Síguenos

Salud y Bienestar

Vinculan el consumo de ultraprocesados con síntomas depresivos y cambios en circuitos cerebrales

Publicado

en

consumo ultraprocesados síntomas depresivos
Snacks, bebidas azucaradas, precocinados, bollería industrial, carnes procesadas, galletas, lácteos azucarados, cereales refinados, pizzas o nuggets se consideran alimentos ultraprocesados. / Pixabay

El estudio, desarrollado por el Centro de Investigación Biomédica en Red, sugiere que el consumo de comida ultraprocesada podría estar asociado con síntomas depresivos y afectaría al volumen de sustancia gris en la amígdala y las regiones frontales del cerebro. En el artículo publicado en Journal of Affective Disorders también se exploran los efectos de la obesidad y los niveles de inflamación.

Un estudio liderado por el CIBER (Centro de Investigación Biomédica en Red) y el Instituto de Investigación Biomédica de Girona Dr. Josep Trueta (IDIBGI) vincula directamente la comida ultraprocesada con la depresión, con el volumen de sustancia gris del circuito cerebral mesocorticolímbico y con parámetros de inflamación.

Vinculan el consumo de ultraprocesados con síntomas depresivos

El trabajo pretende arrojar luz sobre los posibles efectos adversos que el consumo de ultraprocesados (que incluyen snacks, bebidas azucaradas, precocinados, bollería industrial, carnes procesadas, galletas, lácteos azucarados, cereales refinados, pizzas o nuggets) puede tener sobre la salud mental y el cerebro.

La mayoría de estos alimentos tiene una densidad de nutrientes baja con una concentración energética más alta que la de los alimentos no procesados. Son ricos en ácidos grasos saturados y trans, azúcares añadidos y sal, y son pobres en proteínas, fibra dietética y micronutrientes. Además, este tipo de productos suelen contener aditivos para intensificar sus cualidades sensoriales e imitar la apariencia de los alimentos mínimamente procesados, lo que los hace comestibles, sabrosos, altamente atractivos y potencialmente adictivos.

Actualmente, los trastornos depresivos figuran entre las dolencias psiquiátricos más comunes en todo el mundo, limitan severamente el funcionamiento psicosocial y disminuyen notablemente la calidad de vida de quienes los padecen. En datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS), unas 280 millones de personas viven con depresión.

Se evaluaron los síntomas depresivos de las personas de la muestra, se realizaron imágenes de resonancia magnética estructural y se midieron parámetros metabólicos

Ahora, los investigadores principales de este estudio, Oren Contreras-Rodríguez y José Manuel Fernández-Real, explican que tenían como objetivo determinar la relación entre el consumo de ultraprocesados y los síntomas depresivos, así como proporcionar nuevos datos sobre la asociación entre el consumo de estos productos y los volúmenes de materia gris cerebral en 152 personas adultas.

Se proponían, asimismo, explorar los efectos de interacción con la obesidad, así como evaluar si los biomarcadores inflamatorios median estas asociaciones previas.  “Como hipótesis de trabajo, esperábamos que un mayor consumo de ultraprocesados se asociara con un mayor riesgo de síntomas depresivos y un menor volumen de sustancia gris en la amígdala y regiones frontales, especialmente en participantes con obesidad, ya que suelen caracterizarse por presentar un mayor consumo de ultraprocesados», indica Contreras-Rodríguez. Y, efectivamente, «los resultados confirmaron nuestra hipótesis”, señala Fernández-Real.

La dieta a examen

Para este estudio transversal, se reclutó a 233 personas y se obtuvo una muestra final de 152 participantes. Con el foco puesto en el consumo de ultraprocesados, se recopiló información sobre la dieta de estas personas durante el último año, mediante cuestionarios de frecuencia alimentaria validados. A su vez, se utilizó el sistema de clasificación de alimentos NOVA para identificar los alimentos y bebidas, en función de su grado de procesamiento. Finalmente, también se calculó el porcentaje de consumo de ultraprocesados en la dieta global.

Por otro lado, se evaluaron los síntomas depresivos y se realizaron imágenes de resonancia magnética estructural. Finalmente, se midieron varios parámetros metabólicos y biomarcadores inflamatorios, como el recuento de glóbulos blancos, la proteína de unión a lipopolisacárido y la proteína C reactiva.

La asociación entre el consumo de estos productos y los síntomas depresivos fue especialmente notable en el grupo con obesidad

Uno de los resultados principales es la asociación entre un mayor consumo de ultraprocesados y una mayor presencia de síntomas depresivos, así como un menor volumen en regiones cerebrales implicadas en procesar la recompensa y monitorizar el conflicto, aspectos esenciales en la toma de decisiones, incluyendo las alimentarias. También destaca la mediación la cantidad de glóbulos blancos en la asociación entre el consumo de ultraprocesados y los síntomas depresivos.

