Síguenos

Valencia

Puig, entre la espada y la pared

Publicado

en

Puig, entre la espada y la pared

València, 17 jun (OFFICIAL PRESS- EFE).- Puig, entre la espada y la pared. La no dimisión de Oltra deja a Puig con el foco encima. El president de la Generalitat, Ximo Puig, ha asegurado este viernes, al ser preguntado por la decisión de la vicepresidenta del Consell, Mónica Oltra, de no dimitir tras su imputación judicial, que los «tiempos jurídicos y los tiempos políticos a veces no coinciden» y ahora es «un tiempo de reflexionar y de tomar decisiones».

Puig, que ha hecho estas declaraciones en Aielo de Malferit (Valencia), donde ha clausurado un acto de su partido, ha señalado que cree que Oltra «ha dado muchas explicaciones durante todo este tiempo, en sede parlamentaria y en los medios. Es evidente que ahora hay un nuevo hito desde el punto de visto jurídico y es un tiempo de reflexión».

Oltra ha afirmado este viernes que no va dimitir tras su imputación judicial por la gestión del caso de abusos de su exmarido a una menor tutelada y que aguanta la presión, al considerar que esta es una cuestión «política», fruto de una «cacería de la extrema derech

«Los tiempos jurídicos y los tiempos políticos no coinciden muchas veces, ahora creo que hay que reflexionar y tomar decisiones», ha insistido Puig, quien preguntado por si ha hablado con Oltra ha indicado que hablan habitualmente, «no es un problema de incomunicación».

Según Puig, «estamos en una cuestión que ha tenido un recorrido jurídico, ahora tiene una situación que hay que analizar» y ha dicho que coincide con lo dicho por el alcalde de València, Joan Ribó, de que se necesita «un periodo de reflexión».

«Yo coincido, hay que reflexionar porque el interés de este proyecto es general y ha sido muy positivo para la Comunitat Valenciana», ha destacado.

Puig, entre la espada y la pared

Preguntado por si ha pensado en cesar a Oltra, el jefe del Ejecutivo valencianos ha indicado que opta «por la serenidad. Entiendo las urgencias mediáticas y de la oposición, pero no son las urgencias de la Comunitat Valenciana, que están en otro ámbito. Pero en cualquier caso, es evidente que hay que reflexionar».

Respecto a las presiones de Compromís, ha insistido en que está en el «espacio de la serenidad. Todo el mundo, cuando está en la acción política recibe legítimas presiones, hay opiniones diversas y hay que tomar decisiones. Yo tomaré siempre las decisiones en el interés general de la ciudadanía de la Comunitat».

«Estamos ante una situación compleja que requiere serenidad y reflexión», ha reiterado para añadir que «cada uno dice lo que piensa. Soy respetuoso con las decisiones que toma cada personas y cada uno es dueño de sus palabras y silencios».

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Valencia

Caso Marta Calvo| Una superviviente: “Cogió una roca y se la metió en el orificio de su pene»

Publicado

en

Caso Marta Calvo
EFE
Un jurado popular juzga desde este lunes y hasta el próximo 15 de julio en la Audiencia de Valencia a Jorge Ignacio Palma (en la imagen,sin mascarilla, en una foto tomada del monitor en el que se retransmite el juicio) , el autor confeso de la desaparición del cuerpo de Marta Calvo, que aún no ha sido hallado, y supuesto asesino de otras dos jóvenes.EFE/ Biel Aliño

El caso Marta Calvo sigue con la reanudación del juicio con jurado contra el presunto asesino en serie Jorge Ignacio P. J., acusado de tres asesinatos consumados, los de Arliene Ramos, Lady Marcela Vargas y Marta Calvo. Además de otros tantos intentados sobre ocho mujeres más inicia hoy la tercera semana con la décima sesión.

En esta jornada, se podrá escuchar el testimonio de las tres últimas supervivientes antes de que el acusado quedase con Marta Calvo.

