, m.71), Olaza, Alcaraz (Hervías, m.59), Óscar Plano, Roque Mesa, Míchel (Kike Pérez, m.71), Jota (Marcos Andrés, m.59) y Weissman.

Goles: 1-0, m.45: Maxi Gómez. 2-0, m.47: Maxi Gómez. 3-0, m.89: Thierry

Árbitro: Gil Manzano (comité extremeño). No mostró tarjetas.

Incidencias: partidos de la jornada 35 de Liga, disputado sin público en Mestalla. Se guardó un minuto de silencio en memoria del exportero del equipo local, Ángel Abelardo, fallecido esta semana.

Alfonso Gil

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Deportes

Eurobasket València: «El partido del miedo» puede abrir hoy la puerta de las medallas a España

Publicado

en

Lluís Sanchis.- Era un cruce esperado en semifinales. España y Serbia son sospechosas habituales en las rondas nobles de la competiciones internacionales, pero el debut con el pie cambiado de la selección en este Eurobasket de València la obliga a cruzarse con las serbias un pasito antes, en los cuartos de final.

«El partido del miedo», como le gusta llamarlo al seleccionador español Lucas Mondeo, el que te deja fuera o te abre la puerta a la ilusión de luchar por las medallas, se juega esta noche a partir de las 21:00 h en el pabellón de La Fonteta de Sant Lluís. Será el octavo enfrentamiento entre ambas selecciones y los precedentes no pueden ser más favorables para España, que domina por un contundente 7 a 0.

Pero Serbia es Serbia y estamos hablando de baloncesto. Las balcánicas, una de las grandes favoritas a priori de este Eurobasket, tienen de todo: ataque (86 puntos por partido, el segundo mejor del campeonato), intimidación y esa especie de «anarquía controlada» en su juego que acaba desquiciando al rival. «No nos vamos a engañar. Serbia era uno de los rivales al que no nos apetecía enfrentarnos», reconocía la capitana Laia Palau.

El equipo que entrena Marina Maljkovic (sí, la hija del mítico Boza), que ha vuelto a la dirección después del paréntesis  entre 2017 y 2019, cuenta además con una dosis extra de veteranía. Como explicaba ayer Lucas Mondeo, «querrán morir matando porque es el último baile de algunas». A la cabeza de las últimas «bailarinas», la líder suprema en pista, Sonja Vasic, que ya ha anunciado su retirada para después de los Juegos de Tokio. Y como siempre, como buen equipo balcánico, un tiro exterior temible: cuidado con Vasic, pero también con Sasa Cadjo (entre las dos, un tremendo 66,7% de acierto en los triples) y con la nacionalizada Yvonne Anderson, vieja conocida del València Basket.

Pero es precisamente esa veteranía de las serbias la que puede inclinar la balanza a favor de España, un equipo que se caracteriza por tener siempre una marcha más que las rivales. La selección trabaja siempre de atrás hacia delante, asentándose primero en una defensa con contantes ayudas, que alterna zona e individual y sorprende con presiones en toda la pista. Después del tropezón en el partido inicial contra Bielorrusia, la españolas han vuelto a ser esa máquina de agotar al rival que tantas alegrías ha dado.

Además, esta España también se ha reiventado en ataque. «Hay que atacar el ataque», como le gusta decir a Mondelo. Marca de la casa era la buena circulación de balón, que se mantiene en este Eurobasket: 23 asistencias por partido, el equipo que más «alimenta» a sus jugadoras para anotar. Pero la selección ha añadido durante el campeonato un arma con la que hasta ahora no se contaba: el tiro exterior. Su 42,9% de acierto (30 de 70) es el mejor de todos los equipos en competición. María Conde y Mayte Cazorla, con 10 de 18 entre las dos, han justificado de sobra su presencia.

La exigencia física a la que España obliga a las rivales, tanto en defensa como en ataque, puede hacer el partido muy largo para Serbia. Pero, como señalaba Mondelo, «va a ser no sólo un partido de carga táctica y talento individual, sino de fortaleza mental». «Ellos juegan mucho un caos controlado por su talento. Provocan muchas pérdidas y descolocan mucho al rival. Están acostumbradas mucho a este juego» añadía el seleccionador, que dejaba otra advertencia: «Son muy duras, el arbitraje tendrá mucho que decir porque juegan al límite, como no puede ser de otra manera».

«El partido del miedo», el cruce de cuartos, el que deja al vencedor en el camino a las medallas, es especialmente duro con el perdedor, que deberá todavía luchar por el objetivo de quedar entre las seis primeros y acceder así a los torneos de clasificación para el Mundial de Australia del próximo año.

 

 

Continuar leyendo