Síguenos

Valencia

Así ha quedado el primer tramo del carril bici de la Alameda de València

Publicado

en

carril bici alameda valencia

El carril bici de la Alameda de València ya está en marcha. El Ayuntamiento ha publicado la apertura del procedimiento para la adjudicación de las obras del nuevo carril bici que discurrirá por la vía de servicio del Paseo de la Alameda, entre la avenida Aragón y la calle General Elío, de forma totalmente segregada del tráfico motorizado. Esta actuación, impulsada por el proceso participativo DecidimVLC de 2018-2019, cuenta con un presupuesto inicial de 293.647,36 euros, y se ejecutará en un plazo de tres meses.

El concejal de Movilidad Sostenible, Giuseppe Grezzi, ha explicado que se trata de una intervención “muy significativa” por dos motivos: “el primero y obvio es que supone rellenar con una conexión fundamental y segura el vacío que había en ese punto central de la red ciclable de la ciudad; y el segundo, de carácter sentimental, es que es la primera parte visible de la recuperación del histórico Paseo de la Alameda, gracias al concurso de ideas que la Concejalía de Movilidad impulsó para su rehabilitación aprovechando esta nueva infraestructura”, ha añadido.

Carril bici Alameda València

Este 2 de diciembre se ha abierto a la circulación el primer tramo del nuevo carril bici que discurre por la vía de servicio del paseo de L’Albereda, entre la avenida Aragó y la calle General Gil Dolz conectando con los carriles bici de sendas vías y con las conexiones de los puentes de Aragó y de las Flors, así como Misser Mascó.

La nueva infraestructura ciclista, que tiene previsto finalizar las obras en su totalidad antes del veintidós de diciembre, discurrirá a lo largo de 1.055 metros por el distrito Pla del Real otorgándole mayor conectividad ciclista a los barrios la Exposició y Mestalla.

Con los trabajos se han modificado los pasos de peatones en las intersecciones que atraviesa el carril bici, mejorando y adecuando su trazado. Por otra parte, en la intersección de la calle Muñoz Seca se generará una nueva dársena habilitada para parada de autobús que será empleada tanto para servicio alternativo de la EMT como para parada del bus turístico.

 

 

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Valencia

Caturla niega la influencia de Rus en Ciegsa y dice que no había «zombis»

Publicado

en

juicio alfonso rus
EFE/Kai Försterling
El ex consejero delegado de la empresa pública Ciegsa -dedicada a la construcción de centros educativos- Máximo Caturla, a su llegada a la Ciudad de la Justicia de Valencia donde declara como acusado en el juicio del caso Imelsa que investiga la contratación irregular de trabajadores en empresas públicas. El fiscal pide para él una condena de 12 años de prisión por pertenencia a organización criminal, malversación, prevaricación y falsedad. EFE/ Manuel Bruque

València, 31 ene (OFFICIAL PRESS- EFE).- El ex secretario autonómico de Educación y ex consejero delegado de la empresa pública dedicada a la construcción de colegios Ciegsa, Máximo Caturla, ha negado la influencia del entonces presidente de la Diputación, Alfonso Rus, en las contrataciones de la compañía y la existencia de “zombis” en la empresa.

Además, Caturla ha afirmado que entendía que los contratos de alta dirección eran legales porque los diseñó el abogado Manuel Broseta, que fue secretario de Ciegsa.

El exdirigente del PP ha declarado este martes en el juicio de la pieza el caso Imelsa que investiga la contratación irregular de trabajadores en las empresas públicas Imelsa y Ciegsa, en el que el fiscal reclama para él una condena de seis años de prisión, multa de veinticuatro meses con una cuota diaria de 30 euros e inhabilitación especial por seis años.

Caturla ha declarado que la designación de algunos de los puestos directivos en la compañía dependía del entonces conseller de Educación, Esteban González Pons, que fue consejero delegado de la empresa y presidente antes que él, y que la contratación de trabajadores y directivos acusados de ser “zombis” dependía de los responsables de la división económica y de recursos humanos.

En una declaración que se ha retrasado por la no comparecencia a la hora de inicio del juicio del exgerente de Imelsa y autodenominado «yonqui del dinero», Marcos Benavent, que finalmente ha llegado sobre las 11.25 horas, Caturla ha asegurado que su relación con Rus era “cordial, de partido, normal” y ha dicho conocerlo “desde 1995, porque en política conoces a muchísimas personas, alcaldes, a mucha gente”.

A preguntas del letrado del expresidente de la Diputación, ha asegurado que Rus “no tenía absolutamente nada que ver con Ciegsa, ni con la contratación ni con nada” y que tan solo “era alcalde de su pueblo”, en alusión a Xàtiva.

Sobre Marcos Benavent, ha dicho que no lo conoció hasta que lo nombraron secretario autonómico de Educación, alrededor de 2004 o 2005, y ha afirmado haber tenido “una relación normal” con el jefe de gabinete de Rus, Emilio Llopis, hasta su llegada a la Diputación, cuando lo conoció “con más profundidad”.

En cuanto a la posibilidad de que hubiera “zombis”, trabajadores que cobraban de Ciegsa pero trabajaban en el Partido Popular, ha afirmado: “Que yo sepa, no, y no lo habría consentido”.

Caturla, sin embargo, ha dicho entender que algunos de ellos se hayan conformado durante el juicio y reconocido los hechos, porque “estas cosas desgastan mucho y destrozan a muchas familias”.

Sobre las contrataciones, ha afirmado que la de la jefa de relaciones entre la sociedad y la Conselleria de Cultura, Educación y Deporte, Clara Sáez, la hizo Esteban González Pons en julio de 2004, porque en ese momento era consejero delegado y presidente de Ciegsa, y ha dicho que “debe haber algún error” porque es la firma de Caturla la que está en el contrato.

“Es lo que yo veo que no entiendo, ya me gustaría a mí entenderlo”, ha defendido, y ha añadido que le da la “sensación” de que “hasta puede que no sea” su firma, ya que no tenía siquiera poderes en esa época.

Sí ha reconocido haber contratado a Antonio Gil Monteagudo como jefe de planificación, seguimiento y coordinación del nuevo programa de infraestructuras educativas, pero ha afirmado que el puesto de jefe de planificación, seguimiento y coordinación de las infraestructuras y actuaciones excepcionales dependía de otro consejero, Carlos Precioso.

El organigrama de la entidad, ha añadido, lo trabajaron el asesor del presidente y él mismo y lo propusieron en 2004, si bien ha asegurado que el hecho de que los contratos que se investigan fueran de alta dirección “lo diseñó Manuel Broseta”, abogado y secretario de la empresa pública, al que se le dio esta función por su “mayor conocimiento” del ámbito jurídico.

Fue él, ha asegurado, quien tipificó los contratos y quien decidió que, como la ley -hasta 2007- lo permitía, no se iba a dar poderes a los contratados como altos directivos.

Continuar leyendo