Síguenos

Almorzar en Valencia

Cómo hacer pan en casa rápido y fácil

Publicado

en

cOPcinero

Os paso una receta muy sencilla que me dio mi madre y que a su vez se la enseño mi abuela. Es una receta de pan casero muy fácil, ideal para hacer esas tardes de fin semana o vacaciones con nuestros hijos, y cuyo resultado final es muy profesional. No necesitamos maquinaria, aunque es verdad que si tenemos amasadora doméstica o Thermomix es todavía más fácil.

Yo la he hecho a mano porque no dispongo de estos pequeños electrodomésticos y, como veréis, no solo el aspecto, sino también el sabor (esto os lo cuento yo) es espectacular.

Ingredientes por orden de necesidad:

320 ml de agua tibia (37-40 grados centígrados)

20 mg de aceite de oliva virgen extra

20-25 gr de levadura fresca.

500 gr de Harina

15 gr de sal (3 cucharadas de café colmadas)

Receta:

Comenzaremos echando el agua tibia y el aceite en un recipiente, yo he utilizado una cazuela de barro para que luego sea más fácil de limpiar. Si previamente hemos tenido la cazuela con agua caliente durante unos minutos, mejor. Se trata de que la masa se mantenga templada durante todo el proceso para que luego suba más (se infle). Batimos los fluidos hasta que consigamos una mezcla homogénea. Si tenemos Thermomix, serían 2 minutos, velocidad 2 y 37ª C.

A continuación, añadimos la levadura, que podemos comprarla en cualquier panadería o, en monodosis en tiendas y supermercados. La levadura tiene que estar a temperatura ambiente, por lo que la habremos sacado de la nevera o congelador con la suficiente antelación para que no esté demasiado fría. Si tenemos Thermomix, mezclamos a velocidad 6 durante 15 segundos a 37ª C.

Como veréis en la foto, yo le he echado también 2 cucharadas de orégano, pero podemos añadir en este paso lo que queramos, sed creativos… hierbas aromáticas, media algarroba machacada, aceitunas negras, pipas peladas, mezcla de semillas….

Ahora añadimos la harina, yo he utilizado de trigo normal, pero si tenemos de fuerza, conseguiremos un pan aún más esponjoso. También podemos utilizar harina de espelta, integral… o incluso mezclar alguna de ellas a partes iguales con la harina de fuerza o normal. Siempre mantendremos la misma cantidad, 500 gr. Sobre la harina y antes de mezclarla, añadiremos la sal, procurando que no nos toque la levadura en esta primera fase. Lógicamente, cuando mezclemos se juntará con todo, pero es importante que la añadamos encima de la harina y sin esparcirla. Lo amasamos todo hasta que quede una textura homogénea. Podemos añadirle un poco más de harina si vemos que se queda muy pegajosa.

El punto ideal es justo después de que no se te quede pegada a los dedos y la podamos manipular sin que se nos adhiera a las manos, pero no os paséis de harina que si no, se queda el pan muy apretado. Para amasar, podemos espolvorearnos las manos con harina para que no se nos pegue la masa. Con la Thermomix, podríamos la función espiga durante 6 minutos sin temperatura. Una vez acabada, deberíamos de darle la vuelta al vaso y caer en un bloque, si no, pues ya sabéis, un poco más de harina.

Una vez tengamos la masa bien homogénea, le daremos forma de barra de pan, dependiendo del gusto de cada uno, podéis hacer una sola barra o varias, yo he hecho 4 y me han salido de 250 gr cada una, lo que viene siendo un pan de cuarto convencional.

La barra o barras de pan las dejaremos en una bandeja de horno, como a mi me gusta mucho hacer pan en casa, me compré esta en Amazon y va muy bien:

Ahora cubriremos totalmente la barra o barras de pan con trapos o una tela sin que toque el pan. Aquí tenéis que tirar de imaginación para cubrir la bandeja, yo he utilizado una bandeja para comer en el sofá y una sábana, pero el objetivo es el mismo, cubrir el pan sin que la tela lo toque. Lo dejaremos así durante 35-45 minutos dependiendo de la temperatura ambiente. SI la temperatura ambiente es inferior a 24 grados, un truco que me enseño mi madre es ponerle una bandeja de horno, previamente calentada a 80-100 grados debajo de la bandeja del pan y así, conseguimos que se cree un ambiente cálido en la cabaña improvisada que hemos hecho para que fermente el pan. Lo normal es que, al menos, duplique su tamaño y lo ideal es que triplique. Cuanto más suba el pan, más esponjoso estará.

Pasado este tiempo, le haremos unos cortes de medio centímetro de profundidad con un cuchillo muy afilado o una cuchilla, antes de cada corte mojaremos con agua el filo para que deslice más fácilmente por el pan. También podemos pulverizar el pan un par de veces con un vaporizador de agua y espolvorearlo con harina por encima para que quede más chulo. Ya es momento de meterlo en el horno, precalentado a 220 grados y con la función vapor o, simplemente, colocando un cacito con agua dentro para crear humedad durante la cocción.

El tiempo aproximado de cocción son 20 minutos, pero como a cada uno nos gusta el pan de una manera, podemos ir mirándolo por si con 15 minutos ya está a nuestro gusto.

