Síguenos

Salud y Bienestar

¿Qué debe contener el botiquín de primeros auxilios para este verano?

Publicado

en

¿Qué debe contener el botiquín de primeros auxilios para este verano?

La llegada del verano abre la posibilidad de realizar numerosas actividades al aire libre: deportes de todo tipo, picnics, acampadas… Sin embargo, durante la época estival nos exponemos a unos peligros que, aunque normalmente leves, pueden ser graves entre niños o población vulnerable.

Como consecuencia, los expertos recomiendan tener a mano un botiquín de primeros auxilios con los artículos para incidentes comunes. De igual modo, es aconsejable tener a mano el número de emergencias para, en caso de complicaciones, llamar a los servicios pertinentes.

Artículos que debe tener un botiquín de verano

Los botiquines de emergencias o de primeros auxilios son maletines o bolsas en los que se almacenan productos que pueden ayudar a hacer frente a complicaciones usuales. Dependiendo de la zona en la que habitemos o vayamos a visitar, los artículos de emergencias pueden variar. Por ejemplo, en la zona costera será preciso contar con productos para calmar las picaduras de medusa, algo que no ocurre en el interior.

En cualquier caso, e independientemente de la zona geográfica en la que nos encontremos, todo maletín de primeros auxilios debe contener una serie de artículos imprescindibles.

  1. Maletín o botiquín para los productos

En realidad, cualquier mochila o bolsa puede servir para transformarse en un botiquín de primeros auxilios. Sin embargo, en muchas páginas web o comercios ofertan los botiquines en tamaño estándar, los cuales se cierran herméticamente para proteger los productos que almacenan en su interior.

Además, existe la posibilidad de comprar el botiquín totalmente articulado. Esta posibilidad permite adquirir en una sola compra todos los productos.

  1. Protección solar

En verano, la protección solar es indispensable. En algunas semanas de julio y agosto la península puede alcanzar o superar los 40 ºC. A esta temperatura el sol pasa de ser un aliado para convertirse en un enemigo.

Lo recomendable es llevar una protección específica para el cuerpo y otra especializada en el rostro. Ello se debe a que, en ciertas zonas como la cara, estamos más expuestos a los rayos solares. No obstante, lo importante es llevar una protección solar elevada, independientemente de las cremas seleccionadas.

  1. Productos para picaduras

Además de molestas, algunas picaduras de insectos pueden suponer un verdadero problema para quien las sufre. Por ello, durante el verano debemos contar con algún tipo de tratamiento para picaduras de insectos, como Beurer picaduras o productos parecidos.

  1. Repelente de insectos

De igual modo que un botiquín de emergencias debe poseer productos para picaduras, nunca debemos olvidarnos del repelente de insectos. Este articulo permitirá que los insectos no se ceben con nuestra piel o la de nuestros acompañantes.

  1. Medicamentos

Aunque depende de los acompañantes con los que nos movamos, los medicamentos como paracetamol, ibuprofeno o pastillas para alergia o mareos no pueden faltar en un botiquín de verano. Los golpes de calor o los movimientos bruscos generan malestar en el cuerpo, por lo que debemos estar preparados.

  1. Gasas y desinfectante

Pese a que a todos nos puede pasar, si viajamos con menores debemos estar preparados para las caídas frecuentes y los inconvenientes que puedan surgir. Los desinfectantes, las tijeras, las gasas y las tiritas son artículos que cualquier botiquín alberga.

Además, con la pandemia del coronavirus los botiquines actuales incluyen gel desinfectante, mascarillas de repuesto y termómetro.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salud y Bienestar

La Fe, primer hospital español en realizar 3.000 trasplantes de médula ósea

Publicado

en

La Unidad de Trasplante de Progenitores Hematopoyéticos y Terapia Celular del Hospital Universitari i Politècnic La Fe ha alcanzado los 3.000 trasplantes de médula ósea, siendo la primera unidad de trasplante en España que alcanza dicha cota en pacientes adultos.

El primer trasplante de progenitores hematopoyéticos en el Hospital La Fe, que fue el segundo en España, se realizó en 1978. Durante los primeros años se realizaban una media de cuatro trasplantes de médula ósea al año y actualmente se han llegado a realizar alrededor de 150 anuales, con cifras cercanas a los 200 desde hace un par de años.

Tal y como explica el doctor Javier de la Rubia, jefe de servicio de Hematología del Hospital La Fe, “se trata de un récord porque es el primer centro español que alcanza esta cifra de trasplantes en pacientes adultos. El aumento de la actividad se ha debido a varios factores. Por un lado, la mejora de los resultados clínicos se debe a la ampliación de las terapias de soporte, que han reducido muchísimo las complicaciones derivadas de un trasplante porque se manejan de manera más precisa. Como consecuencia, la supervivencia ha aumentado y así el crecimiento de estos tratamientos”.

Además, en este tiempo se han refinado mucho los procedimientos diagnósticos, que hoy en día son mucho más exactos que hace quince años.

El trasplante de médula ósea es un tratamiento que implica a equipos formados por todos los estamentos de diversas especialidades aparte de la Hematología, como Medicina Intensiva, Neurología, Cardiología, Medicina Interna, Farmacia, Microbiología, etc. «Sin ellos esto no se puede hacer, igualmente que sin la generosidad de todos los donantes anónimos alrededor de todo el mundo”, ha destacado el doctor De la Rubia.

Desde 1978

El primer trasplante de médula ósea en el Hospital La Fe se realizó en 1978, por el equipo del doctor Miguel Ángel Sanz Alonso, antiguo jefe de servicio de Hematología y actual investigador emérito del Instituto de Investigación Sanitaria La Fe. “Tras una estancia en el Hospital Saint Louis de París, realizamos en La Fe el primer trasplante de médula ósea, que fue el segundo de España tras el Hospital Clínic de Barcelona. Durante once años, realizábamos entre tres y cuatro anuales, mientras que ahora hacemos 150-200 cada año”.

En los inicios del trasplante de médula, el procedimiento sólo se podía realizar a partir de un donante altamente histocompatbible con el paciente, HLA idéntico generalmente, por lo que la donación se reducía a hermanos o hermanas. Actualmente, la donación está prácticamente universalizada gracias a que los esquemas de inmunosupresión permiten realizar trasplantes con mayor disparidad entre donante y receptor. “Actualmente, virtualmente no hay paciente que no tenga posibilidad de encontrar un donante”, ha destacado el doctor Sanz.

Continuar leyendo