Síguenos

Cultura

Woody Allen cumple 87 años: Sus 20 mejores frases de película

Publicado

en

woody allen

Desde los años 70 lleva rodando una película por año. Woody Allen es uno de los directores más carismáticos de la historia del cine.

El director más neurótico del planeta nos ha regalado escenas y situaciones llenas de ingenio sobre el sexo, la vida, la muerte, fracasos amorosos.

Sus ingeniosos diálogos, su maniático e hipocondriaco alter ego y cientos de cientos de frases, forman parte de nuestras vidas.

10 mejores frases de película

Imposible quedarse con un solo título de su extensa filmografía. Official Press te ofrece sus 10 mejores frases de película, esas que deberían enmarcarse y colgar en las paredes de un museo.

  1. –El sexo sin amor es una experiencia vacía.
    –Pero como experiencia vacía es una de las mejores.
    La última noche de Boris Grushenko, 1975
  2. Es un chico estupendo y un magnífico doctor. Nunca perdió un paciente. Dejó preñadas a dos de ellas, pero nunca perdió ninguno.
    La comedia sexual de una noche de verano, 1982
  3. Lo de mi exmarido y yo fue amor a primera vista. Debí echarle otro vistazo.
    Delitos y faltas, 1989
  4. –Es difícil de creer que no hayas hecho el amor en 200 años.
    –204 si tienes en cuenta mi matrimonio.
    El dormilón, 1973
  5. No te metas con la masturbación. Es tener sexo con alguien a quien amo.
    Annie Hall, 1977
  6. Nunca había visto a una violinista de música clásica tan atractiva. Normalmente son todas refugiadas húngaras.
    Recuerdos, 1980
  7. No puedo escuchar tanto Wagner. Me entran ganas de invadir Polonia.
    Misterioso asesinato en Manhattan, 1993
  8. Le quiero como a un hermano: como Caín a Abel.
    Delitos y faltas, 1989
  9. Tengo un caso interesante. Estoy tratando dos parejas de hermanos siameses con múltiples personalidades. Me pagan ocho personas.
    Zelig, 1983
  10. La última vez que estuve dentro de una mujer fue visitando la Estatua de la libertad.
    Delitos y faltas, 1989
  11. Las dos palabras más bellas de nuestro idioma no son “¡Te quiero!”, sino “¡Es benigno!».
    Desmontando a Harry, 1997
  12. Mi psicoanalista me advirtió de tu bisexualidad, pero eras tan guapa que cambié de psicoanalista.
    Manhattan, 1979
  13. ¿El cerebro? Es mi segundo órgano favorito.
    El dormilón, 1973
  14.  (Sobre sexo) Nunca me divertí tanto sin reírme.
    Annie Hall, 1977
  15. –Podría decirse que soy medio santa, medio puta.
    –Espero poder conseguir la mitad mejor.
    La última noche de Boris Grushenko, 1975
  16. Mis padres no solían pegarme, lo hicieron sólo una vez: empezaron en febrero de 1940 y terminaron en mayo del 43.
    Días de radio, 1987
  17. Está en Nueva York filmando la adaptación de la secuela de un remake.
    Celebrity, 1998
  18. Primero se convierte en un asesino y ahora se hace cristiano. No sé qué es peor. ¿Qué he hecho yo para merecer un hijo así?
    Café Society, 2016
  19. Para ti, soy ateo. Para Dios, la fiel oposición.
    Recuerdos, 1980
  20. Nos enamoramos. Bueno, yo me enamoré, ella simplemente estaba allí.
    Bananas, 1971

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cultura

VÍDEO| Las siete campanas restauradas de los Santos Juanes de Valencia vuelven al campanario

Publicado

en

Imagen del izado al campanario de una de las siete campanas restauradas de la iglesia los Santos Juanes de València, entre ellas, "El Borrego", la campana de uso litúrgico de más peso de la ciudad con más de dos toneladas. EFE/Ana Escobar

València, 21 feb (OFFICIAL PRESS-EFE).- Las siete campanas de la iglesia de los Santos Juanes, entre las que se encuentra «El Borrego», la campana de uso litúrgico de más peso en Valencia con más de dos toneladas, han vuelto este miércoles a lo alto del campanario tras estar expuestas desde diciembre en el templo una vez restauradas.

Los bronces de la iglesia han empezado a ser subidos uno a uno por una grúa a primera hora de esta tarde, siguiendo un orden de menor a mayor peso, y, tras varias horas, se espera que los trabajos concluyan antes de que caiga la noche, según ha indicado a EFE el presidente de los campaneros de San Juan de la Boatella, Vicente Gabarda.

Las campanas se bajaron el 6 de marzo de 2022 para llevarlas al taller de la empresa restauradora, donde se han limpiado los bronces y se han sustituido los yugos metálicos por otros de madera «más tradicional y mas sano acústicamente, porque la madera absorbe las vibraciones».

Las siete campanas de los Santos Juanes de Valencia

Gabarda, al que le entró «la locura por las campanas» cuando de pequeño el sacristán le pidió ayuda para el volteo, ha informado de que la restauración de las campanas es uno de los tres proyectos de la parroquia junto a la restitución del órgano y del retablo.

Ha apuntado que la parroquia financia estos proyectos con ayuda de la Conselleria de Cultura y que la Fundación Hortensia Herrero lleva cabo la remodelación del templo y de su parte pictórica.

El campanero ha resaltado que «siempre han sido pioneros» porque en 1963 fueron las primeras campanas en electrificarse y en 2017 fue la primera parroquia en desmotorizar las campanas. «Eso quiere decir que solo pueden tocar manualmente», ha añadido.

El primer toque de las campanas

El primer toque de las campanas será el domingo de Ramos, el 24 de marzo. «Se harán toques del domingo de Ramos al domingo de Pascua. Habrá repiques hasta el Jueves Santo; el primer volteo será el sábado de Resurrección por la noche y el domingo podremos voltear las siete campanas».

Sobre «El Borrego», cuyo nombre original era «El Evangelista», ha indicado que el mote le viene por su «tono muy grave» y ha sido refundida en cuatro ocasiones, dos en el siglo XVII y otras dos en el XVIII. «La que se conserva es de 1738 y siempre ha tenido el mote de El Borrego. Es un conjunto de gran importancia a nivel musical y patrimonial», ha resaltado.

«El juego de campanas desapareció en 1937 y la campana mayor se recuperó en el puerto de Barcelona, lista para ser vendida. Es la única que se conserva de la época dorada de la parroquia», ha concluido.

Continuar leyendo