Síguenos

Sucesos

Tres policías de Cheste rescatan con la ayuda de unos vecinos a una mujer de ser arrastrada por el agua

Publicado

en

Cheste, 17 sep (EFE).- Tres agentes de la Policía Local de Cheste (Valencia) salvaron la vida a una mujer de 40 años que se encontraba agarrada a una cañas a punto de ser arrastrada por el agua en el cauce del Camino del Anzul de la citada localidad, donde en apenas media hora se acumularon 50 litros por metro cuadrado.

Estos registros provocaron en la tarde de ayer que una gran cantidad de agua bajara por el cauce del río, habitualmente seco, y sorprendiera a la mujer, que «no podía ni hablar del miedo» y que posteriormente, fue trasladada a un centro de salud para ser atendida.

Según han relatado hoy a EFE fuentes policiales, la patrulla -un hombre y una mujer- llegaron al lugar y se percataron de que había una mujer agarrada a unas cañas y estaba pidiendo auxilio -el tercer agente se unió después al operativo- y, con la ayuda de varios vecinos y utilizando una goma y una cuerda, lograron rescatarla.

Uno de las agentes que participó en el rescate es Javier Colás, que ha explicado a EFE que cuando vieron a la mujer tuvieron que «dar la vuelta con el coche» porque «no» podían «cruzar de la fuerza que tenía el agua».

«Hicimos lo que pudimos. Llamamos a un vecino que había por la zona, pedimos una manguera, una cuerda o lo que tuviera. Al final nos pudieron proporcionar una soga, que le pudimos atar alrededor del cuerpo y sacarla entre todos. Solo nosotros tres policías no habríamos podido«, ha reconocido.

La mujer, ha comentado, «estaba temblando, no podía ni hablar de los nervios y el miedo» aunque entre sus compañeros y él la tranquilizaron y le dijeron que «se agarrase fuerte a las cañas».

«Una vez ya atada, por lo menos, ya podíamos sujetarla y estaba medio salvada», ha indicado y ha admitido que ni siquiera recuerda que les aplaudieran tras el rescate: «Estaba en lo que estaba, atendiendo a la mujer para llevarla al ambulatorio».

Su compañero Fran, otro de los que actuaron para salvar a la mujer, ha indicado a EFE que vio a sus compañeros con unos vecinos tirando de la mujer cuando pasaba por una vía paralela y como conoce la zona, decidió entrar en el campo y unirse al operativo de rescate.

«Ya la tenían amarrada pero no la podíamos sacar. Unos vecinos trajeron una cuerda y pudimos enlazara y con su ayuda estiramos todos y la sacamos», ha relatado, a la par que ha señalado que «por momentos» notaban que el agua les subía «e incluso podía correr peligro» sus vidas porque su fuerza les «podía empujar».

Las cañas, ha contado, «fue el primer parapeto que tuvo la mujer» y de no haber estado, «posiblemente se la hubiera llevado para abajo», ha añadido.

El agente ha contado que a la mujer se le averió el coche al otro lado del cauce pero que como la grúa no encontraba la ubicación por ser una zona de huerta, decidió quedar con ellos en el casco urbano.

«Cruzó el badén inundable caminando normalmente porque es un paso habitual de viandantes y vehículos pero al caer la tromba tan fuerte de agua se la llevó sin tiempo a reaccionar«, ha concluido.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Sucesos

Rocía con gasolina a clientes y mesas de un bar en Alicante y amenaza con incendiar el local

Publicado

en

Rocía con gasolina a clientes y mesas de un bar en Alicante y amenaza con incendiar el local
Alicante, 19 oct (EFE).- Un hombre de 41 años ha sido detenido en la ciudad de Alicante por, presuntamente, rociar con gasolina a clientes y mesas de un bar y amenazar con prender fuego al local, en un suceso en el que no hubo que lamentar desgracias personales.

Los hechos, de los que han informado este martes fuentes de la Policía Nacional, ocurrieron la semana pasada en un establecimiento ubicado en el barrio de Florida Sur y, al parecer, fueron motivados por un desacuerdo en la compraventa de una motocicleta que el arrestado había adquirido a un familiar de la propietaria del bar.

El suceso se produjo a primera hora de la mañana, cuando el detenido aparcó su moto en la puerta del local y bajó con dos bidones de gasolina que vació sobre las mesas y el interior del local ante la mirada atónita de los clientes, amenazando con un mechero en la mano con prender fuego al bar.

Según los testimonios de los clientes, también roció con gasolina a cuatro de ellos que estaban desayunando o a punto de hacerlo en las mesas de la terraza.

La dueña del bar inmediatamente llamó al 091 y comunicó al atacante que había llamado a la Policía Nacional, por lo que este huyó a bordo de su motocicleta, sin gasolina llegar a prender fuego al local.

Varias dotaciones de la Policía Nacional de la UPR-Motos de la Brigada Provincial de Seguridad Ciudadana de Alicante que se encontraban cerca del lugar acudieron al establecimiento, donde fue necesario acordonar la zona y atender a los clientes, ya que el olor a combustible era muy intenso y afectaba a la respiración.

También fue requerida la intervención de los bomberos de Alicante para limpiar y estabilizar la zona, los cuales tuvieron que usar espuma para evitar que se pudiera producir una deflagración espontánea por la gran cantidad de liquido presente.

Con la descripción del atacante y de su vehículo, los agentes consiguieron localizar la motocicleta, que aún contenía los bidones con restos de gasolina en su interior. Finalmente dieron con el paradero del presunto agresor, que fue capturado.

El detenido, acusado de los presuntos delitos de amenazas y daños, fue puesto a disposición del Juzgado de Instrucción de guardia de Alicante

Continuar leyendo