Síguenos

PORTADA OFFICIALPRESS

Sánchez prevé levantar el estado de alarma sin la alternativa que le exige la oposición

Publicado

en

Madrid, 14 abr (EFE).- El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, ha ratificado este miércoles ante el pleno del Congreso su intención de poner fin el próximo 9 de mayo al estado de alarma decretado ante la pandemia de coronavirus y sin necesidad de aprobar un plan alternativo como le ha exigido la oposición.

Esa negativa ha provocado un cruce de reproches, principalmente entre Sánchez y Pablo Casado, durante el debate sobre el estado de alarma y el Plan de Recuperación y en el que el líder del PP ha acusado al jefe del Ejecutivo de actuar con chulería y de gobernar como Napoleón.

A unos días de enviar ese Plan de Recuperación a Bruselas, Sánchez ha expuesto ante el pleno sus ejes y ha asegurado que va a ser «un gran motor» para España y el proyecto más ambicioso de transformación económica de toda la historia del país.

En ese contexto, ha aprovechado para anunciar la ampliación en tres meses de las políticas de moratoria de alquiler y suspensión de desahucios para colectivos vulnerables.

La oposición, con Casado a la cabeza, le han recriminado que no les haya tenido en cuenta para este plan, pero las críticas han ido escalando ante la gestión de la pandemia y la previsión del Gobierno de no prorrogar el estado de alarma más allá del 9 de mayo.

Eso es lo que pretende Sánchez siempre que la situación epidemiológica lo permita, y, por eso, ha pedido seguir resistiendo un poco más.

A partir de esa fecha ha advertido de que el éxito contra la pandemia dependerá de la unidad de todos, de la eficacia de la coordinación y de la responsabilidad individual.

Ante ese escenario, Casado ha anunciado que el PP volverá a registrar una iniciativa para modificar la ley de salud pública con el fin de que sirva de amparo a la situación posterior al 9 de mayo, al tiempo que ha acusado al jefe del Gobierno de no legislar porque prefiere gobernar como Napoleón, por decreto.

«¿A usted no se le cae la cara de vergüenza, señor Sánchez? ¿Cómo tiene la desfachatez de venir aquí con esa arrogancia? ¿Usted quién se cree que es?», le ha espetado además de acusarle de «gafe» y, en medio de la precampaña para las elecciones en la Comunidad de Madrid, de engañar a los madrileños.

Pero le ha invitado a seguir atacando a la candidata del PP, Isabel Díaz Ayuso, porque cree que, así, ella tiene la mayoría absoluta asegurada.

Sánchez no prevé apoyar la reforma legislativa que propone Casado ni ningún plan alternativo al fin del estado de alarma como le han pedido otros partidos como PNV, Ciudadanos, Más País, Compromís o BNG.

En respuesta al diputado del PdeCat, Ferran Bel, ha subrayado que la alternativa es la vacunación (está seguro de cumplir la previsión de que el 70 por ciento de los españoles estén inmunizados a finales de verano) y la cogobernanza.

Por tanto, cree que las comunidades cuentan con herramientas y garantías suficientes para afrontar el nuevo escenario.

Tras dejar clara su intención, ha respondido a Casado considerando que es un «patriota de sí mismo y con las ideas de Vox», le ha reprochado su tono «gritón, faltón, impaciente e inquieto» con el que «busca bronca» en el Congreso y creerse que está en la tribuna como en una barra de bar.

«No sé quién me he creído (que soy) pero no soy menos que usted», ha replicado al líder del PP, al que ha dicho que quizás esté inquieto porque no le dejan entrar en la campaña electoral de Madrid.

Muy crítico con Sánchez ha sido también el líder de Vox, Santiago Abascal, quien ha exhibido un adoquín para simbolizar la violencia que sufren sus simpatizantes y asegurar que no responderán de la misma manera para evitar el enfrentamiento civil.

Abascal se ha mostrado partidario del fin del estado de alarma pero ha acusado al Ejecutivo de ser «el Gobierno de la muerte y de la ruina».

Sánchez ha contraatacado asegurando que Vox ha alentado al Ejército para dar un golpe de Estado, pero ha felicitado a Abascal por haber logrado su mejor creación con «el potaje del señor Casado: un poquito de allí, un poquito de allá y algo de Toni Cantó, que siempre tiene que estar en todas las salsas».

