Síguenos

Valencia

Los argumentos por los que la paella ha sido declarada Bien de Interés Cultural Inmaterial

Publicado

en

paella bien cultural

València, 29 oct (EFE).- El pleno del Consell de este viernes ha acordado declarar la paella como Bien de Interés Cultural Inmaterial por su «capacidad de unir» y la «diversidad con la que se cocina», ha explicado la vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra.

Son muchas las versiones y modalidades que ofrece esta receta y por eso, en los últimos años, han surgido planes de actuación y entidades para su promoción y reconocimiento, expone el ejecutivo autonómico en un comunicado.

En la rueda de prensa posterior al pleno del Consell, Oltra ha justificado esta decisión en la «capacidad de unir que tiene la paella, de reunir alrededor de una mesa, normalmente los domingos, a familias, amigos, falleros, foguerers…, es un emblema».

Asimismo, ha bromeado al asegurar que «si entrásemos en lo material, en describir los ingredientes, nos hubiésemos metido en un vergel, ya que en el mismo seno del Consell ha habido diversidad de opiniones».

El decreto recoge la denominación principal de lo que es ‘paella valenciana’ así como la elaboración de esta receta, que cuenta con diversas variantes a lo largo del territorio valenciano.

Asimismo, se describe la forma de cultivo y recogida del arroz, las diferentes técnicas para elaborar la paella, así como el simbolismo que aporta este plato en las comidas familiares.

Sus orígenes se remontan en el año 220 a. C., y fue Alejandro Magno quién trajo el arroz a Europa. El arroz no fue sembrado en grandes cantidades en Valencia hasta la llegada de los árabes. En el siglo XVI se empieza a tener constancia del uso, el blanqueo y la limpieza de la cascarilla del arroz.

Ya en el siglo XVIII aparece en un manuscrito de recetas la primera cita referente a la paella o ‘arroz a la valenciana’, en el que se explicaban las técnicas para su elaboración y se remarcaba que el arroz tiene que quedar seco.

A comienzo del siglo XX, este plato típico se expande a grandes ciudades internacionales. De este modo, la paella consigue su cenit con el ‘boom’ turístico de los años sesenta en España con la llegada de turistas extranjeros para pasar las vacaciones a las costas españolas.

Además de la declaración como Bien de Interés Cultural, el decreto establece una serie de medidas de protección y salvaguardia del bien, que se concretarán en realizar tareas de identificación, descripción, estudio y documentación del bien, incorporar testigos disponibles con apoyos materiales que garanticen su protección y preservación o velar por el normal desarrollo así como por la transmisión a generaciones futuras.

Sucesos

Convocan un minuto de silencio este jueves en memoria de Cristina, asesinada por su pareja en Valencia

Publicado

en

Conmoción en el mundo fallero por el asesinato de la chica de 30 años asesinada por su pareja

El crimen de la joven Cristina Blanch el pasado fin de semana en la calle Conde Altea ha provocado una indignación absoluta en la sociedad valenciana. La falla Maestro Gozalbo-Conde de Altea, comisión a la que pertenecía la chica ha anunciado a través de las redes sociales que a petición de la familia de la víctima «este jueves 9 a las 12:00 guardaremos 1 minuto de silencio en nombre de Cristina en la Plaza del Ayuntamiento de Valencia. Pedimos a todos los valencianos que se unan a nosotros por ella y por todas las mujeres. Que se haga justicia. En honor a Cristina os pedimos que llevéis todos una rosa blanca. Que este silencio sea el mayor ruido, por Cris, por todas»

La comisión ha pedido a los usuarios que difundan «este mensaje, que llegue a toda valencia, que la sociedad valenciana se levante y condene lo ocurrido para que no vuelva a pasar» y también hacen hincapié en que «es un minuto para honrar a Cristina y respetar a la familia, no es una manifestación, es una muestra de unión«.

El pasado fin de semana agentes de la Policía Nacional hallaron el cuerpo sin vida de la mujer en una vivienda de la calle Conde de Altea, en el barrio de l’Eixample de València, y detuvieron a su pareja sentimental, un hombre de 35 años de edad.

El juzgado de guardia de Violencia sobre la Mujer de Valencia se hizo cargo de la instrucción del caso, y según fuentes policiales no había constancia de denuncias previas por malos tratos.

La joven, Cristina, de 30 años e hija de un empresario de la comunicación fallecido en 2012 en un accidente de tráfico, trabajaba en la empresa Ad Infinitum, dedicada a la adquisición, explotación y enajenación de fincas rústicas y urbanas, así como a la adquisición y venta de titulares de valores de renta fija y variable. La joven contaba con un currículum brillante, hablaba tres idiomas y era una mujer de éxito profesional.

Continuar leyendo