Síguenos

Valencia

Casa Caridad alerta de que 1 de cada 3 personas atendidas es menor de edad

Publicado

en

Desaparece hace un mes una menor en un centro tutelado de Valencia
Imagen facilitada por Casa Caridad

Valencia, 17 oct (OFFICIAL PRESS – EFE). Casa Caridad ha alertado este martes de un aumento del 72 % en las atenciones a menores en situación de exclusión social en un año. La institución ha destacado que en lo que llevamos de año el 33,3% de las atenciones en su servicio de atención y distribución de alimentos y productos de higiene han sido a menores.

Casa Caridad: Aumentan un 72 % las atenciones a menores en situación de exclusión social

Además, la asociación ha aludido a la «difícil situación que viven las familias con niños y niñas que acuden diariamente a por productos de primera necesidad». Ha llamado la atención sobre el crecimiento del 18,7 de las personas atendidas en comparación con las cifras de septiembre de 2022.

Para hacer frente a la demanda de ayuda, Casa Caridad cuenta con el servicio de comedor social, tres escuelas infantiles, el Programa Escuela Familia, dos Centros de Acogida Temporal, el Proyecto Fénix de viviendas supervisadas y el servicio de atención social y distribución de alimentos y productos de higiene.

Con motivo del Día Internacional de la Erradicación de la Pobreza, la Asociación Valenciana de Caridad ha hecho público un comunicado. En el que ha alertado de que entre enero y septiembre de 2023, una de cada tres personas atendidas en el servicio de atención social y distribución de alimentos y productos básicos ha sido un menor.

 

Estas cifras «ponen de manifiesto una tendencia que se está dando en la Comunidad Valenciana. Según los últimos indicadores de pobreza y condiciones de vida publicados por el Instituto Valenciano de Estadística (IVE), el número de infantes en riesgo de pobreza o exclusión social en Valencia, Castellón y Alicante ha crecido hasta un 27,6 %. Liderando las tasas de exclusión por segmento de edad».

Cifras alarmantes

“Son cifras alarmantes las que estamos viendo actualmente. En septiembre de este año hemos identificado un aumento de las atenciones en todos nuestros servicios respecto al mismo mes del año anterior. Hemos pasando de atender a 1.127 personas en septiembre de 2022 a 2.707 en septiembre de 2023 solo en el servicio de atención social y distribución de alimentos y productos de higiene”, ha explicado Luis Miralles, presidente de Casa Caridad.

Durante el mes de septiembre, de las personas que han pasado por el servicio de reparto de alimentos, 917 han sido menores, es decir, un 33,8 % han sido niños y niñas que viven situaciones de extrema necesidad y que, en la mayoría de los casos, los progenitores no cuentan con trabajo o la economía familiar se sustenta únicamente a través de una única nómina, según el comunicado.

En septiembre de 2022, el número de infantes atendidos en este servicio fue de 258, lo que supone 659 menores menos que en septiembre de 2023. «Este aumento del 72 % muestra la realidad que viven miles de familias en situación de vulnerabilidad, que no pueden llegar a final de mes a causa del aumento de los precios, lo que hace que personas que antes tenían una situación ‘normalizada’, ahora tengan que acudir a la ONG para cubrir las necesidades básicas de su familia», añade la nota.

Nueve meses de aumento

Entre enero y septiembre, Casa Caridad ya ha atendido a 4.071 personas, un 18,7 más que en septiembre de 2022. «Este aumento significativo supone un encarecimiento de los gastos totales de la Asociación que asciende a más de 15.000 euros diarios», subraya el comunicado.

Ante esta situación, Casa Caridad «ha puesto de manifiesto la necesidad de la solidaridad de la ciudadanía valenciana, que ayude a través de donaciones o de colaboraciones en programas como Empresas Con Valor. Es necesario que sigamos contando con el apoyo de los valencianos y las valencianas que, durante más de 117 años, han hecho posible que no cerremos nunca nuestras puertas y podamos ampliar nuestros servicios y seguir atendiendo a las personas que más lo necesitan”, concluye Luis Miralles, presidente de Casa Caridad.

Para hacer frente a la creciente demanda de atenciones, la ONG cuenta con el servicio de comedor social para personas en situación de sin hogar, a través del cual ha atendido a más de 950 personas en lo que llevamos de año; los Centros de Acogida Temporal, que tienen una ocupación del 100 %; los tres Centros de Educación Infantil, a los que acuden diariamente 148 niños y niñas. En los que se atiende también a sus familias a través del Programa Escuela Familia. También el servicio de atención y distribución de alimentos y productos de higiene, en el que Casa Caridad ha repartido 19.136 carros de alimentos y cheques, durante 2023. Y las diez viviendas del Proyecto Fénix de viviendas supervisadas. EFE.
jmm

 

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Valencia

VÍDEO| Aquí trabaja actualmente Julián, el conserje del edificio incendiado en Campanar

Publicado

en

Julián el portero del edificio siniestrado (chaqueta roja) en València, que ayudó al vecindario a salir de sus casas. EFE/Manuel Bruque

València, 12 abr (EFE).- Julián García, el conserje del edificio del barrio de Campanar de València afectado por un incendio el pasado 22 de febrero, en el que murieron diez personas, ha encontrado un nuevo trabajo en el hospital General, aunque todavía mantiene el contacto y ayuda a los vecinos del inmueble siniestrado.

