Síguenos

Fallas

Las fallas salen de Feria Valencia para la plantà

Publicado

en

traslado fallas
JCF

Las calles y plazas de la ciudad han empezado hoy a recibir los monumentos falleros que han sido guardados durante año y medio y que ahora se quemarán dentro de los actos que se han organizado del 1 al 5 de septiembre para “cerrar un ciclo”. Así lo ha valorado el alcalde de València, Joan Ribó, a las puertas de Feria València donde se ha acercado para comprobar el inicio de los trabajos de traslado de los monumentos falleros que tendrían que haberse quemado el pasado 19 de marzo de 2020 y que año y medio después se convertirán en ceniza, a causa de la pandemia del coronavirus que obligó a suspenderlas. El alcalde ha garantizado que los actos falleros de septiembre -y ha subrayado que “son actos falleros y no Fallas como tal”- “se celebrarán con todas las medidas de seguridad”. De hecho, ha anunciado, una reunión de la Junta Local de Seguridad “para coordinar todas las actuaciones de las fuerzas y cuerpos de seguridad, para atender con las medidas que ha decretado la Conselleria de Sanidad y con la colaboración del colectivo fallero”, del cual ha destacado “su actitud responsable y positiva”.

El alcalde de València, Joan Ribó, acompañado por el regidor de Cultura Festiva y presidente de Junta Central Fallera, Carlos Galiana, ha hablado de “la importancia de cerrar el ciclo fallero del año 2020 y 2021 de la forma más digna y más segura”. En cuanto a la Plantà y Cremà de las Fallas durante la primera semana del mes de septiembre, las cuales más de un centenar han sido custodiadas en uno de los pabellones de Feria València y otras almacenadas a los talleres de los artistas falleros, Joan Ribó ha explicado que “su traslado a las calles de la ciudad es un indicador que acaba una fase para poder empezar otra: la de las Fallas de 2022”.

“Hay que diferenciar entre Fallas y actos falleros”, ha reiterado. Según ha explicado el alcalde “es imprescindible que se planten y se quemen y se hagan todos los actos seguros para empezar un nuevo ciclo”. “Las fallas tienen que continuar y por eso necesitan quemarse”, ha afirmado.

Joan Ribó ha resaltado “la importancia de los actos falleros de septiembre, fundamentales para la ciudad y para el movimiento fallero”, a quien ha agradecido “su actitud ejemplar, responsable y positiva, que cuenta coordinadores para trasladar a sus comisiones las medidas y protocolos establecidos por las autoridades sanitarias competentes para garantizar que todos los actos se celebren con seguridad”.

“Con este objetivo, el Ayuntamiento ha convocado una reunión de la Junta Local de Seguridad que se celebrará a finales de agosto para coordinar todos los agentes implicados y cumplir con la normativa autonómica frente la pandemia”. En este marco, el concejal de Cultura Festiva, Carlos Galiana, ha recordado, que tal como se acordó el pasado martes en la reunión mantenida entre el Ayuntamiento, la Consellería de Sanidad Universal y Salud Pública y representantes del colectivo fallero, y que volverá a reunirse el sábado 28, se celebrará la Ofrenda y la Cremà “con medidas especiales”. Tampoco se celebrarán actos multitudinarios como por ejemplo las mascletaes de la plaza del Ayuntamiento o los castillos de fuegos artificiales al Jardín del Turia. “No daremos a conocer la ubicación de las mascletaes para evitar aglomeraciones”, ha aclarado.

Carlos Galiana ha explicado que todos los actos que se harán en la calle ya cuentan con la autorización y protocolos de seguridad, y ha destacado que “la única actividad diferente es la cremà, que es el acto singular que define nuestra fiesta y que también dispondrá de un estricto dispositivo de seguridad”.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Galería fotos: Paula Vinaixa

Hoy ha comenzado el traslado de los primeros ninots de falla desde Feria Valencia. Está previsto que hoy salgan 10 fallas a la calle. La primera en salir ha sido la Falla Sant Josep de Pignatelli, del Artista Fallero Fer Marzo.

 

 

Fallas

Dos fallas tendrán falleros mayores para romper un estereotipo de género

Publicado

en

Castelló, 17 sep (EFE).- Dos fallas tendrán por primera vez, para marzo de 2022, a sendos falleros mayores, Vicente Llàcer y Víctor Belinchón, que representarán a sus comisiones de barrio en Borriana y Port de Sagunt para romper un estereotipo de género, pues hasta ahora se elegía siempre a una mujer para el reinado en la fiesta valenciana más internacional.

Estos nombramientos también servirán para demostrar que estos cargos representativos dependen de «la ilusión y no del sexo», según afirman los falleros mayores.

Vicente Llàcer, un auxiliar de enfermería de Borriana de 25 años, asegura a EFE que la pasión fallera siempre ha corrido por sus venas y que cree firmemente que «por la cultura se puede avanzar en muchísimas cosas».

Este burrianense, que ha contado con el apoyo y la comprensión de los miembros de su falla, explica que llevaba años «pinchando a los presidentes». «Les decía que me gustaría un montón ser fallero mayor -ha agregado-. Ya desde pequeño tenía ilusión por ser fallero, pero no hubo manera, porque mis padres no pertenecían a ninguna falla, pero cuando tuve 16 años ya entré en una comisión» y ahora, va a ver cumplido su sueño.

Los miembros de su comisión se lo hicieron saber por sorpresa en una cena. «La fallera mayor se arrodilló y sacó una minibanda de fallero mayor y me lo dijeron». Al principio pensó que era broma pero finalmente no lo fue.

Tras la celebración de las fallas de Borriana de este año, que a causa de la pandemia tendrán lugar del 8 al 12 de octubre, Vicente Llàcer será proclamado como fallero mayor para marzo de 2022 junto a una copresidenta y dos copresidentes, y se convertirá en el primero en desempeñar este cargo en la localidad.

Del mismo modo, Víctor Belinchón será el primer hombre en ser fallero mayor en Sagunt, en la falla La Marina, que obtuvo este año el primer premio de Sección Especial en el monumento grande, y lo hará acompañado por una presidenta, una presidenta infantil y una fallera mayor infantil.

Una configuración «atípica» para lo que suele ser habitual en las fallas valencianas pero que responde, según Belinchón a «una progresión natural», aunque reconoce que «al ser los primeros suena mucho».

Este calderero de 50 años del Port de Sagunt explica que el cargo de fallero mayor «es representativo», mientras que el de presidente es más de gestión, y dado que cada falla, como asociación cultural, tiene su propio régimen interno «no hay nada que lo impida».

«Queda mucho por hacer», añade Víctor Belinchón, como el lenguaje inclusivo en las fiestas, y destaca que cosas como que los hombres puedan ser falleros mayores «años atrás ni estaban planteadas», pero recuerda que en su propia falla ya fueron pioneros y tuvieron «la primera presidenta en el año 1990».

Rosabel Tavera

Continuar leyendo