En efecto, la asociación entre el consumo de estos productos y los síntomas depresivos fue especialmente notable en el grupo con obesidad (58.6 % de los participantes), que partían de una mayor presencia de síntomas depresivos en comparación con el grupo sin obesidad.

En conclusión, la investigación respalda la evidencia previa y proporciona nuevos datos que asocian los hábitos alimentarios con cambios en la estructura de redes cerebrales concretas. Además, muestra que estas asociaciones podrían ser dependientes de la presencia de obesidad y de los niveles de inflamación periférica.

El trabajo de investigación ha estado liderado por dos áreas del CIBER, CIBERSAM (Salud Mental) y CIBEROBN (Fisiopatología de la Obesidad y Nutrición). También colaboraron investigadores de la Agencia de Salud Pública de Barcelona y del Instituto de Investigación de Sant Pau.

Referencia:

Contreras-Rodriguez, O. et al. «Consumption of ultra-processed foods is associated with depression, mesocorticolimbic volume, and inflammation». Journal of Affective Disorders (2023)

Fuente:SINC
Derechos: Creative Commons.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Salud y Bienestar

¿Reutilizar las botellas de plástico de agua puede poner en riesgo nuestra salud?

Publicado

en

reutilizar las botellas de plástico de agua

En los últimos años, ha crecido la preocupación por el impacto ambiental de los plásticos desechables. Muchas personas optan por reutilizar las botellas de plástico de agua como una forma de reducir su huella ecológica. Sin embargo, surge la pregunta: ¿es seguro y recomendable reutilizar estas botellas?

En este artículo, exploraremos los beneficios y riesgos asociados con la reutilización de botellas de plástico.

Beneficios de reutilizar botellas de plástico

  1. Reducción de Residuos Plásticos:
    • Reutilizar las botellas de plástico puede disminuir significativamente la cantidad de residuos plásticos que terminan en vertederos y océanos. Esta práctica ayuda a combatir la contaminación y a preservar el medio ambiente.
  2. Ahorro Económico:
    • Al reutilizar botellas, se reduce la necesidad de comprar nuevas, lo que puede representar un ahorro considerable a lo largo del tiempo.
  3. Promoción de la Sostenibilidad:
    • Reutilizar botellas fomenta una mentalidad más consciente y responsable hacia el consumo de productos desechables y promueve hábitos de vida sostenibles.

Riesgos Asociados con la Reutilización de Botellas de Plástico

  1. Desgaste del Material:
    • Las botellas de plástico están diseñadas para un solo uso. Con el tiempo y el uso repetido, el plástico puede degradarse y liberar sustancias químicas potencialmente dañinas como el BPA (bisfenol A) y los ftalatos, que pueden contaminar el agua.
  2. Contaminación Bacteriana:
    • Reutilizar botellas sin una limpieza adecuada puede llevar a la proliferación de bacterias. Las botellas con tapas estrechas y diseños complejos son difíciles de limpiar completamente, lo que aumenta el riesgo de infecciones gastrointestinales.
  3. Impacto en la Salud:
    • El uso prolongado y la exposición al calor (por ejemplo, dejar una botella en el coche en un día caluroso) pueden acelerar la liberación de sustancias químicas del plástico. Estas sustancias pueden tener efectos negativos en la salud a largo plazo, incluyendo disruptores endocrinos.

Consejos para reutilizar botellas de plástico de forma segura

  1. Limpieza Regular:
    • Lava la botella con agua caliente y jabón después de cada uso. Asegúrate de limpiar también la tapa y cualquier parte accesoria de la botella.
  2. Evita el Calor:
    • No dejes las botellas de plástico expuestas al sol o en lugares calurosos, como el interior de un coche. El calor puede acelerar la degradación del plástico.
  3. Inspección Visual:
    • Revisa la botella regularmente en busca de signos de desgaste, como grietas o decoloración. Si la botella muestra señales de daño, deséchala de manera responsable.
  4. Considera Alternativas:
    • Opta por botellas reutilizables hechas de materiales más seguros y duraderos, como acero inoxidable o vidrio. Estas opciones son más resistentes y no liberan sustancias químicas nocivas.

 

En definitiva, reutilizar las botellas de plástico de agua puede ser una práctica beneficiosa para el medio ambiente y tu bolsillo. Sin embargo, es importante hacerlo de manera consciente y segura. Mantener una rutina de limpieza adecuada y evitar la exposición al calor son pasos esenciales para minimizar los riesgos para la salud. Considera también la posibilidad de invertir en botellas reutilizables de materiales más seguros como una alternativa más sostenible a largo plazo. Al tomar estas precauciones, puedes contribuir a un planeta más limpio y saludable sin comprometer tu bienestar.

Continuar leyendo