Síguenos

Salud y Bienestar

La importancia de la preservación para ser madre después de un cáncer de mama

Publicado

en

Valencia, 18 oct.- El cáncer de mama es el tumor más frecuente en las mujeres occidentales. Tan solo en España, cada año se diagnostican alrededor de 33.307 nuevos cánceres de mama. Susana, Irene y Estrella, tres mujeres afectadas por esta enfermedad que ganaron la batalla al cáncer, comparten su historia para dar fuerza y apoyo a las mujeres que hoy se encuentran en su misma situación.

Susana, una toledana de 42 años, ha podido hacer realidad su mayor deseo gracias al Programa gratuito “Ser Madre después del cáncer” que IVI puso en marcha en 2007. La mejor de las recompensas a una dura lucha por superar el cáncer de mama que truncó su vida hace 7 años.

“Cuando me diagnosticaron cáncer de mama, directamente pensé: Me muero. Me lo comunicó la radióloga de la Unidad de Mama de mi hospital. Y en el momento en que pronunció esas tres fatídicas palabras, me atravesaron como puñales. Cáncer de mama… En ese preciso instante dejé de escuchar. Ella seguía hablando, pero mi mundo se paró en seco. Estaban conmigo mis padres, mi hermana e incluso unas compañeras. Pero el tiempo se detuvo a mi alrededor y yo solo pensaba: Cáncer, me muero. Me invadió una sensación de mareo, lágrimas que caían de manera incontenible por mi cara, y el mismo pensamiento que me atormentaba”, explica Susana.

Y, como bien apunta metafóricamente, se bajó del tren y se centró en la frase de su radióloga: “Piensa que es un año malo, con tratamientos, pruebas y demás”. Susana solo tenía un objetivo: sobrevivir.

“Cáncer” sigue siendo una palabra que sentencia, pero que, a día de hoy, y gracias a la ciencia, no es esa losa que marca el final.

El caso de Susana estuvo rodeado de carambolas. A sus 36 años en el momento del diagnóstico, y sin hijos, tuvo que replantearse el rumbo de su vida y luchar, como ella bien dice, por ese comodín para poder ser madre en un futuro.

“Por suerte o por desgracia, tardé mucho más en encauzar el tema de la maternidad por la unidad que me trató. Radióloga, cirujano, cirujano plástico y oncólogo perfilaron los pasos a seguir para atajar cuanto antes mi cáncer. Pero la opción de ser madre en un futuro no se barajó en ningún momento. Y casi por casualidad, de repente, se me encendieron todas las alertas: ¿Y qué pasa si quiero ser madre? Soy yo, primera persona, mujer, y para mí era importante ser madre. Tuve la suerte de conocer a una persona que hizo sus prácticas de Biología en IVI, así que me habló de las opciones que ofrecíais para mujeres como yo, con una dura batalla por afrontar y una ilusión a la que me negaba a renunciar”, añade.

Es importante conocer las opciones para ser padre o madre después de un cáncer. La divulgación y concienciación al respecto, no solo en la unidad de ginecología, sino en todas las áreas involucradas en el diagnóstico y tratamiento del cáncer, ayudan a que los pacientes sean conscientes de que esto es una realidad, y no una posibilidad remota. Es posible ser madre después del cáncer.

“Yo tenía claro que quería preservar mis ovocitos, así que insistí a mi oncólogo y le dije que necesitaba hacerlo. Y que, si no podía darme el tiempo que necesitaba para vitrificar mis óvulos, que me dejara morir, pero que quería preservar. Quise luchar por ese comodín, por mi autonomía y libertad para decidir si quería ser madre, y la ciencia me brindaba la oportunidad de hacerlo. Debía aprovecharlo”, afirma.

Gracias a esto, y 7 años después, Susana es mamá reciente de un bebé de 4 meses llamado Manuel.

“Cuando se abre la veda y tu oncólogo te da vía libre es algo emocionante. Entras en IVI con otro color, lo vives todo intensamente, y cuando se materializa es magia. Instalaciones modernas, la mayor tecnología, punteros en muchísimas cosas, pero el trato humano es verdaderamente bueno, cercano, involucrado en cada momento del proceso. He sido una persona para ellos, no un número más como podía pensar de una empresa de esta envergadura. IVI me devolvió la ilusión al ver que hay un proyecto social que todo su equipo humano vive y comparte. Tiene un equipo de profesionales detrás que te cuidan con mimo; juegas con caballo ganador. Y el miedo está ahí, pero cuando ves la eco, ves cómo crece y cómo evoluciona, el miedo desaparece. La maternidad es una energía que trasciende, un poder que puede con y contra todo. Y cuando se materializa, se despierta por la mañana y te sonríe, y te mira como si estuviera viendo a Dios, te emocionas y todo tiene sentido. Algo por lo que has luchado tanto tiempo y que tienes justo entre tus brazos. El mayor regalo”, concluye.

