Síguenos

Sucesos

Un Policía Nacional libre de servicio evita que una mujer se quite la vida en Alzira

Publicado

en

coche policia

València, 23 nov (EFE).- Un agente de la Policía Nacional franco de servicio ha salvado la vida a una mujer en Alzira (València) cuando se dirigía a un vehículo que habría acondicionado para al parecer quitarse la vida.

El policía observó en una zona apartada, un turismo estacionado con una manguera conectada desde el tubo de escape al interior a través de una ventanilla, han informado fuentes de la Jefatura Superior.

Los hechos ocurrieron a principios de noviembre, sobre las cuatro de la tarde, cuando un policía libre de servicio circulaba por una zona de la localidad valenciana de Alzira, poco transitada por vehículos. Al observar un turismo estacionado en las inmediaciones, frente a una casa de campo aislada, se acercó a este y observó que tenía una manguera conectada desde el tubo de escape a la ventana trasera izquierda.

Rápidamente, tras comprobar que no había nadie en su interior, alertó a un indicativo uniformado, por si pudiera estar la persona que había preparado el turismo en el interior de la casa de campo. Minutos más tarde, el policía franco observó a una mujer que salía de la vivienda para dirigirse al coche.

La mujer al percatarse de su presencia, en un importante estado de nerviosismo, le manifestó su intención de quitarse la vida, por lo que el agente se identificó para intentar tranquilizarla. Se da la circunstancia que en los alrededores de la vivienda había un perro de raza peligrosa, que dificultó el acercamiento con la víctima.

Finalmente, gracias a la pericia del agente franco la mujer salió al exterior de la vivienda, y aunque rechazó ser traslada a un hospital por un indicativo sanitario, los policías que llegaron al lugar localizaron a su pareja que se hizo cargo de ella.

Sucesos

Cinco años de prisión para el hombre que abusó sexualmente de una joven

Publicado

en

Cinco años de prisión para el hombre que abusó sexualmente de una joven
Archivo/EFE/ Juan Carlos Cardenas
Vista de una sala de juicios vacía. EFE/Emilio Naranjo/Archivo

Alicante, 27 sep (OFFICIAL PRESS/EFE).- Un hombre de 48 años ha sido condenado por la Audiencia Provincial a cinco años de prisión por abusar sexualmente de una joven tras amenazarla con un cuchillo de cocina entre los términos municipales de Muro de Alcoi y Cocentaina (Alicante).

La sentencia, dictada por un tribunal de la Sección Segunda, considera al acusado responsable de un delito de agresión sexual agravada, además de otro delito leve de lesiones.

Los hechos enjuiciados tuvieron lugar en torno a las 9 horas del 27 de julio de 2021, cuando la joven se encontraba caminando desde su casa de campo, situada en Muro de Alcoi, hasta Cocentaina.

En ese momento, el procesado se acercó hasta la mujer para empujarla y hacerla caer boca arriba. Una vez postrada en el suelo, el acusado se puso sobre ella colocando una rodilla sobre el pecho y presionó su cabeza contra el suelo para que no pudiese levantarse, mientras la amenazaba con un cuchillo de cocina.

Así, “con la intención de satisfacer sus deseos sexuales”, forcejeó con ella hasta subirle una pernera de los pantalones shorts que portaba y arrancarle las bragas, “rompiéndolas y llevándose un trozo”.

Como consecuencia del asalto, la víctima sufrió heridas en la espalda y en ambas rodillas, además de una contusión lumbar para la que requirió quince días de sanación.

La Fiscalía solicitaba inicialmente para el acusado la pena de 7 años de privación de libertad, mientras que la defensa solicitaba su absolución al negar la comisión de los hechos.

No obstante, en el momento del juicio la acusación pública modificó su solicitud y rebajó la pena propuesta para el condenado a cinco años de prisión, lo que facilitó la conformidad.

Al margen de la pena de internamiento en prisión, la sentencia establece que el condenado no podrá aproximarse a la mujer durante doce años, a los que añade otros ocho años de libertad vigilada.

De igual modo, le impone la pena de un mes de multa con cuota diaria de cinco euros por el delito leve de lesiones y, por último, establece que el acusado indemnice a la víctima en 720 euros por las lesiones y con otros 1.500 por las secuelas físicas resultantes.

Continuar leyendo