Síguenos

PODCAST

Silvia Congost, psicóloga: Cómo identificar una persona tóxica

Publicado

en

Silvia Congost, psicóloga: Cómo identificar una persona tóxica
Silvia Congost, psicóloga

Las personas tóxicas existen. Te guste o no. Lo aceptes o no. Y su característica principal es, básicamente, que intoxican, invalidan, empequeñecen y destruyen. Pueden estar en cualquier área de tu vida: en la familia, en las amistades, en el trabajo o en la pareja. Pero lo más importante es que, si no te alejas de ellas, pueden acabar desequilibrando tu vida por completo.

Tal vez te estés preguntando ¿y cómo identificarlas? ¿Cómo alejarse si se trata de un padre o de una madre? ¿Y qué pasa si el tóxico es mi jefe? ¿Y si me doy cuenta de que mi pareja tiene un trastorno de personalidad narcisista? ¿Cómo puedo salir de esa relación y reconstruirme?

Official Press ha charlado con la psicóloga Silvia Congost sobre su último libro ‘Personas tóxicas’ y esto es lo que nos ha contado.

Cómo identificar una persona tóxica

El narcisista, ¿nace o se hace?

Las personas que padecen un trastorno de personalidad narcisista, tienen en común haber vivido durante su infancia unas circunstancias muy duras y traumáticas, llenas de malos tratos, violencia, abandonos o carencias de ingredientes imprescindibles para un buen desarrollo psicoemocional. En función de los recursos innatos de cada niño y de su capacidad de resiliencia podrá sortear esas condiciones sin que produzcan en él un trastorno de la personalidad o será preso de él para el resto de su vida. El narcisista, se hace.

En tu libro ‘Personas Tóxicas’ señalas las claves para identificar a una personas narcisistas…

Tienen características comunes que se repiten en la mayoría de casos: son personas en apariencia muy seguras de si mismas, tienen la certeza de que son superiores a los demás, de que pueden dominarlos, controlarlos y hacer con ellos lo que deseen. Si alguien los cuestiona, los detestan y apartan, te manipulan, limitan, invalidan, empequeñecen y destruyen por completo haciéndote dudar de ti, de tu potencial y de tus capacidades.

Puede darse el caso de que alguien narcisista esté leyendo tú libro y no se sienta identificado. ¿Son conscientes?

No. Una característica común a todo aquel que padece este trastorno es la incapacidad de mirarse a si mismo y de reconocer lo que les ocurre. No pueden tomar conciencia porque son incapaces de empatizar con el dolor ajeno y con el daño que provocan en los demás con sus acciones. Por ello, no cambian nunca. Si alguno/a lee mi libro, pensará en las personas de su entorno que son así (según ellos/as) pero nunca se verán reflejados.

Ghosting, love bombing ¿nuevas formas de maltrato o nuevos nombres para lo que ya existía?

Todas las formas de maltrato psicológico que conocemos, han existido siempre. Ahora se adaptan a las nuevas tecnologías pero el maltrato en sí es lo mismo: que te ignoren, que te engañen, que te hagan creer una cosa cuando en realidad quieren otra, que te lleven a obsesionarte o arrastrarte, etc.  El hecho de ponerles nombre ayuda a que podamos identificarlo con más facilidad.

¿El narcisismo es más común en hombres, mujeres o no sabe de géneros?

Hay un porcentaje claramente más elevado en hombres que en mujeres aunque también muchas mujeres lo padecen. También es cierto que quien viene a la consulta son las víctimas de esos perfiles y como hay más mujeres que acuden al psicólogo, puede que no tengamos los datos precisos.

Cómo se cura a un narcisista.

No se puede curar, quien debe curarse es la víctima que está en una relación (del tipo que sea) con alguien así. Hay que tomar distancia lo antes posible y reconstruirse. El narcisista al no tener conciencia de su problema, jamás pedirá ayuda y jamás sentirá la necesidad de cambiar nada.

Se puede convivir con un narcisista.

Se puede pero a cambio de ir sintiéndote cada vez peor, de sufrir cada vez más, de perder tu ilusión, tus sueños y si sigues allí mucho tiempo, tus ganas de vivir. Por ello, no es recomendable en ninguno de los casos. Y si tenemos hijos en común, aún es más urgente salir de allí cuanto antes.

¿Por qué a veces nos gusta estar con personas que nos hacen daño?

