Síguenos

Valencia

Muere Vicente Luna, uno de los grandes maestros de la etapa dorada de las Fallas

Publicado

en

Muere Vicente Luna, uno de los grandes maestros de la etapa dorada de las Fallas

València, 9 oct (EFE).- Vicente Luna, uno de los grandes maestros de la etapa dorada de las Fallas, ganador en tres ocasiones del primer premio de la sección especial de València y autor de fallas emblemáticas en la actual plaza del Ayuntamiento, ha fallecido este sábado a los 96 años de edad, según fuentes familiares y del Gremio de Artistas Falleros.

Casado y padre de dos hijas, Pilar y María José, que son también artistas falleras, Vicente Luna fue uno de los integrantes de la denominada «generación de los escultores de oro», que integró a los cuatro mejores artistas de las décadas de los sesenta y setenta del siglo XX, junto a Salvador Debón, Juan Huerta y Julián Puche.

Además de recibir numerosos premios y reconocimiento del mundo fallero, su prestigio y brillante trayectoria le hizo acreedor de la Distinción de la Generalitat al Mérito Cultural en 2005.

Nacido en la calle de San Bult, en el barrio de la Xerea del ‘cap i casal’, Vicente Luna estudió Artes y Oficios Artísticos y en la década de los cuarenta empezó como aprendiz en los talleres de Carlos Tarazona y Vicente Hurtado, hasta que en 1951 inició su carrera en solitario como artista con la falla «Industria y comercio», en la demarcación de Juan Llorens-Calixto III.

Tras ganar el premio de sección tercera en 1954 con «De Pepe Hillo als pillos» (Nave-Bonaire, 1954), debutó en sección Especial en 1955 con una trilogía en la plaza del doctor Collado: «Bajonazo y tente tieso» (1955), «Paso a la región valenciana» (1956) y «La campaña del silencio» (1957).

Un nuevo primer premio, esta vez en 1959 en sección Primera con «Todo sea por la mujer» (Espartero-Gran Vía Ramón y Cajal), le permitió volver de nuevo a la máxima categoría de las fallas con tres primeros premios consecutivos: dos de ellos en la demarcación de Convento Jerusalén-Matemático Marzal con «Los torneos» (1961) y «La campanada» (1962), y el tercero en la plaza del Mercado Central con «Y va bola -la publicidad-» (1963).

En este último emplazamiento, además de otras fallas míticas como «Parotets i marotetes» (1969), «La marcha de la ciudad» (1970) y «España es diferente» (1972), Vicente Luna conquistó cuatro ‘ninots indultats’ (salvados del fuego por votación popular): «Pastor con borreguitos» (1963), «Una friega de barriga» (1964), «Con mala fortuna» (1965) y «Niña con cerdito» (1965).

Autor de unas 75 fallas a lo largo de 40 años de trayectoria artística, Vicente Luna escribió una de las páginas más brillantes de la historia de las fallas de València con doce monumentos emblemáticos en la actual plaza del Ayuntamiento, en aquella época denominadas sucesivamente plaza del Caudillo y plaza del País Valenciano.

Entre ellas figuraron «La Libertad» (1973), una reproducción de la estatua de la libertad neoyorquina en los años finales del franquismo; «La serpiente de mar» (1975), un impresionante reptil enroscado en varias vueltas y de cerca de cien metros de longitud; «Vanidades» (1976), con el henchido pavo de la fanfarronería; «La nueva torre de Babel» (1977), con la reproducción de la fachada de los leones del Congreso de los Diputados de Madrid como símbolo de las disputas políticas.

También creó «La polución» (1979), una de las primeras fallas dedicadas a los problemas medioambientales; «El juicio final» (1980), con una columna salomónica de cerca de 30 metros de altura, y «Concord… concordia» (1981), el avión supersónico que reivindicaba una convivencia pacífica entre los españoles tras la aprobación de la Constitución de 1978.

Fue además el autor de una falla plantada en junio de 1982 con motivo del Mundial de fútbol celebrado en España, una competición en la que València fue una de las sedes, con la selección española disputando sus partidos en el estadio Luis Casanova (hoy Mestalla). La falla tenía por lema «Atlante moderno», con un gigante dios griego sosteniendo sobre su cuello un enorme balón de reglamento en vez de la cúpula celeste.

Gran aficionado a los toros, Vicente Luna fue también el autor de los trofeos que, en la década de los ochenta, la Diputación de Valencia concedía en las ferias de Fallas y Julio. Además, en 1992 creó el premio al «trasteo más dominador» de la Feria de fallas.

Joan Castelló

Valencia

Acusación popular: «Sólo Antonio Anglés podría resolver las dudas del caso Alcàsser»

Publicado

en

Diego Costa
El abogado Diego Costa, en la Audiencia Provincial de Santa Cruz de Tenerife. EFE/Ramón de la Rocha
València, 28 nov (OFFICIAL PRESS- EFE).- La acusación popular que ejerce en el caso Alcàsser la Asociación para la Lucha contra el Crimen y la Prevención (Laxhsmi) defiende una “reapertura” del caso «con perspectiva analítica forense y criminológica» que no había en los 90 y pide buscar mejor a Antonio Anglés: “Hay interrogantes que sólo él podría resolver”.

En una entrevista con la Agencia EFE, el letrado de esta asociación, Diego Costa, explica que en la investigación del caso únicamente se hallaron evidencias documentales de la participación de Anglés en los crímenes, “ninguna prueba forense”.

