Síguenos

Sucesos

La jueza del caso Alcàsser ordena el análisis de pelos y otras evidencias

Publicado

en

caso acasser

València, 21 oct (EFE).- La titular del Juzgado de Primera Instancia e Instrucción 6 de Alzira (Valencia), que investiga el caso conocido como crimen de Alcàsser, ha ordenado el análisis de pelos y otras evidencias del caso a petición de una de las acusaciones populares recientemente personadas en la causa por el secuestro y asesinato de tres niñas en noviembre de 1992.

Según han confirmado a EFE fuentes judiciales, se ordena la remisión de esas evidencias al Instituto Nacional de Toxicología para que se busquen restos de ADN.

Asimismo, se ha ordenado a la Guardia Civil una nueva inspección ocular de los vehículos de Miguel Ricart, condenado por estos hechos, y Antonio Anglés, también implicado y desaparecido desde entonces, por parte del Equipo Central de Inspecciones Oculares (ECIO) de la Guardia Civil

El secuestro y asesinato en noviembre de 1992 de Miriam, Toñi y Desirée, las tres vecinas de Alcàsser (Valencia) de entre 14 y 15 años violadas y torturadas hasta la muerte por el prófugo Antonio Anglés y su compinche Miguel Ricart -en libertad desde 2013-, mantuvo en vilo a España durante más de dos meses, hasta que aparecieron sus cadáveres.

Investigaciones posteriores han seguido la pista del posible paradero de Anglés, en caso de seguir vivo, o la confirmación de su muerte, que pudo haberse producido al arrojarse al mar desde un barco con rumbo a Dublín.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sucesos

Detienen a un empresario alicantino por obligar a un empleado a trabajar 7 días a la semana por 150 euros

Publicado

en

Detienen a un empresario alicantino por obligar a un empleado a trabajar 7 días/semana por 150 euros

Alcoy (Alicante), 30 nov (EFE).- Un empresario de 43 años de una mercantil de Alcoy ha sido detenido por, supuestamente, explotar laboralmente a sus trabajadores, a uno de los cuales con jornadas de siete días a la semana en horario de mañana y tarde a cambio de un salario de 150 euros.

Según la Policía Nacional, el empresario arrestado es de nacionalidad marroquí, se dedicaba al reciclado de ropa y tenía a la víctima en condiciones de semi-esclavitud y con la promesa de un contrato laboral.

El trabajador que ha denunciado esta situación, que carece de documentación legal en España, ha manifestado a los agentes que pernoctaba en un colchón en el suelo de la nave de un polígono industrial alcoyano junto a los sacos de ropa y comía lo que le traía otra empleada, que se hallaba en una situación laboral similar.

Tenía orden de no abrir a nadie bajo ninguna circunstancia y avisar al empresario si detectaban cualquier movimiento extraño de vehículos que pudiera suponer la presencia de la policía o de la inspección de trabajo.

Una vez que huyó y abandonó la nave, la víctima fue amenazada por el empresario, que estaba en posesión de su pasaporte, y quien le dijo que mandaría esta documentación a Marruecos y que sufriría las consecuencias.

El día que se inspeccionó la nave se localizó en el interior a dos trabajadores escondidos, un hombre de 28 años y una mujer de 42, ambos marroquíes y también en situación irregular.

Éstos realizaban una labor de selección y corte del textil reciclado sin ninguna medida de seguridad, carecían de ventilación ni medios de protección y cobraban sueldos mínimos sin contrato ni seguro alguno.

Se trata del segundo detenido por un delito contra los derechos de los trabajadores y trata de seres humanos en menos de dos meses en la localidad de Alcoy.

Continuar leyendo