A nadie le gusta estar con alguien que le hace daño. El problema es que no sabemos dónde debemos poner los límites en una relación, a menudo porque hemos visto el mismo tipo de trato entre nuestros padres y nos parece normal. Cuando normalizas algo, dejas de verlo y ya no te llama la atención. Lo dejas pasar aunque el daño que eso produce es el mismo. Falta mucha educación para cambiar esto.

Los celos en las parejas son tóxicos ¿tienen algo de narcisismo o es inseguridad?

Tienen que ver con un problema de autoestima (en los casos que no son celos patológicos), con la inseguridad producida por la idea de no ser suficiente y el miedo a que tu pareja te deje por alguien mejor. Empiezas a ver peligros por todos lados y desconfìas de que cualquiera pueda gustarle más que tú y te engaña o te acabe dejando por esa persona. No tiene por qué ser un caso de narcisismo, aunque es cierto que los narcisistas a veces, para hacerte sentir insegura te provocan celos adrede.

ENTREVISTA Silvia Congost, psicóloga: Cómo identificar una persona tóxica

Silvia Congost

¿Existe algún antídoto contra la persona narcisista?

Si, estar informado para poder identificarlo y alejarte de ellos cuanto antes.

¿Puede haber una relación entre dos personas narcisistas?

No, jamás. Un narcisista no soportaría nunca a alguien que tenga la misma seguridad o que se crea mejor que él/ella. Se rodean de personas a las que puedan controlar, manipular y modificar. A alguien igual o quien pueda hacerles un poco de sombra, no lo soportarán nunca.

La autoestima del otro es el alimento de la gente tóxica…

Hay personas que son tóxicas para ti pero no tienen porqué ser malas personas ni destruir tu autoestima. Uno puede ser tóxico porque no encaja contigo, con tus valores, con tu forma de ver la vida y empezarte en tener una relación con esa persona te lleva a frustrarte, angustiarte y sufrir, pero aun así, puede ser una gran persona. Los que tienen un trastorno de personalidad narcisista sí que tratan de destruirte porque cuanto más te empequeñezcas más manipulable para ellos serás.

Qué pasa cuando no se puede huir de personas tóxicas (es tu hijo, madre, padre)

Siempre podemos tomar distancia y decidir con qué frecuencia queremos tener contacto con las personas que nos rodean. Cuando es un familiar directo cuesta más debemos alejarnos porque es la única forma de sentirnos mejor poco a poco. Nunca debemos tratar de que cambien o entiendan que no deben actuar así. Ya lo hemos intentado y no funcionó. Uno no cambia si no lo ve o si no es capaz de despertar.

¿Cómo se entrena la autoestima?

Leyendo libros sobre el tema como Autoestima automática, participando en grupos de autoestima en los que se trabaja en profundidad rodeado por la mirada de otras personas que se atreven a mostrarse vulnerables ante ti y con la misma situación que tú o haciendo un proceso terapéutico con un experto. Es la mejor inversión que podemos hacer en nuestra vida.

Los que sufren infidelidad luego sufren en las siguientes relaciones sus miedos las personas que han sufrido a narcisistas ¿se resienten con la siguiente pareja?

Cuando uno vive una situación muy tóxica en una relación, eso deja unas heridas que sin duda despertarán miedos en las relaciones que vengan después. Es importante haber hecho un proceso de reconstrucción y recuperación de la autoestima y tener muy claro el tipo de pareja que queremos de ahí en adelante.

Muchos traumas tienen su origen en la infancia ¿el narcisismo se hereda? (¿si tu padre/madre lo era se puede aprender?)

Podemos aprender a actuar igual que ese padre o madre narcisista pero no tenemos por qué sufrir el mismo trastorno lo cual hace que el hijo tenga la posibilidad de darse cuenta y cambiar, mientras que ese padre o madre no.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

PODCAST

El abuso de pornografía en adolescentes, germen para las agresiones sexuales

Publicado

en

pornografía adolescentes
Accesorios de cuero se exhiben en una feria erótica.EFE/Archivo

Castelló, 21 may (OFFICIAL PRESS-EFE).- El abuso y el uso cada vez más temprano de la pornografía y los modelos distorsionados de pareja y de relaciones que ofrece a la adolescencia puede ser una de las causas del aumento de violaciones grupales cometidas por menores de edad que han normalizado modelos de dominación y agresividad hacia las chicas.

