Síguenos

Valencia

Los valencianos gastan 290 euros por hijo en clases particulares

Publicado

en

valencianos clases particulares
Imagen de archivo de un profesor impartiendo clase. EFE/Dani Caballo/Archivo

Madrid/València, 18 ene (OFFICIAL PRESS- EFE).- La Comunitat Valenciana, con un gasto de en torno a los 290 euros por alumno, es la tercera autonomía, tras Madrid y Cataluña, que más invierte en clases particulares.

Así lo refleja el estudio del Centro de Políticas Económicas de Esade, publicado hoy sobre el mercado de las clases particulares en España, que mueve 1.700 millones de euros anuales y cuyo gasto medio por alumno se eleva a 270 euros.

En la cola del gasto medio por alumno, se encuentra Castilla-La Mancha y, a cierta distancia, Andalucía y Castilla y León, donde la inversión en clases de recuperación y refuerzo ocupa un lugar más prominente dentro del gasto total, algo que también ocurre en Cataluña.

En la otra punta de la distribución se encuentra Madrid, con un gasto de 350 euros por alumno, seguido de Cataluña y Valencia, con un gasto casi similar en torno a los 290 euros.

Excepto Madrid, que destaca por arriba, y Castilla-La Mancha y Andalucía, que lo hacen por abajo, las demás comunidades se encuentran muy cerca de la cifra media de gasto por alumno en el conjunto de España: 270 euros.

El gasto en Madrid no sólo es el mayor con diferencia, sino que, además, se trata de la región con un menor porcentaje de gasto en clases de las materias curriculares centrales y que presenta un mayor porcentaje en clases de idiomas, en ambos casos con una diferencia más que considerable sobre las demás.

Después de Madrid, el gasto en clases particulares de idiomas tiene un mayor peso proporcional en el País Vasco y en Valencia.

En definitiva, «hay una relación entre riqueza de la comunidad autónoma y gasto por estudiante, y una relación también positiva, aunque no tan perfecta (Cataluña es una importante excepción), entre un mayor gasto medio por estudiante y una mayor proporción del gasto dedicado a clases de idiomas», explica el estudio, que no incluye a todas las CCAAA por una cuestión de tamaño muestral.

Sin embargo, añade, la imagen que se obtiene viendo la comparativa por comunidades del porcentaje de estudiantes que recibe clases privadas es sustancialmente diferente.

En este caso, es el País Vasco quien presenta un mayor porcentaje de participación, y es precisamente Madrid, la comunidad con un mayor gasto medio por estudiante, la que se sitúa a la cola en cuanto a tasa de participación, superando apenas el 40 por ciento.

Estos resultados, aparentemente contradictorios, pueden entenderse si el gasto en clases particulares dentro en Madrid estuviera muy desigualmente distribuido, con una minoría de alumnos concentrando gran parte del gasto, lo que explicaría la diferencia entre gasto medio y porcentaje de estudiantes usuarios.

«Es precisamente lo que se encuentra al analizar la concentración del gasto por estudiante por CCAA y «cabe pensar que el precio de las clases particulares sea mayor en Madrid que en la mayor parte de las comunidades, lo que también contribuiría a explicar estos datos».

En resumen, la desigualdad en el reparto del gasto, motivada en parte por el precio “por unidad” de gasto, estaría marcando la diferencia, explica el estudio de Esade.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Valencia

Julián, el heroico conserje del edificio incendiado en Campanar, recibirá la Distinción de la Generalitat Valenciana

Publicado

en

Julián conserje edificio Campanar

El president de la Generalitat, Carlos Mazón, y la alcaldesa de València, María José Catalá, han acordado reconocer a Julián García Antón, el conserje de los edificios incendiados en el barrio de Campanar de València, que con su acción de alertar a los vecinos salvó muchas vidas, con la Distinción de la Generalitat Valenciana

Por este motivo, el president de la Generalitat propondrá en el próximo Pleno del Consell otorgar a Julián García Antón la Distinción de la Generalitat por su comportamiento ejemplar y arriesgado, en la tarde del 22 de febrero, cuando se produjo el incendio de los edificios residenciales.

Julián, el conserje, recibirá la Distinción de la Generalitat Valenciana

El Decreto por el que se creó la Distinción de la Generalitat 177/2003, de 12 de septiembre, reconoce que podrán recibir este galardón “de modo colectivo o individual, quienes salven personas en grave riesgo como consecuencia de catástrofe o de cualquier otra situación, o bien colaboren de modo determinante en el restablecimiento de la normalidad en zonas siniestradas, así como a aquellas personas, tanto físicas como jurídicas, que hayan destacado por sus valores de convivencia, humanismo, compromiso con la solidaridad y ayuda a los demás”.

Así mismo, el Pleno del Consell reconocerá de manera especial el trabajo realizado por todos los profesionales que intervinieron en el trágico suceso y que realizaron un trabajo diligente y encomiable.

El héroe de la tragedia de Campanar

«No conté las veces que subí pero fui tocando las puertas avisando», ha relatado Julián, que asegura haber quedado impactado por la escena que vivió cuando avisó a una vecina, una persona mayor, de la puerta 72: «Abrí la puerta y vino una llamarada, la cogí y la saqué».

El incendio se inició en la puerta 86, en la planta 8 del edificio, donde el conserje trabaja desde el año 2009, cuando se construyó el inmueble y al que puede llegar a pie o en bici desde su casa ya que vive muy cerca, en Mislata.

Julián ayudó hasta que el humo le dejó

Ha reiterado que ayudó «todo lo que dio» su mano, hasta que el humo le dejó, y que conocía a todos los vecinos, también a los fallecidos, que vivían en las plantas 9 y 10.

Y ha apuntado que ha podido ver las imágenes de la pareja que fue rescatada por los bomberos desde el balcón, a la que no pudo ayudar, pero sí a otros residentes a los que alertó del incendio llamando a sus puertas.

Pudo llegar hasta el piso 10 ó 12, no recuerda con precisión, por la escalera paralela que llega hasta la planta catorce y los vecinos iban bajando en grupo, pero llegó un momento en que el humo ya impedía bajar por las escaleras y los bomberos le dijeron que se quedara en el patio del edificio por si necesitaban algo de él.

Entonces colocaron unos ventiladores grandes «para sacar el humo y la cosa se puso peor», caían las planchas ardiendo, y Julián se refugió en un rincón de la entrada, para después salir y cruzar hacia fuera, momentos en que reconoce que lo pasó mal.

Ha señalado que el fuego avanzó muy rápido, y entre el incendio y el humo, llegó un momento que ya no se podía bajar.

Julián sabe que ha ayudado a salvar la vida de muchos vecinos, quienes le han agradecido su labor alertando del incendio, especialmente la mujer de más edad que sacó de su casa, y entre quienes se encontraba un hombre en silla de ruedas.

Continuar leyendo