Síguenos

Valencia

Continúa el caos en Cercanías por el incumplimiento de los servicios mínimos

Publicado

en

València, 4 oct (EFE).- Solo el 60 por ciento de la oferta de trenes de cercanías programados en la Comunitat Valenciana ha circulado en el primer paro parcial -de 5 a 9- convocado por los maquinistas de Renfe, que este lunes celebran su tercera jornada de huelga, según han informado a EFE fuentes de Renfe.

Así, según las fuentes, han circulado 29 de los 49 trenes de Cercanías programados para las provincias de Valencia y Castellón en cumplimiento de los servicios mínimos y en ellos se ha habilitado doble capacidad «para garantizar la calidad de los viajeros».

En Alicante, de los 18 trenes programados de cercanías solo han circulado 12, lo que supone el 62 por ciento de la oferta en cumplimiento de los servicios mínimos, según las fuentes, que han indicado que en esa provincia solo se han visto afectados las líneas Alicante-Murcia y Alicante-San Vicente del Raspeig.

En el caso de la Alta Velocidad y la larga distancia, se está funcionando con «normalidad» y cumpliendo los servicios mínimos establecidos, según las fuentes.

Los maquinistas retoman tras el fin de semana su protesta convocada, entre otras razones, para reivindicar la integridad en la prestación de los servicios por Renfe y restablecimiento de todo el empleo no cubierto y todas las circulaciones suprimidas.

Este lunes desarrollan paros parciales, el primero entre las 5 y las 9 de la mañana, el segundo entre las 14 y 16 horas y el tercero, entre las 18 y 22 horas.

El pasado viernes, Renfe comenzó a abrir expedientes a maquinistas de la Comunitat Valenciana y Cataluña que estaban incumpliendo los servicios mínimos fijados para la huelga, al incurrir en falta considerada muy grave, según fuentes de la operadora ferroviaria.

Valencia

La Conselleria de Sanidad ya prepara el proceso para vacunar a los niños

Publicado

en

Madrid/València, 7 dic (EFE).- La Conselleria de Sanidad ya está preparando el proceso de vacunación contra la covid-19 de los niños de 5 a 11 años, una vez que la Comisión de Salud Pública ha aprobado este martes la vacuna infantil para este grupo de edad, la franja con una mayor incidencia de contagios.

Sanidad ha indicado a EFE que se está trabajando en la mejor fórmula para vacunar a los niños, de una manera rápida, ágil y con la menor molestia para todos.

España empezará a vacunar a los niños de 5 a 11 años contra la covid-19 a partir del 15 de diciembre con dos dosis separadas por ocho semanas y no 21 días como ocurre con los adultos por dos motivos: una mejor calidad de su protección y para evitar el parón de las vacaciones escolares.

En declaraciones a Efe, el presidente de la Asociación Española de Vacunología (AEV), Amós García Rojas, ha recordado que cada país de la UE puede adaptar la ficha técnica de estos medicamentos «a los intervalos que considere oportunos en función de su situación epidemiológica».

A propuesta de los expertos de la ponencia de vacunas, los directores generales del Ministerio de Sanidad han decidido que el intervalo entre pinchazos no será de 21 días, como reguló recientemente la Agencia Europea de Medicamentos (EMA, por sus siglas en inglés), sino de 8 semanas.

Una propuesta que «se fundamenta en la evidencia desarrollada en un país como Reino Unido, que ha implementado esta pauta» en adolescentes y que «va a generar una mejor calidad en la respuesta protectora que vamos a conseguir con la vacuna», asegura el presidente de los vacunólogos.

Y también en la logística, porque este intervalo «no se traduciría en una dificultad para seguir el proceso de vacunación» en aquellas comunidades que opten por vacunar a sus menores en los centros educativos.

La pauta de la vacuna infantil ha «sorprendido un poco» al pediatra y epidemiólogo del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal), Quique Bassat, quien ha recordado que desde el principio se habló de una separación entre dosis de 21 días y que así lo recomendó la EMA.

Aunque dice «no entender muy bien por qué España ha hecho esta recomendación y que este cambio «confunde más que ayuda», el experto tranquiliza afirmando que «es cierto que cuanto más amplio es el intervalo, mejor es la respuesta inmune», pero también lo es que en la práctica se traducirá en un tiempo mucho mayor para tener a la población pediátrica correctamente vacunada.

No obstante, señala que «no hay urgencia y esto se puede hacer». «Ahora lo que nos interesa es vacunar rápido y tener a muchos niños protegidos porque de esa manera podremos controlar más rápidamente la transmisión», concluye.

Continuar leyendo