Síguenos

Fallas

Así es Sazza, la hija cantante de Patricia Sanz, Fallera Mayor Infantil de València en 1986

Publicado

en

patricia sanz sazza
Patricia Sanz (i) junto a su hija Sara Sanz (Sazza)

Patricia Sanz Sala fue Fallera Mayor Infantil de València 1986. Apasionada de la fiesta josefina sigue disfrutando en su comisión Sevilla-Denia, en la que ha sido Fallera Mayor de 2022. Su otra pasión sin duda es la música que se respira en casa gracias al talento de su hija Sara Sanz, conocida artísticamente como Sazza.

Official Press ha hablado con la reconocida modelo internacional Sazza sobre la música, canciones, la familia y el mundo de las fallas.

¿Quién es Sazza?

Sazza es la evolución de Sara Sanz, de la chica que pintaba, actuaba y  al final se dio cuenta en un casting para Netflix, para el que tuve que enviar dos canciones, que yo no sabía que podía cantar.

Tuve la suerte que justo la persona que me estaba escuchando detrás de ese casting era el director de Warner Music Argentina. Fue el primero en apostar por mí y bueno y después conocí a otro productor que es con el que estoy aquí en España, Juan Ewan. Entre los dos pensamos este nombre artístico que tiene más fuerza.

Raíces españolas y cubanas

Tienes raíces españolas y cubanas…

Así es. Gran parte de la familia de mi madre es un mix. Tenemos familia por todo el mundo, mi abuelo era cubano de hecho toda mi familia es súper morena, menos mi madre y yo que parecemos adoptadas (risas). Resulta que mi abuela era de la parte vikinga de Vitoria y creo que por ahí nos han salido las raíces de piel blanca y ojos azules.

¿De dónde viene tu afición por la música y cantar?

Mi afición me viene de muy pequeñita. Siempre pedía por Reyes skate, pianos y guitarras. Me acuerdo cuando mi familia en Reyes me pidió una guitarra española muy pequeña. Empecé a dar clases pero luego lo dejé. Más tarde empecé estudiando música clásica en el conservatorio de Catarroja.

Siete años tocando la trompa y luego me di cuenta que realmente no era el camino por el que yo quería seguir. Pero me fue genial porque ahora sé leer partituras y componer; llevar el tempo de las canciones cosa que es muy difícil de estudiar ahora con la vida que yo tengo.

Así es Sazza, la hija cantante de Patricia Sanz, Fallera Mayor Infantil de València en 1986

 

Dicen de ti que eres una amante del arte, la pintura, escribes, eres actriz, modelo…

Tengo una amiga que me encanta el término con el que me define, «mocatriz» modelo, cantante, actriz y creo que es así. Desde que nací es ese el pensamiento que yo tengo y la forma en la que quiero vivir la vida. Me da igual si me da dinero o no y si puedo vivir de esto o no.

Pero sí sé que es lo único que sé hacer y lo único que me hace feliz realmente. La gente medita para sentirse bien, para sentir lo que yo siento cuando cantó por ejemplo o cuando pinto. Es una sensación mental que no te puedo explicar lo que yo siento al crear. Te das cuenta que es lo único que sé hacer básicamente.

‘Rayito’ es tu primer single.

La canción de ‘Rayito’ es una canción muy especial para mí porque fue de las primeras que escribí. Recuerdo después del casting este que te he comentado que yo siempre escribía poesía en una libreta de hace muchísimos años. Tenía una libreta llena de bocetos pero jamás en mi vida había pensado que podría convertirlo en música. Eran poesías que escribía sin ningún tipo de estructura de nada y de repente…

Mis primeros temas, la primera que escribí se llama ‘Nada’ que es muy especial para mí, que creo que incluso puede ser que sea la próxima que saque.

‘Rayito’ fue una noche de insomnio, como cualquier otra, que no podía dormir e intenté pues crear algo. Y me salió esto y me fui a la cama muy feliz porque realmente me gustaba mucho y para que me guste mucho una canción tengo que considerarla muy buena. Así que eso me está gustando mucho, cómo la gente la está escuchando, como la hacen suya me parece increíble.

