Síguenos

Sucesos

La última señal del móvil de Tomás Gimeno se da en tierra firme

Publicado

en

niñas desaparecidas tenerife

El caso de las niñas de Tenerife ha dado un giro inesperado. Según una información de última hora de ‘Espejo Público’ recogida por el periodista Juan Luis Galiacho, la última señal de móvil de Tomás Gimeno, el parricida que terminó con la vida de sus hijas Anna y Olivia, se detectó en tierra. Concretamente en un repetidor situado en La Laguna, tierra firme. Se trata de un punto que está a unos 7 kilómetros de donde se encontró la embarcación a la deriva.

Según Galiacho la otra señal le posiciona en la autopista del Barranco. A día de hoy todas las hipótesis están abiertas e incluso la jueza mantiene la orden internacional de búsqueda y captura por homicidio contra Gimeno. Esta nueva información determina que Gimeno podría haber arrojado los cuerpos de las niñas, volver a tierra y darse a la fuga.

Por contra, Nacho Abad opinó en el mismo programa de televisión que aunque el auto posiciona en tierra firme la última señal del teléfono móvil de Gimeno, esto no significa que él estuviera en tierra. Según Abad en el mar no hay antenas y las antenas que dan cobertura en el mar tienen que estar en tierra. Cabe recordar que la lancha estaba ubicada a 4 millas dentro del mar y es un terreno abierto donde sí hay señal.

Además para Nacho Abad todas las antenas tienen celdas y todas las celdas se dirigen al mar. Los investigadores mantienen que Tomás está triangulado en el mar y la parte pequeña de su paso por tierra se basa en el momento en el que regresó a comprar un cargador.

 

Sucesos

«Homicida sexual sádico»: el último informe sobre el asesino de Marta Calvo

Publicado

en

València, 15 oct (EFE/OP).- El principal sospechoso de la muerte de Marta Calvo es un «asesino en serie» o «depredador letal» al que define la «compulsión por matar», un «homicida sexual sádico» en lo que lo fundamental es la «obtención total del dominio y control sobre la otra persona».

Así lo indica un informe criminológico pericial elaborado por Vicente Garrido, doctor en Psicología y criminólogo, y por el detective privado Juan de Dios Vargas Ramos, solicitado por el letrado valenciano Juan Carlos Navarro.

Juan Carlos Navarro ejerce la acusación particular en nombre de dos de las tres víctimas mortales de Jorge Ignacio P.J. y de siete de las ocho supervivientes.

A través de entrevistas personales realizadas a seis testigos, mujeres, con las que el acusado mantuvo relaciones sexuales mediante pago, van desgranando la forma de actuar del sospechoso de la muerte de Marta Calvo.

A juicio de los autores del informe, el acusado selecciona mujeres vulnerables por la práctica de la prostitución, cuyos actos «son más difíciles de rastrear y que cuentan con menos apoyo social en caso de fallecimiento o desaparición».

Los eventos investigados, afirman, «adquieren la finalidad de homicidios sexuales, donde el fin último es obtener una satisfacción sádica de naturaleza sexual: contemplar la agonía de la víctima causada por la intoxicación de la droga».

Lo fundamental en el homicidio sexual sádico «es la obtención total del dominio y control sobre la otra persona«, afirman.

«En nuestra opinión, nos hallamos ante un asesino serial, caracterizado por la investigación criminológica como ‘depredador letal’, aseguran en el informe, en el que indican que lo que lo define es la «compulsión por matar».

En el caso de Marta Calvo, que desapareció en 2019 y de la que se sigue buscando su cuerpo, señalan, la «conclusión más lógica» es «considerar que antes de deshacerse del cadáver» el acusado la había asesinado.

El informe ha sido entregado en el Juzgado de Instrucción número 20 de València.

Continuar leyendo