Un jurado popular juzga  hasta el próximo 15 de julio en la Audiencia Provincial de Valencia a Jorge Ignacio Palma, el autor confeso de la desaparición del cuerpo de Marta Calvo, que aún no ha sido hallado, y supuesto asesino de otras dos jóvenes.

Caso Marta Calvo:

Lunes 27 de junio. La jueza avisa de que una de las víctimas que estaba citada para declarar ha alegado “sentirse indispuesta”. “Se va a seguir celebrando la vista que estaba prevista”, comenta la jueza.

Tampoco testifican un guardia civil ni una de las víctimas que estaba citada para testificar “prefiere renunciar a revivir la situación”, como comenta el letrado de la acusación particular.

Declaraciones primera testigo:

“Fue el 24 de octubre. Recuerdo la fecha porque la tengo marcadísima. Me pidió si hacía fiesta blanca. Le invitea tomar una bebida y me dijo que no bebía. Tampoco me dejó fumarme un cigarro”. “Él sacó una bolsa de cocaína de tamaño considerable”.

“No es muy hablador. Me pagó, se duchó. Cuando vuelvo había sacado la droga. Puso dos rayas de cocaína. Empezamos la relación. Insistía mucho en que consumiera. Era muy antipático. Al principio me pareció que Jorge Ignacio también consumía aunque hay mucha gente que puede engañar”.

“Veo que hay varias bolsas vacías. Empiezo a encontrarme mal, con sudoraciones”. Le preguntó si le ha metido piedras y el acusado le respondió que no.

Me tuve que ir al baño porque tenía ganas de hacer aguas mayores. Me salió una del culo y tres de la vagina”

“Cada vez estoy peor. Me tuve que ir al baño porque tenía ganas de hacer aguas mayores. Me salió una del culo y tres de la vagina”, relata descriptiva la víctima.

“Cogió una roca y se la metió en el orificio de su pene. Le reñí y le dije que hiciera lo que quisiera con su pene, pero no conmigo”, remarca.

“Él me dijo que tenía que irse a por más, que se le había acabado. Estuve como una hora mala. En ese tiempo, ni se preocupó por mí. El estaba tumbado, sin hacer nada en la cama. Durante ese tiempo es cuando fui al baño porque me dieron ganas de cagar. Y cuando me saqué las rocas de mis partes. Me lavé la cara. No sé … el tiempo pasaba”.

La víctima no requirió asistencia médica. “Al expulsar las rocas de cocaína me encontré mejor. Nunca había vivido una experiencia así. Eso no es una fiesta blanca. Le dije: ‘Con esta cantidad me dará una sobredosis. Estás loco. Casi me matas’”.

“Después se fue con las piedras de cocaína. Le dije que volviera a pagarme la hora y media que estuve mala y al día siguiente vi sus WhatsApp diciendo que había vuelto y que le abriera pero ya estaba durmiendo”.

“Le volví a dar cita para que me pagara. Tenía miedo de que me hiciera lo mismo que la otra vez”.

“Me chilló cuando le pregunté cuánto tiempo iba a estar. Le llamé la atención y me miró de forma muy intimidatoria. Fingí que me llamaban por teléfono y se fue”

En el segundo encuentro, “Trajo una cantidad de cocaína exagerada. La llevaba en varias bolsas”.

Pero el acusado no llegó a sacar la droga. “Vino de una manera muy extraña. Lo vi violento. Me dijo: ‘cállate que hablas mucho’. Cada vez se ponía más agresivo. Me asustó muchísimo.”

Segundo testigo:

Declara tras un biombo. El testigo es un guardia civil que está citado en cuatro sesiones del juicio.

“El testimonio de la víctima es completamente verosímil. Tiene un ‘modus operandi’. Actúa de la misma forma con todas las víctimas”.