Vemos que tus influencias son Rels o Beret, tienes un sonido muy callejero.

Yo siempre digo que me inspiré de artistas callejeros en ciudades y países donde yo he vivido. Yo era de las personas, y soy, de las que se para cuando hay alguien cantando.

La gente es como que no se para, sigue su vida. Y yo sí veo algún rayito de luz de alguna manera en esa persona que está cantando. Siempre me encanta escuchar.

Al final son gente que quieren contar historias; me parece increíble. Me he inspirado de todas las culturas en las que he vivido y sobre todo aquí en España. Gente que te toca el corazón y no entiendes el motivo. Yo escucho muchísimo a Beret y Rels. Su fusión sería yo. Estoy encontrando mi sonido pero ellos si los batimos juntos sería Sazza.

Así es Sazza, la hija cantante de Patricia Sanz, Fallera Mayor Infantil de València en 1986

¿Compones letra y música?

Sí compongo yo la letra pero la música no. Me la hace mi productor, A veces le llevo el sonido de Google y él me lo masteriza y lo hace más mi estilo. Depende, a veces lo componemos desde cero con algunos amigos y el proceso de creación es distinto. Crear un tema es tan diferente, hay muchas veces que voy caminando por la calle o estoy incluso el sitio más remoto del mundo y me digo «qué dices no puede ser que ahora te estés inspirando».

Pues sí tengo que irme del lugar y escribir porque de mi cabeza salen párrafos de letras y de melodías y los tengo que escribir y me lo grabo en notas de voz.

Vienes de un familia muy fallera, tu madre fue Fallera Mayor de València ¿Has heredado la pasión por la fiesta fallera?

Sí sí, totalmente es súper fallera. Mi madre ama las fallas y tiene corazón fallero. Eso no hay nadie que lo pueda poner en duda, porque eso lo sabe toda Valencia. Mi madre ama las fallas y la verdad es que mi madre siempre nos lo ha inculcado desde pequeñas a mi hermana y a mí.

Pero no hemos salido con ese espíritu tan fallero. Además me quitaron de las fallas muy pequeña por problemas familiares y ya hasta que fui más mayor no me volvieron a apuntar y yo ya no me quería vestir de fallera. Realmente yo amo las fallas, adoro el vínculo que crean los falleros y me encanta ser parte de esa magia.

Estoy en la falla Sevilla-Denia y adoro la energía que se crea en los casales pero vestirme no me encanta. Este año lo hice para acompañar a mi madre porque era y es un año muy importante para ella.  Pero el tema de fallera creo que no está tan heredado, pero adoro el espíritu fallero para siempre.

Así es Sazza, la hija cantante de Patricia Sanz, Fallera Mayor Infantil de València en 1986

¿Has pensado alguna vez en ser fallera mayor?

Lo de fallera mayor no lo he pensado nunca porque creo que hay chicas que lo harían muchísimo mejor. Chicas con ese espíritu fallero muchísimo más a flor de piel que yo. Cada uno hace lo que le gusta al final. Me gusta vivir las fallas desde la otra parte desde fuera. Creo que hay gente que está mucho más preparada.

Qué consejos te da tu familia

Mi familia, sobre todo mi madre, me dice siempre que todo lo que haga, lo haga porque lo amo no por dinero ni por fama ni por nada de esto; sino porque lo amo. Creo que se nota en todo lo que hago, pongo el corazón, también debería de poner más la cabeza que es lo que me dice mi madre. No ser tan caos, que tenga los pies en la tierra y que ante todo humildad. Eso es algo que me ha enseñado mi madre, aparte de otras 40.000 otras cosas, pero el valor fundamental que me ha enseñado ella es la humildad y tratar bien a la gente de mi alrededor.

