Síguenos

PORTADA OFFICIALPRESS

Salen a la luz los nombres del comité de expertos COVID del Gobierno

Publicado

en

Madrid, 29 dic (EFE).- El Ministerio de Sanidad ha facilitado la identidad de los expertos que elaboraron los informes de la desescalada y que se corresponden con los 14 trabajadores del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias (CCAES) que dirige Fernando Simón y un epidemiólogo externo.

Sanidad ha respondido así a la petición que en este sentido le formuló maldita.es el 7 de mayo, un día después de que Simón aludiera en una comparecencia a este grupo de expertos de los que se negó a dar sus nombres para evitar que sufrieran «presiones» y pudieran «trabajar en libertad».

Los nombres proporcionados por Sanidad son, además del propio Simón, María José Sierra, Berta Suárez, Pello Latasa, Carmen Varela, Pilar Soler, Elena Vanessa Martínez, Lucía García, Oscar Pérez, Susana Monge, Carmen Olmedo, Silvia Rivera, María C. Vázquez, Paloma González y Javier Segura.

Solo el último no pertenece al CCAES; Segura, según consta en el documento, es epidemiólogo y salubrista y ha ejercido diversos puestos de responsabilidad relacionados con la salud pública en el Ayuntamiento y Comunidad de Madrid y actualmente es vicepresidente de la Asociación Madrileña de Salud Pública.

No obstante, en su respuesta, el departamento que dirige Salvador Illa especifica que en la elaboración de los informes, que se hicieron de manera coordinada con las comunidades, participaron tanto los técnicos del Ministerio como de las consejerías de Sanidad.

Por ello, solo facilita la identidad de «los técnicos adscritos en las unidades responsables del Ministerio de Sanidad». «Respecto de los profesionales de las comunidades autónomas que participaron en el proceso (…), debe solicitarse a las respectivas comunidades autónomas», explica.

También ofrece los nombres que asesoraron al ministro y al presidente del Gobierno sobre el nuevo coronavirus y que entonces se llamó «Comité Científico Técnico Covid-19», una denominación «meramente nominativa o identificativa, sin que se puedan inferir consecuencias jurídicas de la misma».

En este caso son Fernando Simón, Antoni Trilla (jefe del Servicio de Medicina Preventiva y Epidemiología del Hospital Clinic de Barcelona); Hermelinda Vanaclocha (subdirectora general de Epidemiología de la Comunidad Valenciana) y María Teresa Moreno-Casbas (directora de la Unidad de Investigación en Cuidados y Servicios de Salud del Instituto Carlos III).

También Agustín Portela, responsable del Laboratorio Oficial de Control de Medicamentos de Productos Biológicos de la AEMPS; Inmaculada Casas, viróloga del Centro Nacional de Microbiología; y Miguel Hernán, profesor de Bioestadística y Epidemiología de la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard.

«Posteriormente, se incorporaron» José Antonio Pérez, especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Ramón y Cajal, y Domingo Casal, director del programa VIH/sida en el Hospital de la Santa Creu i San Pau.

Ninguna de ellos, asegura Sanidad, fue retribuido por su participación, «no efectuaron declaración de intereses alguna al no tener capacidad decisoria ni elaboraron dictámenes o documentos».

PORTADA OFFICIALPRESS

El Cuco y su madre admiten que mintieron en el juicio por el asesinato de Marta del Castillo

Publicado

en

el cuco marta del castillo

Giro inesperado en el caso de Marta del Castillo. Francisco Javier García Marín, conocido como el Cuco, y su madre, Rosalía García Marín, han reconocido ante la jueza que mintieron durante el proceso celebrado en el año 2011 por el asesinato de la joven sevillana. Cabe recordar que en el juicio en el que Miguel Carcaño fue condenado a 20 años de prisión por el crimen.

El Ministerio Público pide para ellos ocho meses de cárcel y multas de 1.500 euros para cada uno, mientras que la familia de Marta reclama dos años de prisión y multas de 1.800 euros.

El Cuco y su madre mienten

El Cuco y su madre han admitido en sus declaraciones los hechos contenidos en los escritos de acusación, lo que significa que no dijeron la verdad en el proceso celebrado en 2011.

En 13 años, por primera vez Francisco Javier García Marín ha reconocido que sí estuvo en el piso de la calle León XIII donde se cometió el asesinato, en contra de la versión que siempre ha mantenido: que la tarde noche del 24 de enero de 2009, cuando se cometió el asesinato, no estuvo en el mencionado piso; que ese día había estado con unos amigos; que sobre las 23.30 horas de ese día 24 se encontró en las inmediaciones de su casa con el que entonces era la pareja de su madre, Ángel Manuel R.C., que «había ido a tirar la basura»; y que después subió a su domicilio y no volvió a salir.

Rosalía, la madre del Cuco, declaró en 2011 que ese día salió con su pareja a tomar una copa, que fueron al bar La Portada, que ambos volvieron a su domicilio sobre las 1.30 o 2.00 de la madrugada ya del día 25 y que, una vez allí, «entró en el dormitorio de su hijo, lo vio acostado y le dio un beso». Ahora, en su declaración de esta mañana, Rosalía también ha reconocido que mintió.

Solo han admitido esto de la parte del delito del que se les acusa. Ni el Cuco ni su madre han respondido a más preguntas del tribunal.

La jueza ha desestimado el resto de las pruebas testificales, entre ellas, la declaración de Miguel Carcaño, que estaba prevista para el próximo martes 31.

Se mantiene eso sí la declaración de los padres de Marta, Antonio del Castillo y Eva Casanueva, para determinar el posible daño moral a su familia.

Decenas de personas se han concentrado a las puertas del juzgado esta mañana, sobre todo vecinos de la familia de Marta que han querido arroparlos ante la celebración del nuevo proceso judicial.

Rosalía y el Cuco han llegado al juzgado recibidos por los gritos de las personas concentradas, que han clamado pidiendo «Justicia para Marta».

En la actualidad el Cuco tiene 29 años y ha llegado completamente cubierto para evitar ser reconocido, con una amplia sudadera, la capucha puesta, un pasamontañas, gafas de sol y hasta unos guantes, que podrían haberle servido para ocultar alguna marca o tatuaje.

Por su parte la madre tan solo llevaba unas gafas de sol, mascarilla y un pañuelo en la cabeza, que apenas le cubría.

Ya en la sala se ha podido ver al Cuco descubierto, llevando tan solo una mascarilla, y con el pelo corto, una imagen diferente a la melena que lucía en 2011 cuando se celebró el juicio por el asesinato de Marta.

 

Continuar leyendo