Síguenos

Gastronomía

Cómo hacer pan en casa rápido y fácil

Publicado

en

Cómo hacer pan en casa rápido y fácil

Cómo hacer pan en casa rápido y fácil. Pues muy sebcillo, a través de una receta muy sencilla que viene de familia. Es una receta de pan casero muy fácil, ideal para hacer esas tardes de fin semana o vacaciones con nuestros hijos, y cuyo resultado final es muy profesional. No necesitamos maquinaria, aunque es verdad que si tenemos amasadora doméstica o Thermomix es todavía más fácil.

Yo la he hecho a mano porque no dispongo de estos pequeños electrodomésticos y, como veréis, no solo el aspecto, sino también el sabor (esto os lo cuento yo) es espectacular.

Cómo hacer pan en casa rápido y fácil

Ingredientes por orden de necesidad:

320 ml de agua tibia (37-40 grados centígrados)

20 mg de aceite de oliva virgen extra

20-25 gr de levadura fresca.

500 gr de Harina

15 gr de sal (3 cucharadas de café colmadas)

Receta de pan en casa:

Comenzaremos echando el agua tibia y el aceite en un recipiente, yo he utilizado una cazuela de barro para que luego sea más fácil de limpiar. Si previamente hemos tenido la cazuela con agua caliente durante unos minutos, mejor. Se trata de que la masa se mantenga templada durante todo el proceso para que luego suba más (se infle). Batimos los fluidos hasta que consigamos una mezcla homogénea. Si tenemos Thermomix, serían 2 minutos, velocidad 2 y 37ª C.

La levadura

A continuación, añadimos la levadura, que podemos comprarla en cualquier panadería o, en monodosis en tiendas y supermercados. La levadura tiene que estar a temperatura ambiente, por lo que la habremos sacado de la nevera o congelador con la suficiente antelación para que no esté demasiado fría. Si tenemos Thermomix, mezclamos a velocidad 6 durante 15 segundos a 37ª C.

Como veréis en la foto, yo le he echado también 2 cucharadas de orégano, pero podemos añadir en este paso lo que queramos, sed creativos… hierbas aromáticas, media algarroba machacada, aceitunas negras, pipas peladas, mezcla de semillas….

Añadir la harina

Ahora añadimos la harina, yo he utilizado de trigo normal, pero si tenemos de fuerza, conseguiremos un pan aún más esponjoso. También podemos utilizar harina de espelta, integral… o incluso mezclar alguna de ellas a partes iguales con la harina de fuerza o normal. Siempre mantendremos la misma cantidad, 500 gr. Sobre la harina y antes de mezclarla, añadiremos la sal, procurando que no nos toque la levadura en esta primera fase. Lógicamente, cuando mezclemos se juntará con todo, pero es importante que la añadamos encima de la harina y sin esparcirla. Lo amasamos todo hasta que quede una textura homogénea. Podemos añadirle un poco más de harina si vemos que se queda muy pegajosa.

El punto ideal es justo después de que no se te quede pegada a los dedos y la podamos manipular sin que se nos adhiera a las manos, pero no os paséis de harina que si no, se queda el pan muy apretado. Para amasar, podemos espolvorearnos las manos con harina para que no se nos pegue la masa. Con la Thermomix, podríamos la función espiga durante 6 minutos sin temperatura. Una vez acabada, deberíamos de darle la vuelta al vaso y caer en un bloque, si no, pues ya sabéis, un poco más de harina.

Una vez tengamos la masa bien homogénea, le daremos forma de barra de pan, dependiendo del gusto de cada uno, podéis hacer una sola barra o varias, yo he hecho 4 y me han salido de 250 gr cada una, lo que viene siendo un pan de cuarto convencional.

