Síguenos

PORTADA OFFICIAL PRESS

Las lluvias de la DANA llegan a Valencia y la Vega Baja se prepara para nuevas crecidas del río Segura

Publicado

en

VALÈNCIA, 13 Sep. (EUROPA PRESS) – Muchos de los municipios de la comarca de la Vega Baja están preparándose para posibles nuevas subidas del Segura, tanto por la posibilidad de que vuelva a llover como por los desembalses del pantano de Santomera (Murcia). En Benferri se ha instado a toda la población a acudir al Auditorio Municipal, mientras que en Almoradí, Benejúzar, Bigastro, Callosa de Segura, Catral, Daya Nueva, Daya Vieja y Dolores se ha obligado a desalojar algunas zonas.

Las lluvias torrenciales caídas en la capital de la comarca, Orihuela obligaron ayer por la mañana a clausurar los juzgados de la ciudad, después de que se registraran problemas de acceso y diversas incidencias como goteras, inundaciones, cortes de luz y de teléfono en las instalaciones. Asimismo, el ministro de Interior, Fernando Grande Marlaska, se ha desplazado a la zona.

En el caso de Benferri, el Ayuntamiento ha instado a toda la población a acudir al auditorio municipal. En toda la población se ha establecido un operativo de seguridad y desde el consistorio han pedido transmitir «tranquilidad y calma».

En Almoradí, la alcaldesa, María Gómez, ha pedido mediante un mensaje en vídeo que los vecinos se mantengan en la parte alta de las viviendas, y han pedido a los vecinos de la zona de la huerta que desalojen sus hogares. Se ha establecido un albergue provisional en un instituto de la localidad, y se ha activado una cuba de emergencia para dar servicio de agua a los vecinos que necesiten.

También en Benejúzar, municipio en el que todos los accesos están cortados, se ha reubicado a los vecinos de la zona del Ladrillar, y se ha recomendado a los habitantes que viven en la zona de Virgen del Pilar que desalojen los bajos de sus casas. En Bigastro, se han desalojado a los vecinos en las veredas de El Molino, Lo Serrano, Cornera, Colín, Tía Fondistera y otras aledañas.

Rafal también es un municipio en el que se han cortado todos los accesos, y se ha habilitado el patio del colegio infantil para que los vecinos puedan dejar sus coches. Asimismo, se ha pedido a los vecinos que no salgan de casa.

PABELLONES, COLEGIOS Y POLIDEPORTIVOS HABILITADOS COMO ALBERGUE
Ante la crecida, tanto el Ayuntamiento de Callosa de Segura como el Redován aconsejaban a los vecinos que permanecieran en las partes altas de ambos municipios, así como en el pabellón polideportivo habilitado en Callosa, o que se resguardaran en las plantas superiores si residen en la zona de huerta.

Por su parte, el consistorio de Granja de Rocamora ha informado de que el autditorio de Cox está disponible para acoger a las personas y ha pedido a quienes quieran colaborar y tengan camiones o cuatro por cuatro que se acerquen a este enclave. En Cox también se ha habilitado el instituto como refugio y se ha pedido a los ciudadanos que tengan vehículos 4×4 o camiones que presten ayuda.

Catral también ha pedido a sus vecinos de la zona de las huertas que desalojen sus casas y se dirijan al colegio público Azorín, donde se ha habilitado un albergue.

En Daya Nueva, el Ayuntamiento emplazaba a los vecinos a desalojar las viviendas ubicadas entre el polígono y la avenida Almoradí. Y en Daya Vieja, que los que residan en zonas rurales pongan sus coches a salvo en el aparcamiento de vuelta, además de facilitarles el transporte de vuelta.

En Dolores, el Ayuntamiento insta a la ciudadanía a abandonar las zonas rurales y dirigirse al albergue habilitado en la calle San Antonio, en el centro cultural y biblioteca municipal, ante el aumento de caudal por la rotura de un dique del Segura a la altura de Almoradí y el consiguiente incremento del riesgo de inundaciones. Recomienda el desalojo de las viviendas de una decena de partidas rurales.

Por su parte, los ayuntamiento de Rojales y Benijófar pedían a los vecinos que retiraran los vehículos aparcados en garajes y calles de la margen izquierda del río para ubicarlos en las calles más altas del casco urbano. En Formentera del Segura, también por la crecida del Segura, está habilitado el centro sociocultural para atender a cualquier vecino afectado.

Y en Guardamar del Segura, más cercana a la costa, el temporal ha obligado a abrir este viernes la pantalla de retención de sólidos flotantes en el cauce antiguo del río Segura, con la intención de facilitar el desagüe de acequias y azarbes. Las playas de la localidad permanecen cerradas durante este viernes.