Un socio del Gobierno como el PNV, por boca de su portavoz, Aitor Esteban, le ha advertido de que es una temeridad poner fin el 9 de mayo al estado de alarma, y la líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas (a la que Sánchez ha avisado de que aparenta que padece el «síndrome de Estocolomo» con el PP), le ha instado igualmente a aclarar su alternativa para el día después.

Pablo Echenique, portavoz de Unidas Podemos, ha defendido los planes de Sánchez y ha augurado que los socios del Ejecutivo, tras «impedir que los reaccionarios sigan vampirizando Madrid» tras el 4 de mayo, volverán a ponerse de acuerdo para seguir gobernando pese a sus diferencias.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PORTADA OFFICIALPRESS

Simón vaticina un impacto en la epidemia tras lo vivido este fin de semana

Publicado

en

Madrid, 10 may (EFE).- El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón, ha mostrado este lunes su escepticismo con que la tendencia de la pandemia siga a la baja en los próximos días tras las aglomeraciones del fin de semana coincidiendo con el fin del estado de alarma y ha vaticinado un «impacto puntual» en algunos grupos de población.

«Nadie sabe lo que pasará», ha dicho Simón en su habitual rueda de prensa de los lunes en referencia a las celebraciones multitudinarias registradas en varias ciudades españolas, de las que se ha achacado parte de la responsabilidad por no haber comunicado el mensaje «como se tenía que comunicar».

«No estoy enfadado, estoy decepcionado, sí, mucho, quizás hasta conmigo, porque no hemos sido capaces de transmitir el mensaje», ha lamentado el epidemiólogo, aunque ha manifestado que «no hay que fustigarse ni darse latigazos por eso, pero sí aprender para la próxima vez».

Ha confiado en que el pico de contagios que probablemente se vea en los próximos días y en los grupos de población no protegidos por la vacuna sea «puntual» y ha calificado «hasta cierto punto entendible» que hubiera ese «ansia» de fiesta, que también espera que no se repita y que se haya limitado al fin de semana pasado.

Pero ha pedido a los que tuvieron ese «momento de relax» e hicieron «lo que les dio la gana» que sean conscientes de que ahora tienen que controlar mucho con quién se juntan y cómo aplicar medidas de control para no transmitir el virus si se han contagiado en las aglomeraciones.

Ha expresado su esperanza de que lo sucedido durante el fin de semana no se traduzca en un excesivo impacto en las ucis, mientras reconocía que no sabía qué decir a los sanitarios, a los que ha mandado todo su apoyo y ánimo y el mensaje de que la vacunación avanza bien, y eso va reduciendo parte de la sobrecarga del sistema asistencial.

«Yo no estoy nada contento hoy, creo que se me nota y no me puedo imaginar cómo están los sanitarios que trabajan en ucis saturadas y viendo morir personas todos los días», ha asegurado Simón.

Sobre las medidas de que disponen las comunidades para controlar el avance de la pandemia, el epidemiólogo ha reiterado que «tenemos herramientas suficientes y efectivas si se implantan a tiempo» y ha recordado que el estado de alarma, que concluyó el pasado domingo, no obligaba, sino que daba la opción para restringir tres cosas: la movilidad entre territorios, la movilidad nocturna y el derecho de reunión.

«El resto de restricciones era potestad de las comunidades», ha aseverado Simón, mientras comentaba que «si cerramos el país, de aquí a diciembre acabamos con el coronavirus en España, pero no hay que hacer eso porque no es necesario mantener medidas tan dramáticas».

Según Sanidad, desde el viernes ha habido 13.984 nuevos contagios, con lo que la cifra total de infecciones desde el inicio de la pandemia se eleva a 3.581.392, y hay 103 muertes más, hasta un total de 78.895, de las cuales 194 han sido reportadas en los últimos siete días.

Cinco comunidades siguen bajo presión extrema en sus ucis (más de un 25 % de ocupación de pacientes covid): Aragón (32,1 %), Cataluña (32,6 %), Madrid (41,3 %), País Vasco (36 %) y La Rioja (32 %).

Casi 48 horas después del fin del estado de alarma, cinco comunidades siguen en riesgo extremo de transmisión (más de 250 casos): Aragón (290), Cataluña (248,6), Madrid (302), Navarra (269) y País Vasco (401,2), además de la ciudad autónoma de Melilla (258,9).

Continuar leyendo