 

𝐒𝐀𝐙𝐙𝐀 – RAYITO (Videoclip Oficial)

Advertisement
2 Comentarios

1 Comentario

  1. Pingback: 12 curiosities about Sazza, Vicco's singing girlfriend | Music - Archytele

  2. Pingback: 12 Fascinating Facts about Sazza, the Singing Girlfriend of Vicco - World Today News

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Fallas

GALERÍA| El emotivo encuentro de la Corte de 1998

Publicado

en

Corte de Honor 1998
Corte de Honor y Fallera Mayor de Valencia 1998-OFFICIAL PRESS

El pasado sábado, trece mujeres se reunieron para celebrar un evento cargado de recuerdos y emociones. Estas mujeres, que en 1998 fueron elegidas como Corte de Honor y Fallera Mayor de Valencia, se reencontraron 26 años después para rememorar uno de los momentos más significativos de sus vidas.

La Corte de Honor 1998

Corte y Fallera Mayor de Valencia 1998-Foto: JUNTA CENTRAL FALLERA

Inés Fresneda, Merche Ballester, Loles Fernández, Vicky Martínez, Gloria Torres, Victoria Bayarri, Auxi Pérez, Teresa Moret, Mª José Romero, Mónica Taberner, Marigi Usano, Vanessa Arnal y Susana Remohí fueron las representantes del mundo fallero en 1998.

Un año inolvidable

Para estas mujeres, el año 1998 marcó un antes y un después. Ser elegidas para formar parte de la Corte de Honor y, especialmente, ser nombrada Fallera Mayor de Valencia, es un honor que pocas pueden experimentar. Durante aquel año, compartieron experiencias únicas, desfiles, actos oficiales y una conexión especial que las unió de por vida. Las Fallas, más que una fiesta, son una tradición que tiene el poder de crear lazos profundos y duraderos entre quienes las viven intensamente.

Un reencuentro cargado de emociones

El reencuentro se celebró con una comida a la que asistieron no solo las trece integrantes de la Corte de 1998, sino también sus padres, parejas y los más pequeños. Este encuentro permitió que cada una compartiera cómo había cambiado su vida desde aquel entonces, y cómo la experiencia de ser parte de la Corte de Honor había influido en sus trayectorias personales y profesionales.

Aunque no todos los padres y parejas pudieron asistir, ya que la vida inevitablemente se lleva a personas queridas, la reunión fue un homenaje a los momentos compartidos y a aquellos que ya no están. Las ausencias fueron sentidas profundamente, pero también se celebró la alegría de poder reencontrarse y recordar juntos aquellos días especiales.

Las Fallas: Una tradición que une y transforma

Las Fallas son mucho más que una celebración; son una manifestación cultural que une a las personas y transforma vidas. Para estas trece mujeres, ser parte de la Corte de Honor no solo les dio la oportunidad de representar a Valencia y su tradición, sino que también les proporcionó una experiencia compartida que ha perdurado a lo largo de los años.

Durante la comida, se compartieron anécdotas, risas y, cómo no, algunas lágrimas de nostalgia. Cada una recordó con cariño los momentos vividos juntas, desde los preparativos hasta los actos oficiales, pasando por los momentos únicos que solo pueden vivir ellas y apoyo mutuo. Las Fallas de 1998 no solo las unieron como compañeras, sino como amigas que han mantenido el contacto y la conexión a lo largo de más de dos décadas.

Un vínculo inquebrantable

El reencuentro de la Corte de 1998 es un testimonio del poder de las Fallas para crear vínculos duraderos. Para estas mujeres, la experiencia de ser parte de la Corte de Honor fue un momento que marcó sus vidas de manera profunda y significativa.

El emotivo encuentro de la Corte de 1998 es una muestra más de cómo las Fallas pueden cambiar vidas y unir a las personas en una experiencia compartida de celebración, cultura y tradición. Aunque el tiempo pase y las circunstancias cambien, los lazos creados en torno a esta fiesta tan especial permanecen fuertes y significativos.

La capacidad de unir personas

Este reencuentro no solo fue una oportunidad para recordar el pasado, sino también para celebrar el presente y mirar hacia el futuro con la esperanza de seguir compartiendo momentos inolvidables. Las Fallas, una vez más, demostraron su capacidad para unir a las personas y transformar vidas, creando recuerdos que perduran para siempre.

El emotivo encuentro de la Corte de 1998, en imágenes:

Puedes seguir toda la actualidad visitando Official Press o en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

Continuar leyendo