El Ayuntamiento de Pilar de la Horadada ha pedido a los ciudadanos que quieran colaborar y tengan una bomba achique o grupo electrógeno que lo lleven al Almacén Municipal. Además, los vecinos de poblaciones cercanas a Los Montesinos tienen a su disposición las instalaciones del edificio consistorial para utilizarlas si han sido evacuadas a consecuencia de la crecida del río Segura.

Por otra parte, las intensas lluvias llegan también a la ciudad de València que se mantiene en alerta roja para las próximas horas.

Según AVAMET, en la ciudad de Valencia se han registrado durante este viernes 7,6 litros en total entre las dos trombas registradas a primera hora de la mañana y a mediodía. Hasta las 24 horas se mantiene la alerta roja en toda la provincia y aún el sábado se registrarán tormentas en Valencia.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PORTADA OFFICIAL PRESS

El toque manual de campanas español, patrimonio de la humanidad de la Unesco

Publicado

en

Rabat, 30 nov (EFE).- El toque manual de campanas español, una tradición extendida en el país y sostenida actualmente por grupos de voluntarios y vecinos, ha sido incluida este miércoles por la Unesco en su lista de patrimonio cultural inmaterial de la humanidad. El Comité del Patrimonio Inmaterial de la Unesco reunido en Rabat sumó esta práctica a su lista, un logro que el embajador de España ante este organismo, José Manuel Rodríguez Uribe, agradeció a las asociaciones de todo el territorio español que conservan esta tradición, algunos de cuyos miembros acudieron a la capital marroquí. "Representan -dijo el embajador- ese gran legado histórico que es el toque manual de campana, que han sabido mantenerlo en el tiempo, trasladarlo a los jóvenes. Es un ejemplo de memoria, de historia, de tradición y comunicación". Al escenario de la sala donde se reúne el comité subieron campaneros de Palencia, Albaida (Valencia), Utrera (Sevilla) y Zamora. Habló en primer lugar Javier García Fernández, en nombre de la asociación de protección del patrimonio Hispania Nostra, para recordar que desde 2017 lleva luchando por conseguir la protección de esta tradición. Acto seguido, Antonio Berenguer, coordinador de Campaners d'Albaida, afirmó que "el toque manual de campanas es un lenguaje rico y diverso con características propias de cada región, es un código sonoro que se ha transmitido en el tiempo de los campaneros jóvenes a los mayores". "Los toques manuales de campanas siempre comunican algún mensaje, son siempre inmediatos y objetivos" y hacen saber a los lugareños "el transcurrir del día, la alerta, la fiesta, la devoción, la pena, la despedida". "El sonido de las campanas es un lenguaje universal que une pueblos, países y continentes y a la vez marca una identidad propia", concluyó. Según el expediente de candidatura presentado por España, el toque manual de campanas ha persistido a lo largo de los siglos como parte de la identidad colectiva de sus comunidades y se usa para marcar acontecimientos de la vida diaria, así como fiestas, funerales, incendios o inundaciones. Las diferentes formas de las campanas y tipos de sonidos reflejan, según el escrito, la riqueza de la cultura española, contando actualmente con más de treinta tonos diferentes. "No hay pueblo o aldea en España que no tenga un campanario desde el que se toquen las campanas", dice la candidatura española. Actualmente, es una tradición que se apoya en asociaciones de campaneros voluntarios, aficionados que actúan de forma solitaria y en los sacristanes. "Es un lenguaje musical de comprensión universal, donde el campanero es fundamental para preservar la función de comunicación social de las campanas. La relación de entendimiento entre el campanero y la campana es imprescindible para salvaguardar esta práctica ancestral", dice la candidatura. El documento añade que personas de todas las edades, géneros, procedencias y niveles socioeconómicos se identifican con el sonido de las campanas, que están asociadas a las fiestas de más de 8.000 municipios españoles. "A lo largo de los siglos, el repique de campanas se ha utilizado como medio de expresión y comunicación, cumpliendo una serie de funciones sociales: transmisión de información, coordinación, determinación de un territorio determinado, protección y cohesión", dice el expediente. Los tonos de llamada, fácilmente comprensibles y reconocibles por las diferentes comunidades, sirven además para estructurar la vida cotidiana y para marcar eventos festivos e inusuales. Se trata, dice la candidatura, de "un rico repertorio en el ámbito religioso y civil para marcar diferentes momentos del día, alertar a la población en caso de incendio o inundación, anunciar funerales, decretos u otras noticias y acompañar eventos, celebraciones, actuaciones y otras circunstancias de la vida, especialmente en el plano profesional y litúrgico". España destaca en ella que el toque manual de campanas existe en muchas culturas alrededor del mundo, por ejemplo en América Latina, donde todavía está viva. Pero añade que en el contexto europeo la realidad es muy diferente de un país a otro y, si es casi inexistente en Alemania y Francia, está muy extendido en Italia. "En España, la diversidad y el florecimiento actual del toque tradicional de campanas gracias al esfuerzo de las comunidades campaneras es un referente para Europa, contribuyendo a la diversidad cultural que nos enriquece mutuamente a todos".
Un campanero participa en el toque de campanas del Miguelete, en València. EFE/Kai Försterling/Archivo