Así lo explican a EFE los psicólogos valencianos Enric Valls y Nika Vázquez al hilo de la detención de cinco menores -que han quedado en libertad vigilada- por la supuesta agresión sexual, una de ellas grupal, que habrían sufrido dos niñas de 12 y 13 años en Burjassot (Valencia).

Pornografía adolescentes

El uso cada vez más temprano de las nuevas tecnologías, la visión distorsionada de las relaciones que ofrece el porno de consumo masivo, la falta de control parental sobre los contenidos a los que acceden los menores y la falta de autoestima y de empatía son factores que fomentan las conductas violentas en edades en las que se está formando todavía la personalidad y el conocimiento de lo que está bien o está mal.

Valls asegura que existen varios tipos de problemáticas asociadas a las tecnologías y al sexo, como el ciberacoso o «grooming» -cuando un adulto se hace pasar por un menor y pide contenido audiovisual sexual a un menor para después chantajearle- o el «sexting» -el intercambio de imágenes o vídeos de contenido sexual-.

Los jóvenes «se pasan fotos sin miramientos, sin ser conscientes de que eso va a quedar ahí para siempre y se da una hipernormalización de la sexualidad, en la que no todo vale», advierte este experto, sobre todo porque «no se corresponden con la edad con la que se están llevando a cabo».

«No se puede normalizar el uso de videojuegos violentos o sexuales» a edades tempranas porque «el niño se vuelve insensible» y lo ve como algo normal, añade.

Enric Valls atendió a un adolescente muy familiarizado con un juego violento, en el que mataba a otras personas, y le relató que una vez «observó un accidente brutal de moto pero no había sentido nada, estaba insensibilizado».

Con la pornografía ocurre lo mismo. Los adolescentes que la consumen se hacen una idea distorsionada de la pareja y las relaciones sexuales, indica el psicólogo.

Los vídeos más vistos en pornografía

En este sentido explica que dentro de la pornografía hay diferentes vertientes, pero los vídeos más vistos no son de una mujer y un hombre sino de «una mujer rodeada de muchos hombres, de tríos, de actos en los que se denigra a la mujer y se la utiliza como un trozo de carne».

Y como el adolescente no tiene todavía un criterio formado sobre lo que está bien o está mal, «ya le empieza a afectar».

Por su parte, Nika Vázquez señala que este consumo fomenta una relación con la sexualidad «que ni es sana ni es real», y valora un anuncio televisivo australiano en el que dos actores porno llamaban a la puerta de una casa; cuando una señora con bata les abría, le decían que necesitan hablar con su hijo, a quien le tenían que decir que los vídeos de ellos que veía en su ordenador no se corresponden con la realidad.

Este consumo de pornografía está asociado a «una sexualidad que nada tiene que ver con la realidad», según la psicóloga. Incluso, señala, tiene pacientes de más de 30 años «que dicen que si sus relaciones no son como en las películas, que si no agrede, humilla o agarra del pelo a su pareja, o si ésta no está operada con silicona, no disfruta la relación«.

Consumir este tipo de contenido hace que se normalicen patrones de dominación sobre la mujer, porque «es una máquina, no es real», tal y como ponen en práctica también en videojuegos. Se genera una «falta de empatía» motivada por la falta de conocimiento de un sexo por el otro.

Y entra en juego también la falta de autoestima, presente en una gran parte de los adolescentes, tanto en las chicas cuando piensan que lograrán aceptación «si te miran por la calle, si un chico se quiere acostar contigo», y en ellos, que no se dan cuenta de que «no necesitas humillar a nadie ni estar por encima de alguien» para ser respetado.

Esta baja autoestima en un grupo de chavales se «retroalimenta» porque «junto a sus amigos se sienten alguien, pero en solitario no son así, no se valoran», añade la psicóloga.

Ambos profesionales abogan por hablar, por aumentar la comunicación con los hijos adolescentes, para así naturalizar el sexo, entender qué es, para qué sirve o qué es el placer.

Hay que dar al adolescente «la oportunidad de expresarse» en una etapa de cambios físicos y psíquicos y «conectar con su mundo afectivo, mostrar interés, escucharle y ofrecer el hombro cuando lo necesite, sin agobiarle», recomiendan.

Rosabel Tavera

Continuar leyendo