Síguenos

TIPS Y BELLEZA

Los mitos sobre el ayuno intermitente

Publicado

en

Los mitos sobre el ayuno intermitente
PIXABAY

Muchos son los mitos sobre el ayuno intermitente, una técnica que consiste en hacer ciclos entre períodos en los que se come y períodos en donde se ayuna. Algunos estudios sugieren que esta forma de comer puede ofrecer beneficios como la pérdida de grasa, una mejor salud y longevidad. Altrient, nos explica las claves sobre esta tendencia al alza.

Los mitos sobre el ayuno intermitente

Ayuda a perder peso
No necesariamente. Adentrarse en el ayuno intermitente implica pasar ciertos periodos sin ingerir alimentos, esto podría bajar la cantidad de calorías que se consumen al día y contribuir en la pérdida de peso, pero todo dependerá del tipo de nutrientes que se ingieran durante el periodo de alimentación. El ayuno intermitente acelera el metabolismo, el cuerpo quema grasa más rápidamente y asimila mejor los nutrientes; por eso, es muy importante que estos sean los adecuados.

Se destruye en músculo
El ayuno intermitente acelera el metabolismo, por lo que el cuerpo quema grasa y no músculo como ocurre en otras dietas de adelgazamiento. Se pierde músculo cuando el cuerpo ha consumido los aminoácidos y el glucógeno y empieza a usar las reservas de proteína y músculo; pero, en el ayuno intermitente se evita este proceso ya que retiene más masa muscular que en un régimen hipocalórico. Por eso, es importante cumplir perfectamente los ciclos de ayuno e ingesta.

Baja el nivel de azúcar
Contribuye a que no se eleve, pero no lo baja. El cuerpo humano está preparado para mantener estables los niveles de glucosa, por eso no es necesario comer constantemente. En el ayuno, se liberan sustancias como el glucagón y cortisol, que se encargan de utilizar la glucosa almacenada y dotar de energía al organismo.

Menor rendimiento deportivo
Esto depende de muchos factores, como el tipo de actividad física que se realice, la duración del ayuno y la adaptación al mismo. Siempre que se mantenga el consumo de calorías necesario para cada deportista, así como los macronutrientes adecuados, no habría reducción en el rendimiento. Además, entrenar en ayunas favorece ejercicios de fuerza y es más efectivo para perder grasa.

Produce mareos y agotamiento
Puede que, al inicio sí. El ayuno requiere un periodo de adaptación. Mientras más veces ayunes, más tiempo podrás pasar sin ingerir alimentos. Lo ideal es empezar de forma progresiva, con el tipo 12:12 y adaptar al organismo al tipo 16:8, el más popular. Has de saber que los líquidos como los tés, infusiones o café solo no rompen el ayuno y ayudan a reducir los síntomas de mareo y agotamiento, porque mantienen al cuerpo hidratado. También, se puede optar por suplementos liposomales que aporten vitamina C, Glutatión, Vitamina B…

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

TIPS Y BELLEZA

¿Son saludables las dietas vegetarianas?

Publicado

en

¿Son saludables las dietas vegetarianas?

A pesar de que hay personas que se pasan al veganismo para adelgazar o que eligen alimentos o preparaciones vegetarianas para cuidar su alimentación y salud con su consumo. Sin embargo, una dieta vegetariana no es garantía de dieta sana, sino que requiere también sus cuidados.

¿Son saludables las dietas vegetarianas?

No todo plato o alimento vegetariano es sano

En primer lugar, debemos saber que es un error pensar que todo plato o alimento vegetariano es sano, pues así como hay alimentos de origen animal de mala calidad nutricional, también los encontramos en el mundo vegano.

Por ejemplo: las leches vegetales o yogures veganos no siempre son mejores que la leche de vaca, pues éstas pueden tener una cantidad considerable de azúcares añadidos y a veces, sodio que casi sin darnos cuenta ingresamos al organismo.

Asimismo, las patatas fritas de bolsa y muchos otros snacks o aperitivos comerciales como pueden ser aquellos a base de maíz, son totalmente vegetarianos pero contienen gran cantidad de calorías, sodio y grasas de mala calidad debido a la fritura que les da origen.

La bollería industrial y muchas galletas comerciales también son vegetarianas y sin embargo, no ofrecen buenos nutrientes al organismo sino que son una bomba de calorías, grasas y azúcares.

Por último, la comida vegetariana de un restaurante tampoco es garantía de plato más sano o ligero que otro, pues como siempre se dice, la comida comprada fuera de casa tiene más calorías y peor calidad nutricional que la que podemos crear con nuestras propias manos.

De hecho, una lasaña vegetariana por ejemplo puede tener más grasas y calorías que un filete de pescado al papillote con ensalada.

Una buena planificación es la clave

Dado que los alimentos y comidas vegetarianas no son siempre de buena calidad nutricional, como tampoco lo es una dieta omnívora, es fundamental si se quiere comer más sano planificar adecuadamente la alimentación que se lleva.

Es decir, con una dieta vegetariana también podemos comer mal e incluso, ganar peso. Asimismo, podemos colocar en riesgo de carencias alimentarias a nuestro cuerpo y así, condicionar la salud.

Por ello, si lo que buscamos es adelgazar o simplemente, cuidar el organismo y mejorar nuestra estética pasándonos a una dieta vegetariana, es clave planificar la misma correctamente.

Tal como se debería hacer con una alimentación omnívora, sin gluten o de otro tipo, una dieta vegetariana debe planificarse bien para no caer en déficits ni en excesos y así, lograr una alimentación que realmente beneficie la salud.

Consejo estrella: elige menos procesados

Si como regla general de la dieta vegetariana se sigue este consejo, sin duda se logrará una alimentación de mejor calidad, pues con menos procesados en la mesa se reducirán considerablemente grasas, calorías, sodio y azúcares.

Además, este hecho obligará a escoger más alimentos frescos, sin etiquetas, colmados de fibra, agua, vitaminas y minerales que nutren al organismo de verdad y  que pueden hacer embellecer sanamente.

Es importante recordar que si se ha empezado una dieta vegetariana para comer más sano, ésta no siempre es garantía de mejor alimentación y que se puede lograr planificando correctamente y eliminando alimentos procesados de la misma.

Continuar leyendo