Síguenos

Cultura

Regala un ninot, la exitosa idea de @MalaltDeFalles

Publicado

en

No hay duda que 2020 ha sido un año muy duro. El mundo de las Fallas y el de las Hogueras ha sufrido en sus carnes el efecto de la pandemia con la suspensión de sus fiestas y con la celebración de las próximas de 2021 en el aire. Pero ni el maldito Covid-19 puede acabar con la creatividad de sus artistas. Resurgiendo de las cenizas, como hacen los monumentos cada año, este gremio se ha reinventado. De esta manera surge la plataforma Regalaunninot.com

Official Press ha hablado con Xavier Serra, más conocido como @MalaltDeFalles, el artífice de esta idea y creador de la web.

La idea surge justo en la pandemia, en mayo. Viendo lo que había pasado con los floristas y su iniciativa de regalar un ramo para que no se perdiera todo el movimiento de la ofrenda y mantener el flujo de ingresos. En ese momento veo que eso es aplicable a los artistas falleros y de hogueras. Siempre han hecho cosas fuera de las fiestas y ahora era un buen momento para que la gente colaborase con ellos comprando una figura o una ilustración o incluso si alguna empresa quería un trabajo así grande en plan de decoración también era una posibilidad.»

Empezó como una campaña de redes, con la etiqueta #regalaunninot y con el paso de los días se pusieron en contacto conmigo dos chicos de Gandia que llevaban una idea similar desde hacía tiempo y vimos que podríamos lanzar una web para centralizar todo lo que eran esas peticiones que llegaban y que la gente no sabía dónde pedir o dónde buscar. Porque al final, aunque nosotros conozcamos a los artistas, si que es cierto que fuera del mundo fallero o de las hogueras, no se tiene tan claro dónde buscar esas cosas. Y de ahí surgió la idea de la página web de regalaunninot.com».

Ha sido todo un éxito. Creo que contamos con más de 200 o 300 encargos en seis meses y me quedo corto con las cifras. Hemos tenido éxito porque ha habido incluso interés de toda España y del extranjero. Dos aviadoras de Vicente Martínez las enviamos a Polonia, y una última a Roma que de hecho nos publicaron una foto super chula de la aviadora junto con el coliseo, y la verdad es que estamos muy contentos de esa foto. Y a nivel empresarial se han hecho cosas muy muy interesantes, por ejemplo en Zaragoza, una empresa de videojuegos, nos pidió unas figuras de los juegos que van a lanzar y los artistas que están con nosotros crearon unas figuras de tres metros que se hicieron en el tiempo récord de tres semanas y que han tenido mucha repercusión. De hecho ahora el Centro Aragonés de Diseño Industrial nos ha pedido un artículo para explicar todo el proceso.»

Estamos muy satisfechos de la acogida que ha tenido por parte de los artistas. Tenemos gente de Alicante, València, Xàtiva, Benicarló, Borriana, Alzira, de todos los puntos de la Comunidad Valenciana. Ahora son 35 y van a sumarse dos más en breve.»

¿Cómo funciona? Si eres fan de un artista determinado puedes entrar en su perfil en la web, y ahí puedes encontrar una serie de productos. Tú puedes directamente encargar un producto que tenga el artista en catálogo o bien puedes hacerle un encargo de algo personalizado. De hecho lo que mejor ha funcionado son los ninots personalizados. Gente que le gusta un ninot de Òscar Villada, de Miriam García, Vicente Domínguez pueden pedirles cosas que ya están hechas o personalizadas. En el caso de gente que viene de fuera y no conoce a los artistas nos piden recomendación y nosotros les atendemos personalmente y les asesoramos a nivel de qué te gustaría, qué idea llevas, cuál es el estilo que te gusta, qué presupuesto tienes, para que se pueda adaptar mejor a unos artístas o a un estilo.»

El precio depende de cada artista que es el que marca lo que cobra y la plataforma lo que hace es preguntarle, si por ejemplo hay un encargo personalizado, en cuánto lo valora y ese es el precio que se le dice al cliente. La plataforma actúa de intermediario entre cliente y artista.»

 

Cultura

Brines, 5 versos del Premio Cervantes

Publicado

en

El poeta de Oliva es el Premio Cervantes 2020. Representante de la generación de los 50, Francisco Brines es el primer valenciano en recibir el premio más prestigioso, el conocido como Nobel de las letras españolas.

Seleccionamos cinco versos que retratan su visión de la vida en toda su extensión.

El otoño de las rosas

Vives ya en la estación del tiempo rezagado:
lo has llamado el otoño de las rosas.
Aspíralas y enciéndete. Y escucha
cuando el cielo se apague, el silencio del mundo.

El más hermoso territorio

El ciego deseoso recorre con los dedos
las líneas venturosas que hacen feliz su tacto,
y nada le apresura. El roce se hace lento
en el vigor curvado de unos muslos
que encuentran su unidad en un breve sotillo perfumado.

Estos penúltimos días

Los penúltimos días están llenos de luz                                                                                                                aún, y quiero retornar, de los ojos del niño                                                                                                              que murió, los pájaros aquellos:                                                                                                                                los que siguen cantando en estos pájaros.                                                                                                            Llevo en mi mano un cuenco de cenizas,                                                                                                                 son escasas.

Aquel verano de mi juventud

¿Qué resta en mí del único verano de mi vida?
Si pudiera elegir de todo lo vivido
algún lugar, y el tiempo que lo ata,
su milagrosa compañía me arrastra allí,
en donde ser feliz era la natural razón de estar con vida.

Ardimos en el bosque

El bosque estaba tras de mí; lo conocían
mis oídos: el rumor de sus hojas,
la confusión del canto de sus pájaros.
Sonidos que venían de un remoto lugar.
Y el mar del otro lado, golpeando
la frente, sin rozarla,
cubriéndola de gotas. Era mi piel
quien descubría su frescura,
mi soñoliento olfato quien entraba en el pecho
su duro olor.

Continuar leyendo