Síguenos

Valencia

Sorteo entradas mascletà: Ya se conoce a los ganadores

Publicado

en

Sorteo entradas mascletà

Sorteadas las 200 invitaciones para ver las mascletaes desde el balcón del Ayuntamiento

 

El sorteo de entradas para ver las mascletà desde el balcón del ayuntamiento de València ya tiene ganadores. Un algoritmo ha decidido este viernes, al azar, el nombre de las personas que han obtenido las cien invitaciones dobles —200 en total— para disfrutar de las mascletaes de Fallas en la plaza del Ajuntament desde el balcón municipal. La presencia ciudadana se recupera de esta manera en el edificio consistorial después de dos años en los que se tuvo que interrumpir por la pandemia. También asistirán los ganadores y ganadoras del sorteo de 2020, que se vieron afectados por la suspensión de las celebraciones.

El siguiente paso tras el sorteo es la comunicación por correo electrónico a quienes han resultado beneficiarios. Hay que confirmar la aceptación o renuncia en el plazo indicado en el mismo mensaje; en el primer caso, también se deben facilitar los datos del acompañante: nombre, apellidos y DNI. Los pases, como en años anteriores, son intransferibles y sirven para un día concreto que no se puede modificar. Si los ganadores y ganadoras no responden, lo hacen fuera de tiempo o, por cualquier motivo, finalmente no pueden acudir, su invitación doble se asignará al siguiente de la lista de reserva que genera el sistema informático.

Los concejales de Cultura Festiva, Carlos Galiana, y Agenda Digital y Administración Electrónica, Pere Fuset, han presenciado la rifa. En total, se han inscrito 20.348 personas a través del formulario web habilitado desde las 0:00 horas del pasado día 21 hasta las 23:59 horas del miércoles, día 23. El primer registro se efectuó 26 segundos después de abrirse el plazo; el último, un minuto y diez segundo antes de cerrarse. Para poder participar había que ser mayor de edad y estar empadronado en la ciudad de València; 4.506 personas no cumplían los requisitos. La mayoría de solicitantes han sido mujeres (61,4 %), siguiendo la tendencia de las pasadas ediciones. Por distritos, el vecindario de Quatre Carreres encabeza el ranking, seguido de cerca por el de Patraix y Camins al Grau.

Galiana ha manifestado que se trata de “una oportunidad de ver la mascletà desde un lugar especial y diferente, al lado de las Falleras Mayores y las Cortes de Honor”. También supone “un paso más en la recuperación de la máxima normalidad posible después de la suspensión de 2020 y el aplazamiento del año pasado”. El titular de Cultura Festiva ha recordado que fue en 2016 cuando “el gobierno de Joan Ribó quiso rescatar el balcón para todos los vecinos y vecinas de València y, ahora que recuperamos el ciclo tradicional de mascletaes, también la ciudadanía podrá disfrutarlas desde el balcón de la casa de todos los valencianos y valencianas”.

Por su parte, Pere Fuset ha expresado “satisfacción” porque “el balcón municipal se abra a los vecinos y vecinas del municipio”. Asimismo, ha detallado las estadísticas del sorteo desde que se puso en marcha, en 2016. “A pesar de que este año hemos tenido un poquito menos de tiempo (menos días para inscribirse)” por las circunstancias sanitarias, ha apuntado el edil, “la cifra (de participantes) no solo se ha igualado sino que incluso ha llegado a superar los datos de años anteriores”.

Este viernes se han sorteado diez invitaciones dobles para cada día del 1 al 10 de marzo. Además, a partir del 11 de marzo se acercarán al balcón del Ayuntamiento los ciudadanos y ciudadanas que obtuvieron una entrada doble en el sorteo de 2020, pero no pudieron disfrutar de las mascletaes hace ahora dos años como consecuencia de la pandemia.

 

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Valencia

VÍDEO| Así se vivió el momento del reventón térmico en el Medusa Festival

Publicado

en

reventón térmico en el Medusa Festival

Cullera (Valencia), 13 ago (OFFICIAL PRESS- EFE).- El sonido de las ambulancias acalló a las cuatro de la mañana el del «techno» que dominaba el recinto del Medusa Festival, donde el vendaval y el polvo había desconcertado primero y cegado después a miles de jóvenes tras una tormenta seca e infernal que les ha marcado ya para siempre.

«¡Esto no es el Medusa, es la película de Jumanji!», gritaban muchos de ellos recordando el caos provocado por un juego maldito que desataba tempestades, liberaba animales y causaba desastres desde la jungla. Pero no era una película, estaban junto a la playa de Cullera y esa tormenta dejó un muerto y cuarenta heridos.

Los «meduseros» esperaban esta edición como agua de mayo pero esta madrugada se marcharon del festival, desalojados por las fuerzas de seguridad, entre lágrimas y muy descontentos con la organización, mientras el camping, con capacidad para 12.000 personas, quedaba sin desalojar pero ofreciendo una imagen de desbordamiento y descontrol.

Los jóvenes se encontraban en pleno auge de la primera jornada grande del festival cuando a las cuatro de la mañana notaron cómo unas gotas de agua y el viento cálido de poniente les impedía ver lo que tenían ante sus ojos, sin llegarse a imaginar que acto seguido se desprendería parte del escenario principal, el letrero de los baños de pago, de la noria y de una de las barras de bebida.

Además, el apagón durante el transcurso de la actuación del DJ Yellow Elow y Brian Van Andel les convenció de que algo no iba bien y empezó a cundir la alarma entre los asistentes. El reventón térmico se había producido.

Reventón térmico en el Medusa Festival

Las ambulancias comenzaron a llegar, las lágrimas y los gritos de desesperación predominaban en el rostro de muchos jóvenes al percatarse de que alguno de sus amigos se encontraba debajo de los carteles que se habían desprendido.

La noria -uno de los reclamos más vistosos de la edición de este año- se paralizó, al igual que el resto de actuaciones que estaban en directo en los otros escenarios, mientras empezaban a formarse aglomeraciones en torno a los heridos.

Los equipos sanitarios no daban abasto; allá donde miraras había equipos del SAMU haciendo reanimaciones cardiopulmonares, entre otras actuaciones, a los afectados, y los equipos de la Guardia Civil actuaron rápidamente pidiendo «por favor» que se desalojara el festival.

«¡Esto no es el Medusa, es la película de Jumanji!»

Pero no todo fue sobre ruedas, pues miles de jóvenes invadían las calles del recinto interno del festival por el nerviosismo que les causaba la situación, impidiendo el paso a las ambulancias y generando más tensión entre las fuerzas de seguridad.

Los jóvenes se encontraban desconcertados y no sabían qué hacer; a quienes estaban alojados en el camping se les obligó a que se fueran a sus tiendas, pero muchos de ellos se encontraron con la sorpresa de que se les habían volado y no tenían dónde estar, y muchos aún están esperando una respuesta por parte de la organización.

Además muchos de ellos no pudieron contener su impotencia, se mostraban descontentos y aseguraban que la organización se había centrado demasiado en los pinchazos -que había centrado el gran despliegue de seguridad de este año en busca de jeringuillas, pinchos y sustancias químicas con que cometerlos- y había dejado a un lado la seguridad de las infraestructuras del recinto.

Y también se les oía gritar: «¡Esto no es el Medusa, esto es Jumanji!», «¡estar tres años esperando para que ahora cancelen el festival!» y, sobre todo, «¡menuda organización de mierda!».

María del Mar Benlloch

Continuar leyendo

Trending