Síguenos

PORTADA OFFICIALPRESS

EE.UU. dice que la población vacunada puede ir sin mascarilla en exteriores

Publicado

en

Washington, 27 abr (EFE).- Los Centros de Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC, en inglés) concluyeron este martes que la población del país que esté completamente vacunada puede ir sin mascarilla en espacios exteriores en muchos casos, excepto cuando haya grandes multitudes.

«Hay muchas situaciones en las que la gente completamente vacunada no necesita llevar mascarilla, particularmente si están al aire libre», dijo la directora de los CDC, Rochelle Walensky, en una rueda de prensa de la Casa Blanca.

El cambio en las directrices de los CDC, que no son obligatorias sino meras recomendaciones, llega en un momento en el que el 37 % de la población adulta del país está completamente vacunada y casi el 54 % ha recibido al menos una dosis.

La nueva recomendación se refiere a aquellos estadounidenses que ya han recibido todas las dosis necesarias de las vacunas contra la covid-19 y han esperado el tiempo suficiente para que hagan efecto, es decir, dos semanas después del último pinchazo.

A partir de entonces, los estadounidenses pueden prescindir de la mascarilla cuando estén caminando, corriendo o montando en bicicleta al aire libre, tanto si están solos como si van acompañados de las personas con las que convivan.

Los CDC no llegaron a recomendar que las personas vacunadas que estén caminando o haciendo ejercicio al aire libre con personas no convivientes se quiten también la mascarilla, sino que solo se refirieron a quienes viven juntos.

No obstante, la población completamente vacunada sí que puede dejar de llevar tapabocas si acude a pequeñas reuniones al aire libre o cenas en terrazas de restaurantes con amigos o familiares, tanto si estos han recibido todas las dosis como si no.

Donde sí se aconseja mantener puesta la mascarilla es en actos al aire libre en los que haya grandes multitudes, como conciertos, desfiles o partidos de deportes como el béisbol, indicaron los CDC.

Los estadounidenses completamente vacunados sí que deben seguir llevando tapabocas en espacios cerrados, como restaurantes y bares, museos, cines, peluquerías, gimnasios o iglesias; además de en el transporte público o en reuniones en interiores con gente que pueda no estar vacunada.

Sin embargo, ese tipo de reuniones en interiores, que siguen siendo peligrosas para personas no vacunadas, se consideran ya «seguras» para aquellos que ya hayan recibido sus dosis, siempre que lleven mascarilla, según los CDC.

Este cambio se debe en parte a la velocidad que ha tomado la campaña de vacunación en Estados Unidos, y también a los «crecientes datos que apuntan a que la mayoría de los contagios se están produciendo en interiores», explicó Walensky.

«Menos del 10 % de los contagios documentados en muchos estudios han ocurrido al aire libre», añadió la responsable de los CDC.

PORTADA OFFICIALPRESS

La OMS pide una moratoria en la tercera dosis para que no se amplíe la brecha entre ricos y pobres

Publicado

en

La Organización Mundial de la Salud ha pedido una moratoria hasta finales de septiembre en la administración de una tercera dosis de las vacunas contra la COVID para impedir que se amplíe aún más la brecha entre países ricos y pobres. 

El director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, ha explicado que «no podemos aceptar que los países que ya han utilizado la mayoría de los suministros de vacunas, utilicen todavía más, mientras que las poblaciones más vulnerables del mundo siguen sin protección».

Según los datos de la Organización, el 80% de las vacunas suministradas hasta ahora han ido a parar a los países ricos, que representan menos de la mitad de la población mundial. Europa ya ha vacunado a más de la mitad de su población y Estados Unidos está cerca del 70 %. En cambio en África sólo el 5% de los ciudadanos han recibido una dosis.

Ghebreyesus ha apuntado que los países ricos han inoculado prácticamente 100 dosis por cada 100 habitantes, mientras que la media en los países pobres apenas llega a 1,5 dosis por cada 100 personas.

En opinión de la doctora Elin Hoffmann Dahl, asesora médica de enfermedades infecciosas, es una manera «miope» de afrontar la pandemia y así será imposible detenerla, ya que «con la aparición de nuevas variantes, si seguimos dejando sin vacunar a la mayoría del mundo, seguro que necesitaremos vacunas ajustadas en el futuro».

El director general de la OMS ha especificado que la moratoria sería hasta finales del mes de septiembre, para así poder lograr que, al menos, el 10 % de la población de cada país esté completamente vacunada. Para ello, ha añadido Ghebreyesus, hace falta «la cooperación de todos, especialmente de las compañías y del puñado de países que controlan el suministro mundial de vacunas».

 

 

 

Continuar leyendo