Síguenos

Sucesos

35 años de cárcel para el profesor que abusó de ocho niñas en Valencia

Publicado

en

profesor Gandia agresión sexual alumna menor de edad
PIXABAY

Madrid, 9 feb (OFFICIAL PRESS-EFE).- El Tribunal Supremo ha confirmado la condena a 35 años de prisión a un profesor de una academia de Valencia por abusar sexualmente de ocho menores durante las clases.

El tribunal no aplica la ley del solo sí es sí a este caso concreto de delitos de abusos sexuales al considerar que la nueva regulación resulta más perjudicial para el condenado.

La sentencia considera probado que el profesor realizó tocamientos a las alumnas, que tenían entre 13 y 16 años, sin el consentimiento de estas y sin que mediase violencia o intimidación, cuando se acercaban a aclarar alguna duda relacionada con los deberes que tenían que hacer o con los que él les ponía como refuerzo.

La Sala de lo Penal desestima así el recurso del condenado contra la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana que, al igual que la Audiencia de Valencia, le condenó por seis delitos continuados de abuso sexual a menor de 16 años, con la agravante de prevalimiento, y de dos delitos de la misma modalidad a mayores de edad.

La Audiencia de Valencia determinó la pena de prisión en los mínimos legales. Cinco años para los seis delitos de abusos sexuales a menor de 16 años, y 2 años y seis meses de prisión para los otros dos delitos sobre las alumnas mayores tras aplicar la continuidad delictiva apreciada.

Ahora el Supremo constata que los hechos declarados probados, en lo que a las menores de 16 años se refiere, encajan en una penalidad que oscila entre los 4 y 6 años de prisión, pero también precisa que, aplicada la continuidad delictiva, la pena mínima con la ley del solo sí es sí sería de 7 años y 6 meses de prisión, por lo que mantiene la anterior regulación, más beneficiosa en este caso.

En cuanto a los delitos a mayores de edad, la pena con la actual regulación del solo sí es sí coincide con la impuesta al condenado.

La Sala rechaza todos los motivos del recurso dejando claro que «la asimetría entre acusado y las víctimas es clara, no solo por la diferencia de edad sino por una superioridad basada en el respeto hacia quien actúa como su profesor, lo que nos coloca extramuros de un consentimiento válido».

«Y a partir de ahí resulta un aprovechamiento de circunstancias que facilitan la ejecución de los abusos. Los tocamientos se producen, precisamente, durante las clases, en el propio aula y aprovechando las explicaciones que el acusado, como profesor, da a sus alumnas», añade la sentencia.

Para el Supremo es «precisamente su estatus de profesor el que le permite acercarse por detrás y, con la excusa de la duda de la alumna o el pretexto de retirarle el móvil, realizar los tocamientos. Comportamientos ante los que las jóvenes, según un patrón normalizado de comportamiento, carecieron de capacidad de reacción».

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sucesos

Tragedia en El Perelló: Hombre fallece desangrado tras incidente con puerta de vidrio

Publicado

en

Muerte desangrado El Perelló

Este lunes, en El Perelló (Tarragona), se ha registrado un trágico incidente que ha conmocionado a la comunidad. Un hombre perdió la vida desangrado después de impactar con su puño una puerta de vidrio, lo que le causó graves heridas que provocaron una hemorragia incontrolable, a pesar de los esfuerzos de los servicios de emergencia.

Según informaron fuentes policiales, el incidente ocurrió alrededor de las 12:00 horas, aparentemente como resultado de una discusión. El hombre golpeó repetidamente la puerta de vidrio hasta romperla, lo que resultó en graves cortes en su brazo y una hemorragia fatal.

A pesar de la rápida respuesta de varias unidades del Sistema de Emergencias Médicas (SEM) y un helicóptero medicalizado, los esfuerzos de los sanitarios fueron en vano para salvar la vida del hombre.

Los Mossos d’Esquadra han iniciado una investigación para esclarecer los detalles de este triste suceso.

 

 

Así se frena una hemorragia en caso de accidente

Las hemorragias representan la mayor proporción de muertes por traumatismos en el ámbito extrahospitalario. Una rápida y adecuada intervención podría suponer una menor pérdida de sangre en el paciente, lo cual se traduciría en un mejor pronóstico del mismo. Esto es lo que se debe hacer:

 

PRESIONAR

En caso de emergencia, lo más importante es presionar la herida sangrante. Para ello, deberemos localizar cualquier trapo limpio o incluso una camiseta para colocar sobre la fuente de sangrado. Si no encontramos o no tenemos a mano nada absorbente, entonces se pueden emplear los dedos o manos (idealmente desinfectadas). Lo importante es ejercer presión para reducir el flujo de sangre.

 

Si hay algún objeto en la herida, lo indicado es no quitarlo ni moverlo, pues podría estar ayudando a reducir el sangrado. En ese caso hay que aplicar presión a los dos lados del objeto y dejar que los sanitarios se encarguen de él cuando lleguen.

ELEVAR

El segundo paso tras ejercer presión es elevar el miembro herido para reducir el flujo sanguíneo. Lo que se pretende con este paso es utilizar a la gravedad como un aliado, colocando a la herida en una posición más alta que el corazón de la persona a la que se está tratando.

VENDAR

Para mantener la presión, lo más fácil es hacerlo con la ayuda de una venda. Pero hay que tener cuidado de no interferir demasiado con la superficie de la herida, donde ya podría estar formándose un coágulo.

Para vendar hay que enrollar firmemente un trozo de tela alrededor de la herida hasta que se detenga el sangrado. Pero hay que tener cuidado y no apretar excesivamente la venda. Lo idea es que sea posible introducir un dedo entre el vendaje y la herida.

EN CASO DE MAREO…

La pérdida de sangre también puede ocasionar que los afectados comiencen a sentirse mareados o incluso lleguen a desmayarse. También pueden empezar a palidecer, a producir sudoración excesiva o a presentar un tono azulado en los labios. Asimismo, la respiración también puede verse facetada y acelerarse.

Si algo de esto ocurre hay que tratar de levantar al herido las piernas para ayudar a que la sangre fluya con más facilidad hacia el corazón y la cabeza. Y también intentar mantenerlos calientes.

Puedes seguir toda la actualidad visitando Official Press o en nuestras redes sociales: Facebook, Twitter o Instagram.

Continuar leyendo