Síguenos

PORTADA OFFICIALPRESS

Los invitados de la convención nacional del PP

Publicado

en

Madrid, 1 oct (EFE).- El PP ha planteado una convención nacional de «estilo americano», cinco jornadas con la sociedad civil y un cierre de dos días para hacer piña de partido en València, en un formato en el que algunos ponentes han generado polémica, por sus argumentaciones o su relación con la corrupción.

Es el caso del expresidente de Francia Nicolas Sarkozy, que llegó al cónclave de los populares con una condena de tres años de cárcel por corrupción y tráfico de influencias y que un día después de aleccionar al PP y respaldar a su líder, Pablo Casado, sumó otra condena de un año de prisión por financiación ilegal.

O del Nobel de Literatura Mario Vargas Llosa, que acusó a algunos latinoamericanos de haber votado «mal» y haberlo pagado «caro» y afirmar en Sevilla: «Lo importante de unas elecciones no es que haya libertad en esas elecciones sino votar bien».

Los populares están satisfechos de la marcha de la convención porque consideran que supone un impulso al liderazgo de Pablo Casado, al que han elogiado de forma inequívoca desde Sarkozy al portugués José Manuel Durao Barroso, el polaco Donald Tusk y los expresidentes del Gobierno José María Aznar y Mariano Rajoy, entre otros.

Sin embargo, la polémica generada por algunos de sus ponentes ha alimentado las críticas de sus adversarios. El ministro de Presidencia, Félix Bolaños, ha reprochado las palabras de Vargas Llosa por llevar «implícito» el «no reconocer el resultado electoral», origen, a su juicio, de muchas de las acusaciones de la oposición en España.

Votar es para Bolaños «un principio básico de la democracia». Y, en una entrevista con Radio Club Tenerife, ha agregado que en España durante muchos años una dictadura «lamentable» impidió votar «y ahora cuando vota todo el mundo acierta, porque es su decisión libre y su decisión legítima».

«Que a las derechas no les gusta la democracia es obvio… y es lógico. No les puede gustar. Ellos defienden los privilegios de una minoría acaudalada y la democracia es el gobierno de las mayorías. Pero pocas veces lo dicen tan clarito como Vargas Llosa en la convención del PP», ha señalado en Twitter el portavoz de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique.

La invitación a Sarkozy también suscitó reproches de los morados, que acusaron al PP de situarse «al margen de la legalidad» y se preguntaron -en un tuit de la secretaria de Organización de su partido, Lilith Vestrynge- si «habrá wifi en Soto del Real para seguir la convención del PP».

En el PP han restado importancia a las condenas de corrupción a Sarkozy, la que tenía antes del cónclave y la que sumó este jueves.

Argumentan que su invitación se cursó antes de la primera sentencia, que es apelable, y que si va es por su experiencia de gestión, aunque hay voces de la dirección que admiten que invitarle no ha sido uno de los movimientos más hábiles.

Respecto a Vargas Llosa, ninguno de los representantes del PP enmendó sus palabras en Sevilla y aplaudieron, y difundieron, el apoyo del Nobel de Literatura al PP, cuando dijo que dejaría de votar al partido liberal porque en España ya no existe, en alusión velada a Ciudadanos, y que votará al PP.

Los populares insisten en que su convención busca mostrar que son un partido de puerta ancha, que escucha lo que tengan que decir distintas voces, aunque no estén de acuerdo en todo.

Y en esa línea se enmarcan las palabras del fundador de Vox y ex del PP Alejo Vidal-Quadras, que dijo sentir «estupor» por la «ceguera» del PP ante el Estado autonómico, en el que ve el alimento del separatismo, al tiempo que afirmó echar de menos al que fue su partido.

Además, la directora de Inspiring Girls, Paula Gómez de la Bárcena, llamó la atención a los populares por una convención con menos mujeres que en el IBEX, según les dijo, aunque Casado defendió que el cónclave está organizado por una mujer, Edurne Uriarte, y justificó que en muchos casos invitan a organizaciones, o a personas, y estas están encabezadas por hombres.

María López

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PORTADA OFFICIALPRESS

España aprueba la vacunación de niños entre 5 y 11 años a partir del 15 de diciembre

Publicado

en

La Comunitat no retirará las mascarillas en los colegios 'de momento'

La campaña de vacunación de niños entre 5 y 11 años comenzará en España a partir del 15 de diciembre. La Comisión de Salud Pública, en la que están representados en Ministerio de Sanidad y las comunidades autónomas, ha aprobado la ampliación de la vacunación contra la covid-19 a los menores entre 5 y 11 años. Los primeros viales del lote previsto de 3,2 millones hasta enero llegan a España el día 13 diciembre y estarán disponibles en las comunidades para que puedan iniciar su administración el día 15.

La de los menores de 12 años era la única franja de edad para la que todavía no había comenzado la campaña de vacunación y es precisamente también la que mayor incidencia de casos acumula: 412 diagnósticos por 100.000 habitantes, casi el doble que la media de España (248) y más del triple que entre adolescentes (133) o mayores de 80 (125). Después de los niños, los siguientes grupos con más casos detectados son los de entre 30 y 50 años, lo que coincide con la edad de la mayoría de los padres de estos niños.

Según los datos disponibles de las países donde ya ha comenzado la vacunación de esta franja de edad muestran que no se están registrando efectos secundarios graves.

Desde Bruselas, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, había avanzado este martes que será cada comunidad autónoma la que establezca la «modalidad» para vacunar a los menores, sin decantarse por hacerlo en los colegios, en vacunódromos o en centros de salud. La opción de los centros educativos, al menos en las primeras semanas con la proximidad de las vacaciones, se antoja más complicada, aunque es la preferida por algunas autonomías, como Andalucía.

Los menores de 12 años son en este momento el grupo de edad que presenta mayor incidencia de contagios por coronavirus. La vacunación, aunque tiene como objetivo principal evitar la enfermedad grave y la muerte, ha mostrado eficacia también para reducir hasta cierto la transmisión del virus. La vacunación de los niños podría no sólo protegerles a ellos sino además ayudar a completar la inmunización de la población española para mitigar las olas de contagios.

Los ensayos realizados muestran que, con las variantes en circulación, la vacuna formulada por Pfizer, que contiene un tercio de la dosis que lleva para los adultos, reduce las probabilidades de que los pequeños contraigan la enfermedad en un 91%. Y minimiza las ya de por sí bajas posibilidades de hospitalizar, ingresar en UCI o morir a prácticamente cero.

 

 

Continuar leyendo