La barra o barras de pan las dejaremos en una bandeja de horno, como a mi me gusta mucho hacer pan en casa, me compré esta en Amazon y va muy bien:

Ahora cubriremos totalmente la barra o barras de pan con trapos o una tela sin que toque el pan. Aquí tenéis que tirar de imaginación para cubrir la bandeja, yo he utilizado una bandeja para comer en el sofá y una sábana, pero el objetivo es el mismo, cubrir el pan sin que la tela lo toque. Lo dejaremos así durante 35-45 minutos dependiendo de la temperatura ambiente. SI la temperatura ambiente es inferior a 24 grados, un truco que me enseño mi madre es ponerle una bandeja de horno, previamente calentada a 80-100 grados debajo de la bandeja del pan y así, conseguimos que se cree un ambiente cálido en la cabaña improvisada que hemos hecho para que fermente el pan. Lo normal es que, al menos, duplique su tamaño y lo ideal es que triplique. Cuanto más suba el pan, más esponjoso estará.

Pasado este tiempo, le haremos unos cortes de medio centímetro de profundidad con un cuchillo muy afilado o una cuchilla, antes de cada corte mojaremos con agua el filo para que deslice más fácilmente por el pan. También podemos pulverizar el pan un par de veces con un vaporizador de agua y espolvorearlo con harina por encima para que quede más chulo. Ya es momento de meterlo en el horno, precalentado a 220 grados y con la función vapor o, simplemente, colocando un cacito con agua dentro para crear humedad durante la cocción.

El tiempo aproximado de cocción son 20 minutos, pero como a cada uno nos gusta el pan de una manera, podemos ir mirándolo por si con 15 minutos ya está a nuestro gusto.

Cuando elaboréis la receta en casa, si se os ocurre algún truco para mejorarla o hacerla más fácil, no dudéis en compartirlo con todos nosotros.

P.D. Hoy he recibido esta amasadora doméstica en casa, me ha costado menos de 30 euros, voy a ver si mañana hago una pizza y os cuento como va y que tal me ha salido.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Gastronomía

Las mejores pizzerías que debes probar en Valencia

Publicado

en

mejores pizzerías Valencia
Las mejores pizzerías que bebes probar en Valencia

Valencia, la encantadora ciudad española conocida por su arquitectura histórica, playas soleadas y vibrante vida nocturna, también alberga una escena culinaria diversa que ha ganado renombre en los últimos años. Entre sus tesoros gastronómicos, las pizzerías destacan como destinos irresistibles para los amantes de la cocina italiana. A continuación, te presentamos una selección de las mejores pizzerías en Valencia, donde la tradición italiana se fusiona con la pasión culinaria local.

1. Da Vinci Pizzeria: Arte en Cada Bocado

Ubicada en el corazón del casco antiguo de Valencia, Da Vinci Pizzeria se destaca por su enfoque artístico en cada pizza que sirve. Inspirados por el genio renacentista, los chefs de Da Vinci utilizan ingredientes frescos y auténticos métodos de cocción para crear obras maestras culinarias. Desde la clásica Margherita hasta opciones más creativas como la Pizza Quattro Formaggi con una mezcla de quesos exquisitos, Da Vinci deleita los paladares con sus creaciones únicas.

2. La Trattoria del Leone: Tradición y Sabor en Cada Rebanada

Con una atmósfera acogedora que te transporta directamente a una auténtica trattoria italiana, La Trattoria del Leone es conocida por su compromiso con la tradición y la calidad. Utilizando ingredientes importados directamente de Italia, esta pizzería ofrece una variedad de opciones que van desde las clásicas hasta las más modernas. No te pierdas la Pizza Diavola, con un toque picante que añade un emocionante giro a la experiencia gastronómica.

3. L’Osteria: Donde la Pizza se Convierte en una Experiencia

En L’Osteria, la pizza se convierte en una experiencia única. Esta cadena de pizzerías, con ubicaciones en toda Europa, ha conquistado los corazones de los valencianos con sus generosas porciones y masa fina y crujiente. La Pizza L’Osteria, con tomate, mozzarella, jamón, champiñones, y aceitunas, es una opción imperdible. Además, el ambiente relajado y amigable hace de L’Osteria el lugar perfecto para disfrutar de una comida italiana auténtica.

