Síguenos

Sucesos

El buque Ángeles Alvariño deja de buscar a Tomás Gimeno y Anna

Publicado

en

La autoridad judicial que investiga el caso de las niñas Anna y Olivia presuntamente asesinadas por su padre en Tenerife autorizará en los próximos días el cese de las operaciones de rastreo del buque oceanográfico Ángeles Alvariño en busca de los cuerpos del presunto asesino Tomás Gimeno y su hija Anna, al llegar a la conclusión, tanto la instructora como el responsable de operaciones de la embarcación, de que es «imposible» continuar con el rastreo ante lo escarpado del terreno submarino.

La magistrada titular del Juzgado de Violencia sobre la Mujer numero dos de Santa Cruz de Tenerife, órgano competente para la investigación del caso, ha tomado este miércoles esta decisión, tras haber recibido un informe del responsable de operaciones del barco que califica de «completamente inabordable» la exploración en la zona en donde hipotéticamente podrían localizarse nuevos resultados.

El buque Ángeles Alvariño permanecía atracado en el muelle de Santa Cruz de Tenerife después de que el lunes tuviese que marcharse de la zona de búsqueda por las malas condiciones meteorológicas.

Dadas las corriente del fondo marino, según explican en el informe los equipos a cargo del caso de las niñas de Tenerife, no se puede asegurar que un cuerpo lastrado con un cinturón de buceo (el de Tomás Gimeno) no se desplazara y llegara a otro lugar no determinado y fuera de la capacidad de búsqueda del Ángeles Alvariño.

El buque sónar Ángeles Alvariño, dotado con un robot submarino, empezó a trabajar en la búsqueda de las niñas de Tenerife el pasado 30 de mayo. Un mes después, anuncia definitivamente que finalizará el rastreo al considerarse «imposible» encontrar más pistas.

El buque oceanográfico ha intentado rastrear todas las zonas posibles. Después de encontrar las últimas pista, dos botellas de oxígeno que pertenecían a Tomás Gimeno, se establecieron líneas de búsqueda separadas cinco metros para poder tener la certeza de que en la zona no quedó ningún objeto, por pequeño que fuera. Se buscó también por si aparecía el cinturón de plomos lo que confirmaría que quedó a la deriva, pero no pudo hallarse.

Según el abogado de Beatriz Zimmerman, si no se encuentra a Tomás Gimeno, la juez mantendría las órdenes de captura internacionales, que ya ha dictado, hasta que fuera hallado o hasta que pasaran los 20 años de prescripción, que implicaría que el caso quedaría archivado.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sucesos

La Audiencia deja sin efecto el procesamiento de Nacho Vidal por homicidio imprudente en el caso del ritual del sapo

Publicado

en

València, 24 sep (EFE).- La Audiencia Provincial de Valencia ha dejado sin efecto el auto de procesamiento por un supuesto delito de homicidio imprudente del que está acusado el actor y productor porno Nacho Vidal por unos hechos ocurridos en verano de 2019 en su casa de la localidad valenciana de Enguera.

Asimismo, los magistrados de la sección tercera de la Audiencia, en un auto al que ha tenido acceso EFE, han pedido al juez instructor que ordene una prueba para determinar las características y posible letalidad de la droga que presuntamente facilitó Vidal a un hombre que falleció en un ritual.

«Sin acoger la pretendida declaración de nulidad de actuaciones, reclamada por el actor, consideramos -exponen los magistrados- sin la menor duda procedente que se completen las periciales ya practicadas en relación a las características psicoactivas de la metilbufotenina (sapo bufo), su afectación al organismo humano por inhalación, que al parecer se produjo en este caso y dosis que puedan considerarse letales».

El hermano del fallecido, que ejerce la acción particular, reclamó que los hechos fuesen considerados homicidio doloso, extremo que ha sido desestimado porque «para poder alcanzar una adecuada calificación de los hechos resulta necesario ampliar la pericial existente».

El actor y productor porno Ignacio Jordá, más conocido como Nacho Vidal, se encuentra investigado desde el pasado mes de marzo por el Juzgado de Primera Instancia número 2 de Xàtiva por la muerte del fotógrafo José Luis Abad durante la celebración de un rito conocido como del sapo bufo, en que el que se ingiere cierta droga o toxina producida con este animal.

Los hechos se produjeron el 28 de julio de 2019 en una vivienda de Enguera propiedad del encausado, quien según el auto de procesamiento de la instructora -ahora revocado- «actuaba como director» de esa práctica o rito.

La magistrada consideró tras atender a los informes de la Guardia Civil y tomar declaración a los acusados (tres inicialmente, aunque la causa se sobreseyó respecto de una prima del actor y otro acusado), que la víctima falleció a causa de una reacción adversa a determinadas drogas, después de participar en una «práctica, rito o experiencia espiritual o mística» consistente en inhalar el humo de la combustión de las escamas del comúnmente conocido como «veneno del sapo bufo».

La instructora señaló asimismo que esa experiencia se llevó a cabo «sin ningún tipo de precaución, por si la práctica se complicaba», ya que no consta que en la casa «hubiera material de primeros auxilios o desfibrilador alguno», ni que el investigado «supiera realizar correctamente una maniobra de recuperación respiratoria».

Continuar leyendo