Como Susana, Irene y Estrella, más de 800 mujeres han vitrificado sus ovocitos en IVI, tras su diagnóstico de cáncer de mama, dentro de su programa gratuito para pacientes oncológicos. Fruto de ello, ya son 29 los bebés nacidos después de que sus madres le ganaran la batalla a su enfermedad, a los que se sumarán los 7 que vienen en camino.

Irene y Estrella emocionadas, escuchan con cierto anhelo las palabras de Susana. Ellas aún esperan el alta para poder emprender su camino hacia la maternidad con la misma valentía con la que han superado su cáncer de mama. Para todas ellas, la esperanza futura de ser madres les ha llenado de fuerza para hacer frente al gran gigante llamado cáncer.

Miedo, preocupación, incertidumbre, dudas, cientos de dudas y el inmenso deseo de ser madres les unió con un único fin: aferrarse a la vida.

La ciencia avanza, y como bien apuntaba el padre de Estrella para buscar el lado positivo a la realidad de su hija: “Tienes que pensar que has tenido suerte. Y que si hubieras nacido hace 50 años, probablemente te hubieras muerto. Y si hubieras tenido esto hace 15, probablemente no hubieras podido ser madre”.

Y es que IVI hizo posible el nacimiento de los primeros niños del mundo provenientes de ovocitos vitrificados de pacientes con cáncer. Conocimiento y experiencia a disposición de iniciativas sociales como esta, que dan como resultado ilusiones hechas vida.

¿Puede la preservación de mi fertilidad empeorar mi cáncer?

Las pacientes diagnosticadas de cáncer que acuden a una consulta de reproducción asistida para informarse acerca de la preservación de ovocitos llegan asustadas, lógicamente. Les preocupan el tiempo y las complicaciones que se puedan generar. Pero lo cierto es que ni el tiempo ni las complicaciones son ahora un problema.

Datos publicados acerca del seguimiento de pacientes que se han estimulado para congelar ovocitos muestran los mismos resultados de supervivencia que las que no lo han hecho. La estimulación ovárica para obtener ovocitos a vitrificar no repercute en la evolución del cáncer, y más cuando en todo momento se colabora con el oncólogo para ajustar el proceso y la medicación y que no influya en el tratamiento posterior que vaya a recibir la paciente. El protocolo está perfectamente definido para cada caso.

La vitrificación de ovocitos es una ventana de oportunidad que las pacientes oncológicas pueden aprovechar para guardar un comodín futuro de ser madres.

Y, por último, surge la eterna duda: ¿Qué posibilidades tengo de que esto funcione?

Los resultados siempre van ligados a la edad a la que se congelan los ovocitos. Cuanto más joven es la paciente en el momento de la vitrificación, más posibilidades futuras tendrá de poder ser madre con sus propios ovocitos.

Fuerza, apoyo y empuje, hay esperanza después del cáncer

Susana, Irene y Estrella dedican unas palabras a las mujeres que, como ellas, atraviesan uno de los momentos más difíciles de sus vidas: su lucha contra el cáncer de mama:

“Sé fuerte, lucha, no estás sola. Sigue adelante porque tienes muchas posibilidades”.

“Nunca pierdas la sonrisa ni pienses que no lo vas a superar. No dejes de luchar, la vida te espera. Esto solo es un paréntesis y no debes renunciar a ningún plan futuro”.

“Hoy llóralo. Pero a partir de mañana normalízalo y hacia adelante. Es un año malo, pero se sale”.

Salud y Bienestar

Cerca del 70% de la población ha pasado covid en la Comunitat

Publicado

en

Cerca del 70% de la población ha pasado covid en la Comunidad Valenciana
En la imagen, personal sanitario atienden a un paciente covid en la Unidad de Cuidados Intensivos del Hospital La Fe de Valencia, en una imagen de archivo. EFE/ Juan Carlos Cárdenas

València, 5 oct (OFFICIAL PRESS/EFE).- Alrededor del 70 por ciento de los valencianos ha pasado la infección por SARS-CoV-2, según los datos preliminares del segundo estudio de seroprevalencia realizado en la Comunitat Valenciana, donde a consecuencia de las secuelas provocadas por la covid persistente han crecido hasta un 20 por ciento las primeras visitas en Atención Primaría.

