Síguenos

Fallas

Una fecha especial para quemar a la meditadora de la falla municipal, símbolo de lucha contra la pandemia

Publicado

en

València, 25 may.- El concejal de Cultura Festiva del Ayuntamiento de València, Carlos Galiana, se ha pronunciado esta mañana sobre el futuro del busto de la falla municipal el cual fue salvado de las llamas convirtiéndose en el símbolo valenciano de la lucha contra la pandemia del coronavirus.

«Se quemará en una fecha especial» ha declarado Galiana remarcando que dicha fecha será pactada entre todos los intervinientes pudiendo coincidir con el anuncio de la vacuna contra la COVID-19 ya que «se ha convertido en un símbolo» y se buscará «una fecha especial para quemarlo».

El concejal ha indicado que el día del anuncio de la suspensión definitiva de las Fallas 2020 él mismo informó a los artistas Manolo Martín y José Ramón Espuig, creadores del monumento municipal junto al diseñador urbano Escif, de la intención del Ayuntamiento de València de quemar el monumento en una fecha especial ya que ‘Açó també passarà’ es el símbolo valenciano contra la pandemia.

Así mismo, Galiana ha declarado que «había que seguir moviendo económicamente al sector» por lo que ya ha sido convocado el concurso para el diseño y creación de las fallas municipales, grande e infantil, 2021. Concurso para el que los artistas Ceballos y Sanabria, encargados de realizar el monumento infantil municipal 2020, ya han anunciado su participación animando a Martín y Espuig a presentarse también con un nuevo proyecto siendo el jurado quién valorará las diferentes opciones presentadas.

Fallas

Las fallas apuestan por el ‘toque de queda nocturno’ y el adelanto de la cremà para el 2022

Publicado

en

Pepa Gómez
@pepapepae

“Los actos falleros”, como los bautizó el alcalde, Joan Ribó, celebrados el pasado mes de septiembre, han dado lugar a escenarios, medidas y, sobre todo, reflexiones “muy interesantes”. Así coinciden en calificarlo los principales representantes de las comisiones falleras: los presidentes de la Interagrupación de fallas, Guillermo Serrano, de la Federación de Fallas de Especial, Rafa Mengó, y la Federación de Primera A, Paco Romero.

 

El toque de queda nocturno es una de las novedades más valoradas y que de forma genérica apuestan por mantener en unas Fallas no necesariamente condicionadas por la pandemia. “Permite disfrutar de los matinales, que es donde se desarrolla la fiesta”, apunta Romero. Esta reflexión conecta directamente con la que en diversidad de fallas de todos los sectores se ha venido escuchando durante los últimos años: aprovechar las mañanas y volver a recuperar los pasacalles y despertaes, almuerzos y vida de falla, de casal y de calle. “Sin menoscabo a la celebración de actos y agenda de noche, se podría valorar establecer horarios para hacerlo compatible con poder celebrar actos de mañana”, añade Mengó, quien además, y con la visión de L’Antiga de Campanar, propone “apostar por los tardeos, sin menoscabo de realizar espectáculos por las noches porque también supone una fuente de ingresos para las fallas”. Pero, añade: “con hacerlos hasta las 2 de la mañana puede ser suficiente”.

 

En relación a los horarios, también hay una nueva realidad de la que tomar nota: “el adelanto en la hora de la cremà permite que no haya fallas a las 4 de la mañana esperando a los bomberos”, afirma el presidente de la Interagrupación de Fallas. Una idea que también es secundada por las federaciones de Primera A y Especial.

 

Estas dos ventajas que ofrece el establecimiento de un toque de queda ayuda además en otra línea, tal y como afirma Romero: “poner y apoyar a la falla como el elemento central de la fiesta”.

 

Y más horarios: los de las ofrendas. ¿Dos días y tres franjas horarias? Según Romero, sí resulta interesante mantener este modelo. Mengó y Serrano hacen algunos matices: estudiar si mantener las tardes y noches única y exclusivamente al desfile de comisiones y destinar la mañana de uno de los dos días a otras entidades invitadas para poder acogerlas ampliamente; y tener en cuenta que en esta ocasión el desfile se ha visto muy mermado por el número de participantes y la inexistencia de mascletà en la plaza del Ayuntamiento ha permitido un paso fluido mañana, tarde y noche no reproducible en una semana de Fallas al estilo tradicional.

Precisamente, sobre las mascletaes, las fallas de Especial apuntan a volver “al templo”, a la plaza del Ayuntamiento en cuanto las circunstancias y las medidas sanitarias lo permitan, algo aclamado por el público en general, fallero y no fallero. Pero hacen una propuesta más allá: “que los últimos cuatro días, del 16 al 19 de marzo, pudieran sumarse de forma descentralizada algunas más por distintos barrios, para que más gente pudiera disfrutar de la pólvora esté donde esté”.

Continuar leyendo