Síguenos

Cultura

La Diputación construirá el nuevo teatro Escalante en el entorno de la Avenida de las Cortes

Publicado

en

València, 14 jul (EFE).- La Diputación de Valencia construirá un nuevo teatro como sede definitiva del Escalante en el entorno de la Avenida de las Cortes, en València, con una inversión de cinco millones de euros, en un solar de 1.800 metros cuadrados de suelo urbanizable propiedad de la corporación provincial.

Según un comunicado de la Diputación, los técnicos consideran que esta es la alternativa más económica y con los plazos de ejecución más cortos, unos 46 meses. El solar está situado entre las calles Vicent Tomás i Martí y Xiprers.

La decisión, consensuada entre los responsables provinciales y los profesionales del sector de las Artes Escénicas, según la Diputación, se toma después de escuchar a una decena de asociaciones y constatar que la mayoría prefería la opción de disponer de una nueva sede más moderna y adaptada a las necesidades del sector.

La corporación provincial invertirá alrededor de cinco millones de euros, a lo que habrá que sumar el coste del equipamiento técnico, en un proyecto de construcción que tiene un plazo estimado de ejecución de entre 45 y 47 meses.

En opinión de los técnicos, esta opción es la más económica y la que tiene los plazos más cortos, frente a las alternativas de adquirir el viejo teatro y rehabilitarlo o adecuar un edificio enclavado en las instalaciones del IVAF, también propiedad de la Diputación.

El solar de Vicent Tomás i Martí, con 1.800 metros cuadrados de suelo urbanizable junto a la biblioteca Joan de Timoneda de Beniferri, es el lugar escogido por la corporación, tras hacer partícipes en el proceso a los distintos colectivos profesionales del sector, para crear “un nuevo espacio con todas las facilidades para adaptarse a las necesidades del Escalante, con instalaciones y equipamiento modernos y una ejecución más ágil”.

El presidente de la Diputación, Toni Gaspar, ha afirmado que la prioridad es “garantizar la continuidad de un proyecto referente en el ámbito cultural y muy especialmente para un público infantil que descubre la grandeza del teatro con un protagonismo destacado de las compañías valencianas, y el objetivo es que dispongan de una sede estable y definitiva, un espacio moderno que les permita desarrollar su trabajo en las mejores condiciones”.

En el proceso para decidir la nueva sede del Teatro Escalante han participado junto a la Diputación la AAPV (Actors i Actrius del País Valencià), el Comité Escèniques, los Gestores Culturales, los distribuidores de Advaem, los escritores de teatro agrupados en Aveet, la Asociación Valenciana de Empresas de Teatro y Circo (Avetid), la Asociación de Profesionales de Circo de la Comunitat (Apccv), las asociaciones de danza AVED y Apdcv y FETI, Federación de Espacios Teatrales Independientes de la Universitat.

Seis de los diez colectivos dejaron clara su preferencia por una nueva sede más moderna y ágil en cuanto a los plazos de ejecución, mientras que otro no se decantó por ninguna de las opciones. El resto prefería rehabilitar la tradicional sede del Escalante en la calle Landerer, para lo cual la Diputación tendría primero que adquirir el edificio e iniciar después un proceso costoso para solucionar el problema de “unas instalaciones obsoletas e insuficientes”, como admiten los profesionales, siempre según la Diputación.

Cultura

Los secretos de la Plaza del Tossal

Publicado

en

La Plaza del Tossal es un lugar lleno de vida. Situada en el corazón de la ciudad, es punto de encuentro, de ocio, de tiendas con encanto y restaurantes desde los que disfrutar de la magia de un sitio especial.

Pero lo que muchos desconocen es que debajo de todo ese ajetreo de ir y venir de personas, se esconde parte importante de la historia de València.

València, capital de un reino taifa

A principios del siglo XI, depués de la caída del califato de Córdoba, València se convertía en la capital de un reino taifa. Nos encontramos entre los años 1021 y 1061 cuando la ciudad construye una nueva muralla bajo el reinado de Abd al-Aziz.

Los visitantes que llegaban de otros puntos de Al-Anadalus eran recibidos por sus cinco puertas de acceso. La ciudad se fue reforzando con nuevos elementos de defensa y es a partir del siglo XII cuando se amplia el recinto fortificado.

Con la conquista cristiana, València crece y la muralla islámica es derribada de manera parcial cambiando la fisonomía de la ciudad.

Se instalan varios obradores de calderos sobre los restos de la fortificación que estuvieron en funcionamiento hasta época moderna y se aprovechó el foso de la muralla para canalizar, en el siglo XIV, por la antigua trampilla, un ramal de la acequia de Rovella, que sirvió como colector hasta hace no mucho tiempo.

Además también sirvió para abastecer a varios talleres artesanales.

Mucho ha cambiado esta plaza a lo largo de su historia hasta llegar al aspecto que tiene hoy en día. De hecho, desde sus orígenes hasta el medievo uno de los brazos del Turia rodeaba València siendo este enclave lugar de contención.

Es ya durante los años 60 del siglo XX cuando, con el derribo de algunos edificios queda la plaza que tenemos hoy.

Siglos y siglos de cambios que han quedado atrás borrado por el paso del tiempo. Pero las huellas y algunos de los secretos de esa València del pasado quedaron ocultos bajo tierra y la Galería del Tossal nos los muestra.

Balansiya islámica

Este lugar es visita obligada para comprender cómo era nuestra ciudad siglos atrás gracias a los restos arqueológicos que ahí se conservan. Su interior, testigo de la Balansiya islámica, nos transporta en un viaje en el tiempo.

Concretamente hasta un tramo de muralla y la torre, elementos que formaban parte de una puerta en codo, que se cree pudo ser una remodelación de la antigua puerta de al-Hanax, del siglo XI, y que daba paso a la entrada de la calle Caballeros.

Nada más bajar contemplamos restos de una torre de planta cuadrada. Su construcción fue realizada con tapial de mortero y lienzo de la muralla islámica del siglo XII.

El paso del tiempo no ha podido borrar de su piedra las marcas en forma de agujeros ocasionadas por los apoyos de las cajas de madera utilizadas por los alarifes, maestro de albañilería mudéjar, para su construcción.

Justo delante de la muralla encontramos los arcos que se conservan dentro de la galería que sostenían la bóveda de ladrillos que cubría la acequia de Rovella.

Paseando por el Carmen nos encontramos con restos del trazado de la muralla así como parte de algunas torres, algunas en estado total de abandono.

calle Caballeros, la Plaza de San Jaime, el Colegio Mayor Rector Peset son lugares que nos cuentan los secretos ocultos de Balansiya y de València.

 

 

 

Continuar leyendo