Tercer testigo:

Se trata del guardia civil que recogió la declaración de la víctima que ha declarado al inicio de esta décima sesión del juicio de Marta Calvo.

“Distinguimos muy bien entre una persona que está nerviosa a una que tiene miedo. Te dabas cuenta de la valentía de la víctima pero se vino a bajo mientras relataba los hechos. Se notaba que vio peligrar su vida y que estaba aterrorizada”.

Cuarta testigo:

Otra de las supervivientes del acusado. Ella presentó la denuncia cuando salió en los medios de comunicación el caso de Marta Calvo y lo reconoció en las imágenes.

“En la primera cita me estuvo preguntando si consumía y si podíamos hacer una ‘fiesta blanca’. Le dije que sí. En la segunda cita trajo la droga y él no quiso consumir. Me dijo que volvía de una fiesta. Le dije que si él no consumía yo tampoco y se enfadó y se fue”.

“Dijo que había consumido mucho pero no creo que fuera así. Venía muy perfumado, calmado, arreglado. Una persona que ha consumido no se muestra así. Viene más desaliñado”

En la tercera cita según narra, la víctima y el acusado habían quedado en un hotel y Jorge Ignacio le pidió que fueran a su casa en Manuel. “Le dije que iría en mi coche. Él se negaba y yo le dije que si iba sería en mi vehículo. Dijo que no y nos quedamos en el hotel”.

“Sacó un cilindro bastante grande con cocaína. Esparció la droga en un plato. Había puesto una cantidad que no consume nadie. Ni siquiera las personas que son muy adictas”

“Sacó un cilindro bastante grande con cocaína. Esparció la droga en un plato. Había puesto una cantidad que no consume nadie. Ni siquiera las personas que son muy adictas”.

“Tomé un poco y le dije que una ‘fiesta blanca’ no era que sólo consumiera yo. Él volvió a negarse a consumir y me dijo lo mismo que en la otra ocasión, que él ya había consumido mucho”.

Durante el juicio, la víctima notó que el acusado le había introducido “una roca como un grano de uva” en su sexo. “Me ardía y me exploré y extraje la droga de mi cuerpo. Me volvió a decir que yo había aceptado a realizar una ‘fiesta blanca’ y le dije que no consistía en eso y que no lo volviera a hacer”.

“Vi cómo volvió a introducirme otra roca de cocaína. Me la saqué e intenté pedir ayuda por la ventana”

“Vi cómo volvió a introducirme otra roca de cocaína. Me la saqué e intenté pedir ayuda por la ventana”.

“Él estaba muy tranquilo. Yo tenía mucho miedo. Pedí ayuda por la ventana pero no pasaba nada. Le pedí que se fuera pero no quería. Estaba apoyado en la pared mirándome con una frialdad como esperando a ver qué me pasaba. Me puse la ropa y salí corriendo de la habitación”.

“Él me persiguió pidiéndome que le devolviera el dinero que me había dado y le dije que no. Me estaba esperando un chico en el coche para hacer otro servicio y se enfrentó a Jorge Ignacio”, y éste no se echó atrás.

“Jorge Ignacio le dijo a mi compañero que se enfrentó a él que no se iba a liar a puñetazos, que él se dedicaba a ‘balacear’”. (disparar)

“La cocaína era de mucha pureza”, asegura la víctima.

CRÓNICA

La serenidad del acusado sorprende a las acusaciones en el caso Marta Calvo

Los letrados que representan a nueve chicas que supuestamente fueron víctimas de las prácticas sexuales de Jorge Ignacio Palma, entre ellas las fallecidas Marta Calvo, Arliene Ramos y Lady Marcela, se han mostrado sorprendidos por la impavidez y serenidad mostrada por el acusado en la primera sesión del juicio.

Jorge Ignacio Palma Jacome, natural de Colombia y de 40 años de edad, ha asistido este lunes a la lectura del escrito de acusación y ha escuchado los alegatos de las acusaciones junto a su abogada, María Herrera, y sin apenas gesticular.

