Síguenos

Sucesos

Vigilantes de seguridad disparan al aire para frustrar un robo en Nuevo Centro

Publicado

en

Tres vigilantes de seguridad lograron frustrar un robo sobre las tres y media de la madrugada del martes en Nuevo Centro tras apuntar con sus armas y disparar al aire a unos ladrones encapuchados que trataban de reventar un escaparate mediante el método del alunizaje.

Los  hechos sucedieron cuando una banda de aluniceros estrelló un Audi Q7 contra el escaparate para robar aparatos electrónicos de Apple y otras marcas de gama alta.  Los asaltantes tenían planificado el robo con huida rápida pero la profesional intervención de los  trabajadores de una empresas de seguridad frustró su plan.

Fuentes policiales informaron que, cuatro individuos encapuchados, al menos, participaron en el asalto. Después de golpear de manera violenta la cristalera con el vehículo de alta gama, los delincuentes pretendían robar en pocos minutos un gran número de teléfonos móviles, tabletas y otros aparatos electrónicos.

Pero la rápida intervención de los vigilantes evito su objetivo. Uno de ellos desenfundó su arma de fuego y encañonó a los ladrones desde el interior del establecimiento, mientras dos empleados de la misma empresa de seguridad acudían corriendo a la avenida Pío XII para apoyar a su compañero. Dos disparos efectuados al aire fueron suficiente para ahuyentar a los individuos que iban encapuchados, que escaparon sin botín alguno.

Tras recibir el aviso del asalto, varias patrullas de la Policía Nacional y Policía Local de Valencia acudieron con urgencia a la avenida Pío XII. A pesar del cerco policial que habían montado varias patrullas policiales en Valencia y otra localidades cercanas, tras la huida en los dos vehículos que tenían preparados, los aluniceros lograron eludir a la policía.  Un grupo de agentes especializados en la lucha contra la delincuencia organizada se ha hecho cargo de las investigaciones para identificar a los autores del asalto.

Según las mismas fuentes, el todoterreno Q7 figuraba como sustraído el pasado 4 de septiembre en Benissanó. La Policía visionó las grabaciones de las cámaras de seguridad del centro comercial en busca de pistas, pero las imágenes no han permitido identificar a los delincuentes, ya que llevaban el rostro tapado con mascarillas y otras prendas.

 

 

Sucesos

«Homicida sexual sádico»: el último informe sobre el asesino de Marta Calvo

Publicado

en

València, 15 oct (EFE/OP).- El principal sospechoso de la muerte de Marta Calvo es un «asesino en serie» o «depredador letal» al que define la «compulsión por matar», un «homicida sexual sádico» en lo que lo fundamental es la «obtención total del dominio y control sobre la otra persona».

Así lo indica un informe criminológico pericial elaborado por Vicente Garrido, doctor en Psicología y criminólogo, y por el detective privado Juan de Dios Vargas Ramos, solicitado por el letrado valenciano Juan Carlos Navarro.

Juan Carlos Navarro ejerce la acusación particular en nombre de dos de las tres víctimas mortales de Jorge Ignacio P.J. y de siete de las ocho supervivientes.

A través de entrevistas personales realizadas a seis testigos, mujeres, con las que el acusado mantuvo relaciones sexuales mediante pago, van desgranando la forma de actuar del sospechoso de la muerte de Marta Calvo.

A juicio de los autores del informe, el acusado selecciona mujeres vulnerables por la práctica de la prostitución, cuyos actos «son más difíciles de rastrear y que cuentan con menos apoyo social en caso de fallecimiento o desaparición».

Los eventos investigados, afirman, «adquieren la finalidad de homicidios sexuales, donde el fin último es obtener una satisfacción sádica de naturaleza sexual: contemplar la agonía de la víctima causada por la intoxicación de la droga».

Lo fundamental en el homicidio sexual sádico «es la obtención total del dominio y control sobre la otra persona«, afirman.

«En nuestra opinión, nos hallamos ante un asesino serial, caracterizado por la investigación criminológica como ‘depredador letal’, aseguran en el informe, en el que indican que lo que lo define es la «compulsión por matar».

En el caso de Marta Calvo, que desapareció en 2019 y de la que se sigue buscando su cuerpo, señalan, la «conclusión más lógica» es «considerar que antes de deshacerse del cadáver» el acusado la había asesinado.

El informe ha sido entregado en el Juzgado de Instrucción número 20 de València.

Continuar leyendo