Por ese motivo, ha pedido a la instructora -y ésta lo ha ordenado- el análisis de los vehículos de Miguel Ricart y Antonio Anglés, por si se pudiese hallar evidencias de la presencia de las menores asesinadas en ellos, así como de pelos hallados en los escenarios del crimen.

Pregunta.- ¿Quiénes conforman la asociación Laxshmi y cómo justifican su personación como acusación popular en el caso Alcàsser?

Respuesta.- Somos un grupo heterogéneo conformado por expertos forenses de toda España que colaboran de manera voluntaria y algunos abogados, conmigo al frente para los casos de mayor relevancia (el de Soledad Donoso en Córdoba, el triple asesinato de Piedra Hincada o el asesinato de Raimundo Toledo en Tenerife, entre otros), dada mi experiencia como penalista y estrecha colaboración con el criminólogo Félix Ríos (fundador de la asociación).

P.- ¿Qué cree que ha llevado a la Policía a solicitar permiso para usar el perfil de Anglés y poner en marcha una campaña de divulgación en la que pedirá el apoyo ciudadano?

R.- Seguramente lo hacen para intentar esclarecer todo lo posible el caso, ya que hay aún interrogantes que solo Anglés puede resolver, y llevar a quien tal vez sea el principal responsable ante la Justicia, para que responda por unos hechos tan reprobables.

P.- ¿Por qué ahora, casi tres décadas después de los crímenes?

R.- Pretendemos que se analice el caso con las técnicas forenses actuales. Apoyamos la necesidad de una reapertura en conciencia y con perspectiva analítica forense y criminológica que no existía en los años noventa.

P.- ¿Hubo fallos en el dispositivo de búsqueda de Anglés? ¿Qué se hizo mal o se pudo hacer mejor?

R.- Más que de fallos, hablaría de limitaciones técnicas y de los medios de la época en la que se realizó la investigación. También de la necesidad de esclarecer con celeridad el caso, que tal vez provocaron una cierta precipitación en la instrucción cuando se tuvo claro quiénes eran los autores y el móvil.

Quizá se tuvo la idea de estar ante un crimen simple en cuanto a su motivación y sobre todo en su autoría, y quizá hubo la sensación de que era innecesario profundizar en los aspectos forenses del caso, pero el tiempo ha demostrado que pudo ser un error.

P.- ¿Dónde se debería buscar a Antonio Anglés? La Policía informó recientemente al juzgado de que lo haría en Europa, en colaboración con la Interpol.

R.- Esto quedará a criterio del grupo de fugitivos de la Policía Nacional, pero creemos que se debe de extender a todos los países sospechosos de acoger a Anglés, como Argentina, Uruguay, Brasil o México, entre otros, y de hecho se han hecho algunas comprobaciones incluso en Estados Unidos (en referencia a la investigación, en 2009, del origen de unas llamadas telefónicas recibidas por la hermana de Anglés).

P.- ¿Cómo de consistente es la teoría de la muerte de Anglés en aguas de Irlanda frente a la de su posible supervivencia y huida todos estos años?

R.- Mientras no sea posible encontrar restos biológicos que apunten a la segura muerte de Anglés, entendemos que no debe descartarse ninguna hipótesis, incluida la de haber sobrevivido y que siga ocultándose a la acción de la justicia. No es intención de esta parte mantener abierta la investigación por razones mediáticas, sino para agotar toda posibilidad, por pequeña que sea, que lleve a localizarle, vivo o muerto.

El caso se cerraría así definitivamente, tanto para las familias como para una sociedad que quedó conmocionada por el atroz crimen cometido contra tres niñas que tenían toda una vida por delante. En caso de ser encontrado, deberá responder de los mismos hechos por los que fue juzgado el único condenado (Miguel Ricart).

P.- ¿Hay evidencias que conecten a Anglés con los crímenes?

R.- Por el momento, solo hay evidencias documentales (la multa y el parte médico a nombre del hermano que aparecieron en los escenarios), pero ninguna forense que lo inculpe. Sólo el testimonio de Ricart. Las evidencias forenses que hay son solo de su fuga (se encontró su esperma en un corral de Alborache (Valencia) donde se ocultó en su huida).

P.- En el caso de Marta del Castillo, un reciente documental apunta a nuevas pesquisas basadas en el posicionamiento de los móviles de los sospechosos. ¿En qué medida cree que el interés mediático mantiene vivo este caso?

R.- Es evidente que existe un interés mediático, pero desde la Asociación queremos y deseamos pensar que este interés responde a la necesidad de dar respuesta y sentido a unos hechos que solo pueden calificarse de inhumanos. De encontrar alguna explicación y sobre todo de que quienes lo cometieron, o participaron de alguna manera, respondan por ello.

P.- ¿Creen que Anglés sigue con vida?

R.– En estos años ha habido muchas diligencias policiales tendentes a verificar si sigue con vida y si mantiene contacto con alguien. El caso nuca ha estado parado para la Policía, pero ha habido repuntes en la investigación en determinados momentos.

Creo que todas las acusaciones trabajamos para evitar la prescripción de los hechos y que sea posible cerrar el caso con la condena de Anglés y de quienes hayan participado o ayudado en su huida. El último cálculo para la prescripción se fijó en 2029, pero todas las gestiones que se están practicando volverán a ampliar esa fecha.

Jordi Ferrer

Continuar leyendo