Síguenos

Rosarosae

Meghan Markle lleva al límite la relación entre el príncipe Guillermo y su hermano

Publicado

en

A pesar de que se ha hablado de un posible acercamiento entre el príncipe Guillermo y su hermano Enrique con motivo del funeral del Duque de Edimburgo hace tres meses, fuentes cercanas a ambos desmienten esta versión y hablan de que continúa el enfrentamiento abierto entre los hermanos, con la mujer de Enrique, Megan Markle, siempre como protagonista.

Según cuenta el diario británico «Daily Mail», Guillermo llegó a calificar de «maldita mujer» a Meghan durante el entierro de su abuelo durante una conversación con amigos. En concreto, sus palabras habrían sido «pero mirad la forma en que esa maldita mujer ha tratado a mi personal, sin piedad». Estas fuentes confirman que sigue existiendo una gran frialdad en las relaciones de la familia.

Además, amigos del principe Enrique han reconocido al Mail que su mujer llega a ser insoportable: «Meghan puede ser una pesadilla al 500%», llegan a decir, y le atribuyen el alejamiento del príncipe de su entorno más próximo y su decisión final de trasladarse a vivir a los estados Unidos.

Según la información del tabloide británico, la relación entre los hermanos está lejos de normalizarse porque «la rabia entre ambos es increíblemente profunda. Se han dicho demasiadas cosas duras e hirientes”.

Y todo esto cuando Enrique y Guillermo están a horas de tener que volver a verse en un acto público. El próximo jueves, 1 de julio, se espera su presencia en la inauguración de una estatua que celebrará el 60 aniversario del nacimiento de su madre, Diana de Gales. Si puede servir de pista, los hermanos han solicitado hacer discursos por separado.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Rosarosae

El esfuerzo de Kate Middleton en su primera aparición pública

Publicado

en

Kate Middleton aparición pública

Tras meses de rumores y alarma sobre su estado, la princesa de Gales, Catalina, realizó este sábado su primera aparición pública desde que anunció que padece cáncer. Mostrándose sonriente y relajada, continúa luchando contra la enfermedad que mantiene en vilo a la nación.

Catalina acaparó todos los focos en la celebración de la ceremonia Trooping the Colour (‘Desfilando el Estandarte’), que conmemora el cumpleaños oficial de los monarcas británicos desde hace más de 260 años.

Su imagen saludando desde el balcón del Palacio de Buckingham, acompañada por su marido Guillermo, sus tres hijos y el rey Carlos y la reina Camila, era la más esperada después de que diese a conocer el 22 de marzo la noticia de su enfermedad, que impactó al Reino Unido.

Carlos III también fue diagnosticado con cáncer

Junto a ella, Carlos III, diagnosticado de cáncer a comienzos de este año, evidenció que la enfermedad no le ha impedido retomar sus actividades. A diferencia de lo habitual, en esta ocasión optó por desplazarse en carruaje y no a lomos de un caballo.

Su presencia no significa la vuelta a su actividad normal

El Palacio de Kensington, residencia oficial de los príncipes de Gales, ha dejado claro que la presencia de Catalina en el evento no implica de ningún modo que vaya a retomar su actividad habitual. Sin embargo, la princesa adelantó su intención de participar en “algunos actos durante el verano” si su salud se lo permite, según el mensaje en el que ayer anunció su participación en el Trooping the Colour.

En carroza con sus hijos

Catalina llegó sobre las 10:00 hora local (09:00 GMT) al Palacio de Buckingham desde su residencia en la finca de Windsor. Media hora después, apareció a bordo de la Carroza de Cristal junto a sus hijos, Jorge, Carlota y Luis, saludando a los devotos que desafiaron la incesante lluvia londinense.

Se la vio sonriente y compartiendo complicidades con Carlota, que no dejó de jugar y reír a lo largo del trayecto por la majestuosa avenida de The Mall, que les llevó hasta el espacio ceremonial Horse Guards Parade, donde tuvo lugar la parada militar.

Allí, desde un balcón de la Oficina del Mayor General, siguieron una ceremonia coreografiada durante meses en la que participaron más de 1.250 militares. Catalina atendía divertida a las travesuras del pequeño Luis, de 6 años.

La princesa llevaba un elegante vestido blanco de la diseñadora Jenny Packham, complementado con un sombrero blanco y negro de Philip Treacy y el broche del regimiento de la Guardia Irlandesa, del cual es coronel.

Entre el público, el primer ministro británico, Rishi Sunak, inmortalizaba el momento con fotos hechas con su móvil junto a su esposa.

Desde el balcón de Buckingham

Una salva de 41 cañonazos en el colindante Green Park sirvió de preludio al plato fuerte de la jornada: el saludo de la familia real desde el balcón de Buckingham, mientras una patrulla de cazabombarderos Red Arrows desplegaba los colores de la bandera británica.

En el lugar desde el que los monarcas británicos han saludado tradicionalmente a los ciudadanos, Catalina no paró de compartir sus impresiones con su suegro, Carlos III, con quien ha desarrollado un vínculo especial tras haber estado ingresados en el mismo hospital a principios de año.

Miles de personas siguieron desde la plaza el acto ceremonioso, en el que alrededor de una treintena de personas pertenecientes al grupo Republic protestaron enarbolando pancartas en las que pedían la abolición de la monarquía.

Puedes seguir toda la actualidad visitando Official Press o en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

Continuar leyendo