«Ha sido sorprendente la actitud del acusado, que se enfrenta a varias condenas de prisión permanente revisable», ha apuntado Juan Carlos Navarro tras alabar la exposición inicial de la fiscal, Socorro Zaragozá, por haber «sabido transmitir sinceridad y emociones».

«Era previsible también -a juicio de Navarro- que la defensa alegue la presunción de inocencia, porque es cierto que corresponde a las acusaciones la carga de la prueba, y eso es lo que hemos hecho, porque de lo contrario su defendido no llevaría en prisión casi tres años».

La letrada Pilar Jové, que representa a Marisol Burón, madre de Marta Calvo, se ha mostrado satisfecha con la elección del jurado: «Son personas comprometidas, lo harán bien».

A preguntas de los periodistas también se ha mostrado sorprendida por la actitud del procesado: «Está tranquilísimo se hable de lo que se hable, descuartizamientos o lanzar restos humanos a contenedores». 

Empieza el juicio por los crímenes de Marta Calvo y otras dos chicas

Esta primera jornada se reserva íntegramente para la composición del jurado, que estará formado como es habitual por nueve personas, aunque se elige a tres suplentes, de modo que las declaraciones no empezarán hasta el martes, según las previsiones iniciales.

El joven colombiano, que permanece en prisión provisional desde finales de 2019, cuando confesó haber descuartizado el cuerpo de la joven valenciana Marta Calvo, está acusado de haber acabado también con la vida de Arliene Ramos y Lady Marcela en el transcurso de unas prácticas sexuales con cocaína y probablemente otras sustancias.

La Fiscalía, en sus conclusiones, pidió en diciembre penas que suman 130 años de prisión para el acusado como responsable de tres delitos de homicidio, once de abusos sexuales y un delito contra la salud pública.

Las acusaciones particulares han elevado en sus escritos la consideración de lo sucedido a tres delitos de asesinato y han reclamado para el procesado prisión permanente revisable.

Por el contrario, la abogada que defiende a Jorge Ignacio Palma expone que su defendido es «consumidor de sustancias estupefacientes y tóxicas», por lo que considera que concurre en su representado la circunstancia modificativa de la responsabilidad criminal de toxicomanía y pide su libre absolución.

El acusado será procesado por las muertes de estas tres mujeres y por otros nueve intentos de homicidio sobre mujeres con métodos idénticos, además de narcotráfico.

Según han detallado las mismas fuentes, el juicio se ha previsto de tal forma que se vea cada uno de los casos de forma detallada, con las declaraciones centradas en cada caso; así, el tribunal se puede hacer una idea de los hechos sobre cada una de las víctimas.

El miércoles 6 de julio se ha reservado para la declaración del acusado y para las conclusiones, mientras el jueves 7 y el viernes 8 de ese mes se celebrarán sesiones para la exposición de los informes finales de las partes y, en su caso, el turno de última palabra del acusado.

El 11 de julio está prevista la propuesta de objeto de veredicto y la audiencia a las partes para la elaboración definitiva del mismo, de modo que previsiblemente se entregue al jurado el objeto del veredicto el día 12, para que disponga de tres días para deliberar (13, 14 y 15).

Los restos mortales de Marta Calvo aún no se han hallado, pese a las múltiples búsquedas que ha llevado a cabo la Guardia Civil por las zonas del interior de Valencia en las que supuestamente los arrojó el sospechoso tras descuartizar el cadáver, según la confesión que hizo al entregarse.

La madre de Marta Calvo ha promovido públicamente, junto a familiares de otras jóvenes asesinadas como Marta del Castillo y Diana Quer, la revisión del Código Penal para endurecer las penas a los asesinos que oculten el cadáver, algo a lo que se han comprometido varios grupos parlamentarios para comenzar a tramitarlo en el Congreso de los Diputados.