VÍDEO| Aquí trabaja actualmente Julián, el conserje del edificio incendiado en Campanar


«Les recojo el correo y se lo llevo a Safranar (el barrio donde han sido realojadas muchas de las familias afectadas). Hace menos de una hora estaba recogiendo el correo de la oficina de General Avilés y ahora se lo voy a entregar», ha señalado a los periodistas tras reunirse con la presidenta de Les Corts Valencianes, Llanos Massó.

Ha destacado que sigue ahí para lo que necesiten los vecinos, aunque desde el pasado 3 abril trabaja en el hospital General en el turno de tarde con la misma empresa que lo tenía contratado como conserje en Campanar.

Ha dicho estar «muy contento» con este empleo porque los compañeros le están apoyando mucho y además, está cerca de su casa, ya que vive en Mislata. «Tenía muchas ganas de volver a trabajar», ha manifestado.

Casi dos meses después del incendio, García, quien salvó la vida a muchos vecinos al ir puerta por puerta avisando del fuego, ha asegurado que volvería a hacer lo que hizo «una y mil veces» y ha asegurado que se acuerda de todo lo que sucedió y que eso no se le olvidará nunca.

También se ha mostrado contento y agradecido con los reconocimientos que está recibiendo y con la acogida que le da la gente por la calle. «Todo el mundo me conoce», ha destacado.

Ha relatado que en su oficina bancaria la gente se hacía fotos con él y en el hospital en el que trabaja ahora, incluso las veces que ha tenido que llevar mascarilla, la gente se le queda mirando fijamente y le dice: ‘¿Eres Julián?'».

«Me gusta todo esto», ha reconocido, aunque sigue impresionado por todo lo que ha ocurrido, por cómo han quedado algunas de las casas el edificio de Campanar incendiado, cuyos vecinos, ha dicho, aún esperan a ver qué dicen los seguros sobre el futuro del inmueble.

Por su parte, la presidenta de Les Corts ha considerado muy positivo que Julián García haya vuelto a trabajar porque «después de lo vivido, lo mejor es retomar otra vez la actividad».

Asimismo, ha señalado que con este encuentro quería reconocerle que en una situación como la que le tocó vivir, «donde la reacción es imprevisible», él lo hiciera «de la mejor manera posible», lo que ayudó a salvar muchas vidas

 

La historia de Julián

Julián, conserje del edificio de Campanar: «Abrí la puerta 72 y vino una llamarada, cogí a la señora y la saqué»

València, 24 feb (OFFICIAL PRESSEFE).- El conserje del edificio incendiado del barrio de Campanar de Valencia, Julián, ha rememorado tras el minuto de silencio por las diez víctimas mortales en la plaza del Ayuntamiento cómo ayudó a todos los vecinos que pudo subiendo y bajando planta por planta hasta que el humo se lo permitió.

«No conté las veces que subí pero fui tocando las puertas avisando», ha relatado Julián, que asegura haber quedado impactado por la escena que vivió cuando avisó a una vecina, una persona mayor, de la puerta 72: «Abrí la puerta y vino una llamarada, la cogí y la saqué».

El incendio se inició en la puerta 86, en la planta 8 del edificio, donde el conserje trabaja desde el año 2009, cuando se construyó el inmueble y al que puede llegar a pie o en bici desde su casa ya que vive muy cerca, en Mislata.

Julián, el conserje del edificio de Campanar, héroe de la tragedia

Julián conserje edificio Campanar

Julián el portero del edificio siniestrado (chaqueta roja) en València, que ayudó al vecindario a salir de sus casas. EFE/Manuel Bruque

Ha reiterado que ayudó «todo lo que dio» su mano, hasta que el humo le dejó, y que conocía a todos los vecinos, también a los fallecidos, que vivían en las plantas 9 y 10.

Y ha apuntado que ha podido ver las imágenes de la pareja que fue rescatada por los bomberos desde el balcón, a la que no pudo ayudar, pero sí a otros residentes a los que alertó del incendio llamando a sus puertas.

Pudo llegar hasta el piso 10 ó 12, no recuerda con precisión, por la escalera paralela que llega hasta la planta catorce y los vecinos iban bajando en grupo, pero llegó un momento en que el humo ya impedía bajar por las escaleras y los bomberos le dijeron que se quedara en el patio del edificio por si necesitaban algo de él.

Entonces colocaron unos ventiladores grandes «para sacar el humo y la cosa se puso peor», caían las planchas ardiendo, y Julián se refugió en un rincón de la entrada, para después salir y cruzar hacia fuera, momentos en que reconoce que lo pasó mal.

Ha señalado que el fuego avanzó muy rápido, y entre el incendio y el humo, llegó un momento que ya no se podía bajar.

Julián sabe que ha ayudado a salvar la vida de muchos vecinos, quienes le han agradecido su labor alertando del incendio, especialmente la mujer de más edad que sacó de su casa, y entre quienes se encontraba un hombre en silla de ruedas.

Continuar leyendo