4. Il Capo Pizzeria: Donde la Pasión por la Pizza es Evidente

En el barrio de Ruzafa, se encuentra Il Capo Pizzeria, un rincón acogedor donde la pasión por la pizza es evidente en cada detalle. La masa, fermentada lentamente para obtener la textura perfecta, se combina con ingredientes frescos y de calidad. La Pizza Prosciutto e Funghi, con jamón y champiñones, es un ejemplo sublime de la dedicación de Il Capo a la autenticidad italiana.

5. La Romana: Gelato y Pizza, una Combinación Irresistible

En La Romana, la experiencia culinaria se eleva con la combinación irresistible de auténticas pizzas y gelato artesanal. Esta pizzería, originaria de Italia, se ha ganado la devoción de los valencianos con sus creaciones innovadoras y la posibilidad de terminar la comida con un delicioso postre helado. La Pizza Gorgonzola e Noci, con queso gorgonzola y nueces, es una opción única que no te puedes perder.

En conclusión, Valencia se erige como un paraíso para los amantes de la pizza, con sus diversas pizzerías que ofrecen desde las opciones más clásicas hasta las más creativas. Si te encuentras en esta encantadora ciudad, no dudes en explorar estas joyas gastronómicas y dejarte llevar por la magia de la cocina italiana en Valencia. ¡Buen provecho!

¿Cuáles son los secretos de una buena pizza?

La elaboración de una buena pizza es un arte que combina la calidad de los ingredientes, la técnica de preparación y la pasión por la cocina. Aquí te presento algunos secretos clave para lograr una pizza deliciosa:

  1. Masa de Calidad:La masa es la base de una buena pizza. Utiliza harina de alta calidad y asegúrate de permitir un tiempo de fermentación adecuado. Una masa fermentada lentamente desarrollará sabores más complejos y una textura ligera y aireada.
  2. Salsa Sabrosa:La salsa de tomate es esencial para aportar sabor a la pizza. Utiliza tomates de calidad, ya sea frescos o enlatados, y sazona la salsa con hierbas frescas como albahaca, orégano y ajo para darle un toque aromático.
  3. Queso de Calidad:Opta por quesos frescos y de calidad. La mozzarella es la elección clásica, pero también puedes experimentar con quesos como el parmesano, el pecorino o el gorgonzola para agregar complejidad de sabores.
  4. Preparación de Ingredientes:Utiliza ingredientes frescos y de temporada. Corta los vegetales finamente para que se cocinen uniformemente y distribuye los ingredientes de manera equitativa sobre la pizza para garantizar un equilibrio de sabores.
  5. Horno a la Temperatura Correcta:Un horno bien precalentado es esencial. La pizza se cocina mejor a altas temperaturas para lograr una masa crujiente y dorada. Muchos restaurantes de pizza utilizan hornos de piedra o ladrillos para obtener ese toque tradicional.
  6. Tiempo de Cocción Adecuado:Controla el tiempo de cocción para evitar que la pizza se queme o quede cruda. Las pizzas delgadas generalmente requieren menos tiempo en el horno que las pizzas más gruesas.
  7. Rotación de la Pizza:Gira la pizza durante el proceso de cocción para asegurarte de que se cocine de manera uniforme. Esto es especialmente importante si estás usando un horno doméstico que pueda tener variaciones de temperatura.
  8. Experimentación con Toppings:Si bien la pizza clásica es siempre una delicia, no tengas miedo de experimentar con diferentes combinaciones de ingredientes. Prueba nuevas mezclas de quesos, salsas y coberturas para descubrir tu combinación perfecta.
  9. Corte Correcto:Deja que la pizza repose unos minutos antes de cortarla. Esto permite que los ingredientes se asienten y evita que la salsa se escurra al cortarla.
  10. Pasión y Creatividad:La pasión por la cocina es un ingrediente secreto fundamental. Disfruta del proceso de preparación y ajusta la receta según tus preferencias personales. La pizza es un lienzo culinario en blanco, ¡así que diviértete experimentando!

Recuerda que cada pizza es única y que estos son solo algunos consejos generales. ¡La verdadera magia está en encontrar la combinación que más te guste!

Continuar leyendo