Síguenos

PORTADA OFFICIALPRESS

Una ferretería de La Pobla de Vallbona vendía test ilegales de COVID-19

Publicado

en

La Guardia Civil en el marco de la operación CHERPI, ha procedido a la investigación de 3 personas, 2 hombres y una mujer con edades comprendidas entre 39 y 47 años, por un delito contra la salud pública al intervenirles más de 3.300 unidades de test rápidos de COVID-19 que iban a ser puestas a la venta de forma ilegal en varias localidades de la provincia de Valencia.

La investigación se inició tras conocer por medio de una empresa Farmacéutica, que se estaban realizando sin autorización test rápidos del COVID-19 en una Ferretería de la localidad de Pobla de Vallbona y en un Bazar de Manises.

Por tal motivo, los agentes de esta realizaron una inspección en dicho establecimiento, comprobando que en la trastienda se encontraba una bolsa con una caja de test de COVID-19 junto con diferentes utensilios para su uso. Igualmente, se pudo observar que algunos de los test habían sido utilizados anteriormente.

Por todo ello, la Guardia Civil procedió a la aprehensión de dichos objetos y posteriormente a la investigación del responsable del establecimiento por un supuesto delito contra la salud pública. De las investigaciones realizadas se pudo comprobar que esta persona contaba con un contacto y varias empresas que le ofertaban la compra de los test rápidos.

Con la documentación que aportó el primer investigado y las gestiones realizadas por los agentes, se han llevado a cabo varias inspecciones en establecimientos/empresas, ubicadas en las localidades de Polba de Vallbona, Paterna, Catarroja, Torrente, Manises y Valencia, junto con Técnicos/Inspectores de Sanidad, aprehendiendo más de 3300 unidades de test rápidos COVID-19 de diversas marcas.

De dichas inspecciones se detecto que las empresas ubicadas en las poblaciones de Catarroja y Paterna son las que abastecían al Bazar de Manises y la Ferretería de Polba de Vallbona que las vendían de forma fraudulenta.

La operación ha sido llevada a cabo por el Área de Investigación de la Guardia Civil de la Pobla de Vallbona (Valencia).

Los investigados y efectos incautados fueron puestos a disposición del Decanato de los Juzgados de Lliria (Valencia).

PORTADA OFFICIALPRESS

El Cuco y su madre admiten que mintieron en el juicio por el asesinato de Marta del Castillo

Publicado

en

el cuco marta del castillo

Giro inesperado en el caso de Marta del Castillo. Francisco Javier García Marín, conocido como el Cuco, y su madre, Rosalía García Marín, han reconocido ante la jueza que mintieron durante el proceso celebrado en el año 2011 por el asesinato de la joven sevillana. Cabe recordar que en el juicio en el que Miguel Carcaño fue condenado a 20 años de prisión por el crimen.

El Ministerio Público pide para ellos ocho meses de cárcel y multas de 1.500 euros para cada uno, mientras que la familia de Marta reclama dos años de prisión y multas de 1.800 euros.

El Cuco y su madre mienten

El Cuco y su madre han admitido en sus declaraciones los hechos contenidos en los escritos de acusación, lo que significa que no dijeron la verdad en el proceso celebrado en 2011.

En 13 años, por primera vez Francisco Javier García Marín ha reconocido que sí estuvo en el piso de la calle León XIII donde se cometió el asesinato, en contra de la versión que siempre ha mantenido: que la tarde noche del 24 de enero de 2009, cuando se cometió el asesinato, no estuvo en el mencionado piso; que ese día había estado con unos amigos; que sobre las 23.30 horas de ese día 24 se encontró en las inmediaciones de su casa con el que entonces era la pareja de su madre, Ángel Manuel R.C., que «había ido a tirar la basura»; y que después subió a su domicilio y no volvió a salir.

Rosalía, la madre del Cuco, declaró en 2011 que ese día salió con su pareja a tomar una copa, que fueron al bar La Portada, que ambos volvieron a su domicilio sobre las 1.30 o 2.00 de la madrugada ya del día 25 y que, una vez allí, «entró en el dormitorio de su hijo, lo vio acostado y le dio un beso». Ahora, en su declaración de esta mañana, Rosalía también ha reconocido que mintió.

Solo han admitido esto de la parte del delito del que se les acusa. Ni el Cuco ni su madre han respondido a más preguntas del tribunal.

La jueza ha desestimado el resto de las pruebas testificales, entre ellas, la declaración de Miguel Carcaño, que estaba prevista para el próximo martes 31.

Se mantiene eso sí la declaración de los padres de Marta, Antonio del Castillo y Eva Casanueva, para determinar el posible daño moral a su familia.

Decenas de personas se han concentrado a las puertas del juzgado esta mañana, sobre todo vecinos de la familia de Marta que han querido arroparlos ante la celebración del nuevo proceso judicial.

Rosalía y el Cuco han llegado al juzgado recibidos por los gritos de las personas concentradas, que han clamado pidiendo «Justicia para Marta».

En la actualidad el Cuco tiene 29 años y ha llegado completamente cubierto para evitar ser reconocido, con una amplia sudadera, la capucha puesta, un pasamontañas, gafas de sol y hasta unos guantes, que podrían haberle servido para ocultar alguna marca o tatuaje.

Por su parte la madre tan solo llevaba unas gafas de sol, mascarilla y un pañuelo en la cabeza, que apenas le cubría.

Ya en la sala se ha podido ver al Cuco descubierto, llevando tan solo una mascarilla, y con el pelo corto, una imagen diferente a la melena que lucía en 2011 cuando se celebró el juicio por el asesinato de Marta.

 

Continuar leyendo