Madre de Marta Calvo: Ha llegado el día y espero que se haga justicia

La madre de Marta Calvo, Marisol Burón, ha manifestado este lunes que «ha llegado el día» y espera que «se haga justicia», ha pedido al jurado que se ponga en su lugar y mantiene la esperanza de que el acusado, Jorge Ignacio Palma, diga durante el juicio donde está el cuerpo de su hija.

Burón ha hecho estas manifestaciones a su llegada a la Ciudad de la Justicia de València, donde hoy, y hasta el próximo 15 de julio, se juzga, en la Audiencia de Valencia, a Jorge Ignacio Palma, el autor confeso de la desaparición del cuerpo de Marta Calvo, que aún no ha sido hallado, y supuesto asesino de otras dos jóvenes.

«He aguantado dos años y medio y voy a aguantar hasta el final», ha señalado Burón visiblemente emocionada en declaraciones a los periodistas.

La madre de Marta Calvo espera que «se haga justicia» con su hija y todas las víctimas, y va a estar todos los días en el juicio como «voz de todas ellas».

«Pido mucha fuerza a mi hija, y sé que me la está dando, para llegar al final fuerte y le pido al jurado que se ponga en mis zapatos, como madre, que me han quitado a mi hija muy injustamente» y piensen si fuera hija suya «que harían».

Burón espera también que el acusado diga durante el juicio dónde está el cuerpo de su hija y mantiene la esperanza de que «pueda derrumbare cuando testifique o cuando su madre declare».

«Así no se puede vivir, yo tengo fuerzas y mi hija me da todas las fuerzas del mundo pero así no se puede vivir», ha manifestado.

Ha asegurado asimismo que no tiene miedo al acusado, ni «ira, ni asco, nada. Solo me acuerdo de mi hija. Él me es indiferente», ha añadido.

Burón confía en que si el jurado se pone en su piel «puede dar el veredicto por el que estamos luchando, que es la prisión permanente revisable, porque esta gente no se puede reinsertar, no cabe en esta sociedad, lo volvería a hacer».

«Estoy convencida de que esta ley va a salir adelante, es mi propósito y voy a luchar para que mi hija sea la última, porque los padres no podemos vivir con esta pena y sin poder darnos un descanso en paz. Es por lo que estoy luchando y tengo fuerzas más que suficientes para tirar adelante esta ley y la voy a conseguir», ha aseverado.

La primera jornada de hoy se reserva íntegramente para la composición del jurado, formado por nueve personas titulares y tres suplentes, de modo que las declaraciones de acusados, peritos y testigos no está previsto que empiecen hasta mañana, según las previsiones iniciales.

El joven colombiano Jorge Ignacio Palma, que permanece en prisión provisional desde finales de 2019, cuando confesó haber descuartizado el cuerpo de la joven valenciana Marta Calvo, está acusado de haber acabado también con la vida de Arliene Ramos y Lady Marcela en el transcurso de unas prácticas sexuales con cocaína y probablemente otras sustancias.

Palma será también procesado por otros nueve intentos de homicidio sobre mujeres con métodos idénticos, además de narcotráfico.

El abogado de ocho de las víctimas (entre ellas las dos fallecidas, Arliene Ramos y Lady Marcela), Juan Carlos Navarro, ha manifestado también a su llegada a la Ciudad de la Justicia de València que «es un juicio largo, se va a juzgar a un feminicida y van a declarar más de cien personas».

Navarro ha informado de que su despacho mantiene, por las dos fallecidas, la acusación de asesinato, abuso sexual y delito contra la salud pública y prisión permanente revisable, y para el resto tentativa de asesinato.

La Fiscalía, en sus conclusiones, pidió el pasado mes de diciembre penas que suman 130 años de prisión para el acusado como responsable de tres delitos de homicidio, once de abusos sexuales y un delito contra la salud pública.

Continuar leyendo