PORTADA OFFICIALPRESS

Locura de gente en las peluquerías valencianas con dudas y fuertes medidas de seguridad

(EUROPA PRESS) –

Cerca de un 80 por ciento de las peluquerías y salones de belleza
de la Comunitat Valenciana han reabierto este lunes, 4 de mayo, sus puertas en lo que está siendo «una locura» día, tanto por las fuertes medidas de seguridad que tienen que aplicar –mascarilla, gafas protectoras, guantes, desinfecciones constantes, turnos– como por la avalancha de citas previas concertadas y las dudas de la clientela en cuanto a cómo y cuándo pueden acudir a estos locales.

En este sentido, el presidente del gremio de peluqueros en Valencia, Paco Fortea, ha lamentado en declaraciones a Europa Press que las condiciones para la reapertura, que el sector esperaba «como agua de mayo» salieran este mismo domingo en el Boletín Oficial del Estado (BOE), sin dejarles «tiempo» para prepararse. «Hay gente mayor que no sabe que tiene que venir en su franja horaria del paseo», ha ejemplificado.

Aún así, la mayoría de los locales de peluquería tienen ya toda la agenda de llena para toda la semana. No obstante, Fortea ha alertado de que las limitaciones propias de esta ‘fase cero’ de la desescalada frente a la Covid-19, –que únicamente permiten un cliente por cada trabajador provocar–, acarrearán pérdidas de entre el 60 y el 70% en los establecimientos de mujeres y de alrededor de un 30% en los de hombres.

Y es que según ha explicado, la forma de trabajar habitual podía hacer que un mismo profesional llevara a tres clientas a la vez: mientras una está con las mechas puestas, otra pasa a corte y otra a lavado. Sin embargo, ahora no podrá coger a una nueva clienta hasta que no acabe con la que está, de modo que mientras se deja puestos productos como el tinte, mechas o tratamientos para el cabello, no podrá hacer otra cosa.

«La restricción de «un cliente por peluquero nos va a perjudicar muchísimo». «Podemos estar más 40 minutos sin hacer nada», cosa que repercutirá en caja, ha insistido.

Además, el presidente del gremio de peluqueros valenciano teme un cambio en los hábitos de la clientela. A pesar del «aluvión de faena inicial» que tienen para este mes, Fortea cree que habrá que esperar a ver «qué gente se queda después, puesto que hay quienes que se han acostumbrado a estar tiempo sin la peluquería, que han aprendido a ponerse el tinte o que se han apañado bien en casa y ya no vendrán tan a menudo».

Hasta la declaración del estado de alarma para evitar la propagación de la pandemia de la Covid-19, había alrededor de 4.500 peluquerías en la Comunitat Valenciana, pero tras esta crisis Paco Fortea avisa de que el 40% de estos establecimientos podría cerrar.

Ante esta situación, el sector reclama volver a ser considerado esencial como antes de 2012, fecha en la que dejó de tener esa calificación y se incrementó su IVA del 10 al 21%. Ahora, la peluquería reclama regresar al IVA del 10% para poder hacer frente a la crisis derivada del coronavirus y mantener ya ese porcentaje más allá de esta crisis.

PROTECCIÓN EXTRA Y LAGUNAS EN LA NORMATIVA
Uno de los negocios que ha decido abrir este lunes en el primer día de la ‘fase cero’ de la desescalada es la barbería los Tres Bigotes. Su propietario, Juan Luis Murillo, ha indicado a Europa Press que ha podido adaptar el local, dado que muchas de las medidas de desinfección ya las tenía y ahora ha sumado la «protección extra» requerida para evitar contagios.

A primera hora está él solo y, más tarde, se incorpora otro barbero para poder atender la lista de espera de clientes que ya le ha llenado la agenda hasta el 15 de mayo. Hoy la peluquería estará abierta de hasta las 20.30 horas, ha apuntado.

Murillo ha podido abrir el local habilitando las plazas necesarias para poder guardar la distancia de seguridad de los clientes. Además, lleva mascarilla y guantes y ofrece a sus clientes una mascarilla en caso de no tener. Asimismo desinfecta tanto material de corte como los sillones y todo el textil que usa para evitar contagios.

En su opinión, «la normativa ha salido tarde y tiene lagunas» por lo que entiende que muchos hayan preferido no abrir ya que «hay aspectos que no se concretan y pueden crear confusión». Murillo tomó la decisión de abrir tras consultar con su asesor para estar seguro de que se adaptaba a lo que se pedía e incluso cree que podría atender a más gente, por lo que le ha pedido que estudie esa posibilidad.

Ha empezado de buena mañana y a las 9.00 horas ya estaba con su segundo cliente, Jesús Póveda, guía turístico, que lamenta también cómo «va saliendo la normativa de manera precipitada y confusa». En su caso, se dio de baja de autónomos porque llevaba grupos de italianos y en ese momento ya vio que no iba a tener trabajo y ahora se ha quedado sin ayuda por haber tomado esa decisión.

Póveda, cliente habitual de la barbería, llamó en cuanto supo que era posible que se abrieran las peluquerías y le envió a Murillo una foto por WhatsApp para que viera lo que le había crecido el pelo.

Hoy ha sido el segundo cliente que ha habido en la barbería que desde que supo que podía abrir puso un cartel para informar de cómo se podía reservar y las condiciones del establecimiento, entre las que detalla que hay que ir con el pelo lavado para «optimizar el servicio y reducir riesgos», que el aforo máximo es de cuatro personas, dos clientes y un barbero por persona, que no se puede esperar en el local, y que espacio y utensilios se desinfectan entre cliente y cliente, entre otras medidas.

Tags

Artículos relacionados

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
A %d blogueros les gusta esto: