Síguenos

Salud y Bienestar

ESTUDIO| Bebés de madres con covid pueden nacer antes y con bajo riesgo de infección

Publicado

en

Embarazadas con SARS-CoV-2 en el tercer trimestre no contagian al recién nacido

Redacción Ciencia, 29 abr (EFE).- Los recién nacidos con madres que dieron positivo a la covid-19 durante el embarazo o el parto tienen más posibilidades de nacer antes de término, aunque muy pocos estaban infectados por al SARS-Cov-2, según un estudio que publica la revista Jama, de la Asociación Médica Estadounidense, realizado en Suecia.

El estudio abarcó al 92 % de todos los neonatos -casi 90.000 nacimientos- en Suecia entre el 11 de marzo 2020 y el 31 de enero de 2021, lo que hace de él uno de los mayores en este campo hasta la fecha.

La investigación, que firma el Instituto Karolinska y la Agencia de Salud Pública de Suecia, mostró un nivel de morbilidad «ligeramente superior» en esos neonatos, incluido un mayor riesgo de trastornos respiratorios, que se debieron, «en gran medida, al mayor número de nacimientos prematuros en este grupo».

De todas maneras, no se pudo observar «ninguna correlación directa entre la infección materna y la infección respiratoria o la neumonía neonatal».

En el periodo estudiado, 2.323 bebés nacieron de madres positivas al SRAS-CoV-2, de los cuales alrededor de un tercio fueron sometidos a pruebas cerca o justo después del parto.

Solo 21 (0,9%) de los bebés de esas mujeres dieron positivo en las pruebas del virus en algún momento del periodo neonatal (los primeros 28 días), la mayoría sin mostrar ningún síntoma, aunque unos pocos fueron tratados por motivos distintos a la covid-19.

El estudio respalda la recomendación sueca de que los bebés nacidos de mujeres que han dado positivo en la prueba del SRAS-CoV-2 durante el embarazo o el parto no necesitan ser separados rutinariamente de sus madres al nacer, una medida de precaución que se adopta en muchos países «a pesar de la falta de pruebas que la respalden».

Separar a un recién nacido de su madre «es una intervención grave, con consecuencias negativas para la salud de la madre y del bebé, que deben sopesarse con los posibles beneficios», según Mikael Norman, del Instituto Karolinska y uno de los autores del estudio.

La investigación sugiere, según el pediatra, que madre y recién nacido pueden ser atendidos juntos y «que se puede recomendar la lactancia sin peligro para la salud del bebé».

Salud y Bienestar

Medir covid en agua será vital “si las cosas se tuercen” con nuevas variantes

Publicado

en

EFE/Kai Försterling

La medición de los niveles de SARS-CoV-2 en aguas residuales será una técnica “vital” para controlar la situación “si las cosas vuelven a torcerse” en la evolución de la pandemia y puede servir como un sistema de alerta temprana tanto para localizar casos aislados o brotes como para detectar nuevas variantes.

Así lo han concluido los redactores del estudio científico ‘Detección temprana de casos o brotes de infección por SARS-CoV-2 en residencias de mayores mediante seguimiento selectivo de aguas residuales’, publicado en la revista Clinical Microbiology and Infection, y que ha confirmado la eficacia de la técnica de muestreo y análisis de la presencia de covid en aguas residuales que ha puesto en marcha Global Omnium en colaboración con el CSIC y la Universitat de València.

El sistema permite esa detección temprana puesto que, si bien pasan una serie de días desde que una persona se infecta hasta que presenta algún síntoma que recomiende su aislamiento, durante ese lapso de tiempo la presencia del virus es detectable en las aguas residuales que genera esa persona, aunque no acabe desarrollando síntomas.

El estudio analiza un proyecto piloto realizado inicialmente en cinco residencias de la ciudad de Valencia, una técnica que en la actualidad monitoriza semanalmente la presencia de covid en las más de 400 residencias de personas mayores y dependientes de la Comunitat Valenciana, así como en las aguas residuales de los distritos de la capital.

Además, desde mayo de 2020, se está realizando en más de 100 ayuntamientos de toda España, donde se han recogido ya más de 25.000 muestras.

“Desde el inicio de la pandemia en abril de 2020, comenzamos a analizar el nivel de covid en aguas de los barrios de diferentes ciudades, pero entendimos que la información era más útil cuanto más íbamos aguas arriba», es decir cuanto más reducíamos el foco, «pasando de barrios a edificios”, ha explicado el responsable de Servicios de Global Omnium, Juan Francisco Maestre.

Ha añadido que, por ello, en octubre, se decidió centrar el análisis en las residencias y en diciembre se firmó un convenio de colaboración con la Generalitat para que la compañía se encargara de monitorizar los 400 centros residenciales semanalmente.

En este sentido, según el jefe de servicio de Microbiología del Departamento de Salud Clínico-Malvarrosa de Valencia, David Navarro, “el curso del virus en las aguas reproduce lo que pasa en las residencias a nivel epidemiológico», lo que «pone sobre alerta, permite ir a buscar a los contagiados y aislarlos para evitar brotes”.

Así, el proyecto piloto “se hizo en residencias porque la incidencia, incluso la incidencia silente, estaba siendo devastadora con población especialmente vulnerable”.

La técnica consiste en un análisis por PCR de una muestra de aguas residuales, como ha detallado el experto en Epidemiología en Global Omnium, Raimundo Seguí, quien ha explicado que, para que el método genere frutos “se tiene que haber comprobado si los residentes son autónomos y que la arqueta o la acometida no recoja aguas de ningún edificio cercano más”.

Posteriormente “se toma una muestra diaria en el centro, generalmente por la mañana, que es cuando los residentes se levantan y utilizan el baño, se analiza por PCR en el laboratorio y se obtiene el resultado en menos de ocho horas”.

“Es la técnica que, hasta la fecha, permite una respuesta más rápida con diferencia”, ha destacado Seguí, que ha repasado las ventajas de este método: “sirve para saber la tendencia de la curva o adelantarte, detecta casos asintomáticos que muchas veces no llegan ni a los centros de salud, y funciona como un sistema de alerta temprana especialmente útil en municipios pequeños sin apenas incidencia, además de permitir no malgastar recursos, que son limitados, y destinarlos allí donde son necesarios”.

Por su parte, la investigadora en el IATA-CSIC Gloria Sánchez ha manifestado que esta técnica “se ha demostrado como una buena herramienta complementaria a lo que se hace en clínica a la hora de prevenir el avance de la pandemia”.

En su opinión, “no solo es importante desde el punto de vista de la detección temprana, sino también en cuanto a la detección de las diferentes variantes”, ya que “en una única muestra de agua se pueden detectar las variantes que están circulando en ese momento”.

Los expertos han destacado el carácter pionero de esta iniciativa de medición de covid en aguas en la ciudad de Valencia y la Comunitat Valenciana.

Juan Francisco Maestre ha subrayado que Valencia fue la primera ciudad española en la que se dividió el territorio por barrios para ver cómo evolucionaba la pandemia, mientras que el epidemiólogo Raimundo Seguí ha recordado que el equipo está ultimando otro artículo científico con este trabajo por distritos, que ha tenido Valencia como “el lugar de España en el que más muestras se han recogido, con hasta 75 muestras a la semana”.

Para David Navarro, “de cara al futuro, mirar en las aguas nos dirá si las cosas empiezan a ir mal”, y así lo ha expresado también Maestre, quien ha resaltado la adaptabilidad de este tipo de análisis, que es susceptible de utilizarse en otros lugares, como centros de trabajo.

“El agua residual se va a convertir en el mecanismo para estudiar la salud de la población y, aunque siempre se ha utilizado para analizar los niveles de contaminación, ahora se utilizará como un indicador de salud pública”, ha indicado.

En esta línea, Seguí ha considerado que “la clave ahora es la detección de las variantes, porque cada una tiene sus particularidades”, y ha afirmado que este mismo análisis podría servir para “identificar y medir el consumo de medicamentos, las resistencias a los antibióticos, además de alertar sobre la propagación de otras enfermedades como el dengue, el VIH, la hepatitis o la gripe”.

Continuar leyendo