Síguenos

Cultura

VÍDEO| Pablo López, Alejandro Sanz… así fue la fiesta ‘española’ en la embajada de EE.UU

Publicado

en

VÍDEO| Pablo López, Alejandro Sanz... así fue la fiesta 'española' en la embajada de EE.UU

La cumbre de la OTAN en Madrid ha puesto a España en el centro de atención. La reunión de los máximos mandatarios ha sido aprovechada para exhibir nuestra cultura. El Prado y el Palacio Real han sido admirados por el mundo estos días.

Pero lo que también está llenando las portadas de los medios son las celebraciones que se están llevando a cabo en motivo de este encuentro entre los aliados del Tratado del Atlántico Norte.

Jill Biden, la mujer del presidente de los Estados Unidos, Joe Biden se ha convertido en la protagonista en las últimas horas.

La primera dama ha estado descubriendo los mejores rincones de la capital al lado de la reina Letizia, con quien parece tener bastante afinidad.

Fiesta ‘española’

En señal de gratitud por la hospitalidad recibida por la jet set española, Jill Biden organizó una fiesta en la embajada de su país, a la cual invitó todo tipo de personalidades.

Eugenia Martínez de Irujo, Alejandro Sanz, Rachel Valdés, Rozalén, Luz Casal, Narcís Rebollo e Israel Fernández, Carlos Vives y Pablo López fueron algunos de los invitados.

López además amenizó la velada interpretando uno de sus temas, ‘El Patio’, al piano.

Sin duda su actuación fue uno de los momentos más destacados del encuentro; cuatro minutos de silencio absoluto en la sala para que López maravillara a los asistentes con su música íntima y conmovedora.

Al tocar la última nota, arrancó un sonoro aplauso que levantó a Biden de la silla desde donde observaba al cantante de Fuengirola y ambos se fundieron en un sentido abrazo.

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Pablo López (@pablolopezmusic)

El artista compartió en sus redes dejando por escrito lo que sintió al cantar en la embajada de los Estados Unidos: «El silencio asusta, pero a veces es tan bonito que el niño tímido sale a jugar con todo…. Qué abrazo más hermoso tiene la Doctora Biden, qué corazón inolvidable el tuyo Julissa, y qué amigos más bonitos tengo en este universo de la música … sigo jugando».

Otro de los artistas que disfrutó de la fiesta fue Carlos Vives. El cantautor colombiano, que no pudo ocultar la emoción, también tuvo su momento estelar, ya que, según su post de Instagram, «le cantó un vallenato».

 

Ver esta publicación en Instagram

 

Una publicación compartida de Carlos Vives (@carlosvives)

La fiesta española también contó con la presencia de otros artistas que mostraron su talento ante Biden. Luz Casal cantó su emblemático ‘Piensa en mí’ mientras Pablo López tocaba el piano, e Israel Fernández.

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Cultura

Descubre los secretos de Rodrigo Botet, la «plaza de los patos»

Publicado

en

plaza de los patos

A veces recorriendo el callejero de València descubrimos que hay calles que no existen. Lugares que conocemos más por el nombre popular que por el verdadero. Y eso es precisamente lo que le sucede a uno de los rincones más hermosos de la capital del Turia.

¿Cuántas plazas de los patos hay València? Muchas, pero ninguna de ellas recibe oficialmente dicho nombre. Una es la plaza san Vicente Ferrer, justo a medio camino de la calle del Mar, en la que destaca una estatua del santo. Pero hoy hablaremos de «otra» plaza de los patos, la plaza de Rodrigo Botet.

Situadas bajo cuatro plátanos de sombra, embelesando con el rumor de sus surtidores, se encuentran las hijas del Cielo y la Aurora, la fuente de las Tres Gracias con sus atributos musicales, el mirto y la rosa.

La fuente de las representantes de la Gracia, la Belleza y la Fertilidad, hechas de hierro colado, recibieron pronto el sobrenombre por el que se le conoce popularmente al lugar, la de los patos.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Bodas reales, Academia…

Levantada en 1909 en el centro de la misma no fue siempre ese su sitio ya que anteriormente estuvo en la plaza de las Barcas, donde ahora comienza la calle del Pintor Sorolla. Pero este enclave decimonónico guarda siglos de historia ya casi olvidada y borrada por el paso de los años. Nadie que camine por la plaza podría imaginar que allí mismo se celebraron en el S.XV las bodas reales de Alfonso el Magnánimo con María de Castilla.

Porque la que fuera conocida históricamente “Plaza de San Jorge” fue lugar de nobles y reyes. Recibía ese nombre ya que allí se encontraba la puerta principal de la iglesia y el colegio, fundados por los caballeros de la Orden de San Jorge de Alfama y Nuestra Señora de Montesa en el año 1324.

Allí los caballeros del Centenar de la Ploma, quienes tenían la importante misión de custodiar la bandera del Reino en las escaramuzas militares, celebraban ceremonias religiosas en honor a la conocida como Virgen de las Batallas.

Pocos son los que recuerdan que en esa plaza se alzaba el palacio de los Vilaragut, familia noble de linaje próximo a los monarcas valencianos desde Jaime I el Conquistador. El edificio tenía un pasaje secreto que comunicaba directamente con la iglesia de la Orden.

Pero ningún soldado o caballero puede luchar contra el tiempo, y éste fue el culpable del deterioro del palacio de los Vilaragut que vio como se convertiría muchos años más tarde en sede de un banco, del Ateneo mercantil, del Frente de Juventudes y de la Academia Castellano.

En este centro de enseñanza los jóvenes de la década de los años 30 del siglo XX y la posguerra estudiaban el bachillerato para ingresar en la Universidad mientras las chicas aprendían cultura general, mecanografía y taquigrafía para poder ser secretaria de algún empresario o industrial de la época.

Academia Castellano finales los 40. foto: http://academianau.blogspot.com/

Primer hotel de cuatro estrellas

Pero como decíamos, el tiempo pudo con el palacio que fue derruido levantándose en su lugar el primer hotel de cuatro estrellas, el Astoria.

De hecho, a la plaza también se le conoció como la plaza del Astoria. En 1955 se colocó la primera piedra en el solar de la Academia. De los Vilaragut quedó tan solo el rótulo de una calle que va a la plaza.

Y la historia dio paso a otra historias como las que acogió en su interior el lujoso y popular hotel.

Bodas, intelectuales, actores, actrices, famosos, toreros y un largo etcétera dieron vida a las paredes del antiguo Astoria, quien ahora también ha pasado a la historia para acoger otro lujoso hotel, uno de cinco estrellas, el Only You.

Edificio Aznar. Foto: Hugo Román

 

Rodeada de fincas del XIX y comienzos del XX, entre las que destaca la hermosa fachada modernista del edificio Aznar, la historia y los años pasan, pero allí permanece la fuente de los patos .

¿Cuál es su nombre realmente? Su nombre oficial es el de fuente de “las tres ninfas”.

Si buscamos en el callejero o en el navegador la plaza de los patos no lograremos dar con esa plaza, ya que no existe.

Solamente lo hace con ese nombre en el imaginario colectivo. Y a pesar del tiempo todavía se encuentra ahí, en el mismo lugar, con su bella y sonora fuente, aguardando a todo aquel que busque un poco de paz en medio de nuestra viva ciudad.

Continuar leyendo