Así se ha puesto de manifiesto durante las segundas Jornadas Científicas de la Plataforma Salud Global del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), que reúne en València a expertos para abordar aspectos clínicos y epidemiológicos de la covid-19.

ESTUDIO DE SEROPREVALENCIA

David Navarro, catedrático de Microbiología de la Universitat de València, investigador de INCLIVA y Jefe del Servicio de Microbiología del Hospital Clínico de València, ha indicado que a finales de estas semana tendrán los resultados definitivos del segundo estudio de seroprevalencia después de la «ola ómicron», ya que los análisis están aún en marcha y a día de hoy se ha analizado a cerca de 400 personas y quedan otras 600.

«No tengo la impresión de que pueda variar mucho la cosa. Veremos cómo se ajusta a los grupos de edad y sexo pero, en principio, aproximadamente el 70 % de la población valenciana, si no más, podría haber pasado la infección por SARS-CoV-2», ha afirmado Navarro, quien ha recordado que en un primer estudio realizado el pasado mes de abril, la cifra era del 50 %.

Preguntado por si podrían ser datos extrapolables al resto de España, el director científico del Programa Valenciano de Investigación sobre la Vacuna de covid-19 ha respondido que «hasta cierto punto, porque en el registro covid de 2020 había algunas diferencias entre autonomías en cuando a la incidencia de infección del SARS-CoV-2 y eso podría pasar ahora mismo, comunidades que tienen una prevalencia mayor que la nuestra».

A su juicio, siempre es una «buena noticia» que haya gente infectada o vacunada en este contexto concreto «porque pensamos que las personas vacunadas con infección previa o posterior a la vacunación tienen ventaja en cuanto a robustez y duración de inmunidad en relación con las personas simplemente vacunadas».

Según Navarro, «no quiere decir que las personas solo vacunadas que no hayan pasado la infección no tienen un nivel aceptable de protección, lo tienen pero lo que llamamos inmunidad híbrida, la conseguida después de la vacunación y la infección parece más robusta y duradera que la actividad solo por vía natural, a través de la infección, o solo por la vacunación».

También ha recordado que el estudio del mes de abril concluyó que hasta el 75 % de la población tenía respuestas detectables de inmunidad con células T de la memoria, cuya vinculación con la protección «es obvia» y ha subrayado que es «bueno que una gran parte de la población tenga inmunidad T contra el virus a efectos de protección frente a enfermedad grave».

SECUELAS DEL COVID

También ha participado en las jornadas Josep Redón, del Instituto de Investigación Sanitaria Incliva, del Hospital Clínico, quien junto al Bernardo Valdivieso, del Hospital La Fe, realizan una investigación sobre el covid persistente en la Comunitat Valenciana.

Según ha explicado a los periodistas, han analizado el impacto epidemiológico y de costes sanitarios y, aunque los datos no son aún definitivos, «es evidente que hay un impacto en un incremento de la carga hacia el sistema nacional de salud, porque aumentan el número de visitas de pacientes con más necesidad de ir a urgencias».

Respecto a los síntomas persistentes en personas que han pasado la covid-19, señala que son «muy variados» aunque han seleccionado los 40 que tenían un mayor número de pacientes como secuelas de la esfera neuropsiquiátrica, respiratoria, de infecciosos y, sobre todo, de la esfera músculo esquelética (cansancio, dolores, insomnio, dolores de cabeza…).

«Eso evidentemente existe, y es superior en personas que han pasado la covid que en aquellas que no lo han pasado y tienen las mismas características, porque hemos hecho una selección de controles muy exhaustiva», ha dicho para añadir que la muestra ha sido de un total de 140.000 personas, de las que 37.000 han pasado el covid.

Estas secuelas, explica, son más frecuentes en mujeres y en pacientes que han tenido que ser hospitalizados, y aunque los problemas músculo esqueléticos o neuropsiquiátricos afectan a personas de más edad, los jóvenes se ven más afectados por infecciones respiratorias.

Según Redón, a consecuencia de la pandemia, usan el sistema sanitario un diez por ciento más de pacientes que antes de ella, mientras que las primeras visitas a Atención Primaria han crecido hasta un 20 por ciento.

Continuar leyendo