Rabat, 30 nov (EFE).- El toque manual de campanas español, una tradición extendida en el país y sostenida actualmente por grupos de voluntarios y vecinos, ha sido incluida este miércoles por la Unesco en su lista de patrimonio cultural inmaterial de la humanidad.

El Comité del Patrimonio Inmaterial de la Unesco reunido en Rabat sumó esta práctica a su lista, un logro que el embajador de España ante este organismo, José Manuel Rodríguez Uribe, agradeció a las asociaciones de todo el territorio español que conservan esta tradición, algunos de cuyos miembros acudieron a la capital marroquí.

«Representan -dijo el embajador- ese gran legado histórico que es el toque manual de campana, que han sabido mantenerlo en el tiempo, trasladarlo a los jóvenes. Es un ejemplo de memoria, de historia, de tradición y comunicación».

Al escenario de la sala donde se reúne el comité subieron campaneros de Palencia, Albaida (Valencia), Utrera (Sevilla) y Zamora. Habló en primer lugar Javier García Fernández, en nombre de la asociación de protección del patrimonio Hispania Nostra, para recordar que desde 2017 lleva luchando por conseguir la protección de esta tradición.

Acto seguido, Antonio Berenguer, coordinador de Campaners d’Albaida, afirmó que «el toque manual de campanas es un lenguaje rico y diverso con características propias de cada región, es un código sonoro que se ha transmitido en el tiempo de los campaneros jóvenes a los mayores».

«Los toques manuales de campanas siempre comunican algún mensaje, son siempre inmediatos y objetivos» y hacen saber a los lugareños «el transcurrir del día, la alerta, la fiesta, la devoción, la pena, la despedida».

«El sonido de las campanas es un lenguaje universal que une pueblos, países y continentes y a la vez marca una identidad propia», concluyó.

Según el expediente de candidatura presentado por España, el toque manual de campanas ha persistido a lo largo de los siglos como parte de la identidad colectiva de sus comunidades y se usa para marcar acontecimientos de la vida diaria, así como fiestas, funerales, incendios o inundaciones.

Las diferentes formas de las campanas y tipos de sonidos reflejan, según el escrito, la riqueza de la cultura española, contando actualmente con más de treinta tonos diferentes.

«No hay pueblo o aldea en España que no tenga un campanario desde el que se toquen las campanas», dice la candidatura española.

Actualmente, es una tradición que se apoya en asociaciones de campaneros voluntarios, aficionados que actúan de forma solitaria y en los sacristanes.

«Es un lenguaje musical de comprensión universal, donde el campanero es fundamental para preservar la función de comunicación social de las campanas. La relación de entendimiento entre el campanero y la campana es imprescindible para salvaguardar esta práctica ancestral», dice la candidatura.

El documento añade que personas de todas las edades, géneros, procedencias y niveles socioeconómicos se identifican con el sonido de las campanas, que están asociadas a las fiestas de más de 8.000 municipios españoles.

«A lo largo de los siglos, el repique de campanas se ha utilizado como medio de expresión y comunicación, cumpliendo una serie de funciones sociales: transmisión de información, coordinación, determinación de un territorio determinado, protección y cohesión», dice el expediente.

Los tonos de llamada, fácilmente comprensibles y reconocibles por las diferentes comunidades, sirven además para estructurar la vida cotidiana y para marcar eventos festivos e inusuales.

Se trata, dice la candidatura, de «un rico repertorio en el ámbito religioso y civil para marcar diferentes momentos del día, alertar a la población en caso de incendio o inundación, anunciar funerales, decretos u otras noticias y acompañar eventos, celebraciones, actuaciones y otras circunstancias de la vida, especialmente en el plano profesional y litúrgico».

España destaca en ella que el toque manual de campanas existe en muchas culturas alrededor del mundo, por ejemplo en América Latina, donde todavía está viva.

Pero añade que en el contexto europeo la realidad es muy diferente de un país a otro y, si es casi inexistente en Alemania y Francia, está muy extendido en Italia.

«En España, la diversidad y el florecimiento actual del toque tradicional de campanas gracias al esfuerzo de las comunidades campaneras es un referente para Europa, contribuyendo a la diversidad cultural que nos enriquece mutuamente a todos».

Continuar leyendo