Cuando elaboréis la receta en casa, si se os ocurre algún truco para mejorarla o hacerla más fácil, no dudéis en compartirlo con todos nosotros.

P.D. Hoy he recibido esta amasadora doméstica en casa, me ha costado menos de 30 euros, voy a ver si mañana hago una pizza y os cuento como va y que tal me ha salido.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Almorzar en Valencia

TRUCOS| Cómo hacer las mejores torrijas

Publicado

en

como hacer torrijas

Una buena rebanada de panleche azúcarhuevo para rebozar y aceite para freír… eso sin hablar de la miel o el almíbar. Añade trabajo y cariño, y el resultado son las famosas torrijas, un dulce típico español y habitual de la Semana Santa: su gran poder energético (más de 400 kcal por ración), unido a la sencillez de sus ingredientes, básicos, lo convierten en un alimento apropiado para los ayunos de la Cuaresma.

El pan, el secreto de las torrijas

El secreto de unas buenas torrijas está en elegir bien el pan. Tradicionalmente se elaboran con pan duro de varios días, pues es necesario conseguir combinar la suavidad del pan empapado en leche, con la firmeza necesaria para que las torrijas puedan rebozarse y freírse sin deshacerse. Si usamos el del día absorberá menos leche, tendrá menos sabor, y además, se romperá con más facilidad y será difícil de manejar.

Ahora la oferta de panes es muy variada, con cualquiera de ellos se pueden hacer torrijas, pero ¿cuál es el mejor para las torrijas? Salimos de dudas con una prueba práctica: pedimos a expertos cocineros que preparan torrijas con distintos panes, de forma que sean capaces de absorber la leche infusionada con canela, limón y azúcar, ablandándose pero permitiendo el proceso de fritura.

De la clásica barra a los panes especiales, quien quiera hacer torrijas, tiene donde elegir.

Pan de barra

Si optas por este pan, debe ser pan duro, del día anterior. Tiene que mantenerse bastante tiempo en la mezcla de leche para que empape bien y se ablande la corteza. Hay que sacar rebanadas grandes evitando la greña (el corte del pan) pues si no se abriría  y rompería con la leche.

Su precio ronda 1,80 euros/kg

Pan candeal

Este pan, de miga suave, muy compacta y con poca humedad , es muy adecuado para elaborar torrijas. Es también preferible que sea del día anterior. Su corteza es algo más dura, con lo que hay que tener la precaucación de asegurarnos que también queda suficientemente empapada.

Su precio es es de unos 3 euros/kg

Pan chapata 

Este pan, más aromático, tiene gran número de alveolos (agujeros), a veces de gran tamaño. Eso hace que le resulte muy difícil captar la humedad de la leche. Su corteza es dura. Todo eso contribuye a que no sea el más adecuado para las torrijas.

Cuesta unos 2 euros/kg.

Pan de molde

Esta es una solución rápida si no disponemos de otro tipo de pan. Su textura, muy blanda, hace que se rompan con facilidad. Requiere mucho cuidado. Es mejor utilizar una rebanada gruesa, que aguante mejor el empapamiento.

El coste de este pan es de 1,50 euros/kg

Pan de torrijas de panadería

Este pan especial es una barra de miga consistente y corteza blanda. Suelen llevar un alto contenido en gluten, grasas y azúcares. Sus marcas están pensadas para hacer las rebanadas de tamaño correcto. El resultado es bueno, facilitado por su particular composición y formato.

Su precio ronda los 2 euros/kg

Pan de torrijas industrial

Son los últimos del mercado, y ya hay distintas marcas comerciales. Se presentan en un envase a modo de pan de molde, a veces con las rebanadas ya cortadas. Presentan una miga muy compacta, una corteza muy blanda. Algunos están ya aromatizados con limón y canela. Hemos probado 3 marcas, y comprobamos que soportan muy bien el proceso de empapamiento y elaboración.

Estos panes salen a unos 2,20 euros/kg

¿Cuál elijo?

Descartando la chapata, poco adecuada para esta preparación, y el pan de molde fino, los demás panes salen airosos de nuestras pruebas: pueden ser usados para preparar las torrijas.

Por su facilidad para trabajar y sus buenos resultados, los panes especiales de torrija son la mejor alternativa, si bien su coste es ligeramente superior al precio de una barra de pan convencional.

Receta

Ingredientes: 1 barra de pan, 1 litro de leche cocida con cascara de naranja, limón canela y azúcar al gusto, huevos para rebozar, aceite y Azúcar.

Preparación: Corta con un cuchillo de sierra el pan, mejor en rodajas sesgadas de unos 2 centímetros de grosor, para que empapen bien. Cuece la leche y una vez atemperada (no fría) la ponemos sobre las torrijas. Deja que se embeban bien, como mínimo una hora.

Escurre bien y pasa después por huevo batido. Fríe las torrijas en una sartén con el aceite justo. Una vez fritas, ponlas en una fuente, y aderezalas a tu gusto: con azúcar y canela, con miel, con almíbar, con vino dulce, con mermelada, con nata montada, etc.

Una alternativa, “más ligera”, la podemos obtener modificando un poco los ingredientes y el proceso final (usando leche desnatada, horneando en vez de freir…). Y si quieres probar algo diferente, se pueden hacer torrijas con bizcochos, madalenas, panes de leche…

Vía: OCU

Continuar leyendo