El juez autoriza otra búsqueda del cuerpo de Marta del Castillo en el río Guadalquivir

El juez de instrucción 4 de Sevilla, Francisco de Asís Molina, ha autorizado este martes una nueva búsqueda del cuerpo de Marta del Castillo, asesinada en 2009, en la dársena del río Guadalquivir, una zona que hasta el momento aún no había sido rastreada. El magistrado ha admitido un informe que recoge la posibilidad de que existan restos humanos en la zona del río que no está afectada por la corriente. El documento, promovido por el padre de la víctima, Antonio del Castillo Abad, ha sido realizado por un técnico que intentó localizar el cadáver mediante un radar en la dársena del río.

El juez ha acordado que la policía judicial inspeccione los puntos de interés señalados en este informe, por lo que la búsqueda la harán buzos del Grupo Especial de Operaciones del Cuerpo Nacional de Policía, según ha informado un portavoz policial.

El juez recuerda que existe una “pieza separada de continuación de gestiones para la búsqueda y localización del cuerpo de Marta del Castillo Casanueva”. Esta tiene como objeto acordar “cuantas diligencias fueran necesarias para agotar la investigación de todas las hipótesis, por remotas que sean, capaces de arrojar luz acerca del paradero del cuerpo de la menor víctima”. El cuerpo de la joven ha sido buscado en el tramo del río que sí está afectado por corrientes fluviales, entre otros lugares.

“Como tantas veces hemos dicho, desde el principio de esta causa, los funcionarios policiales implicados han ido agotando la investigación de todas y cada una de las hipótesis -hasta de las conjeturas- planteadas en sede policial o por orden judicial”, ha dicho el juez.

Tras el informe entregado por el padre de Marta del Castillo, el juez ordenó una investigación policial y solicitó al Instituto de Medicina Legal de Sevilla información sobre el estado en que se encontraría en la actualidad un cuerpo. “Es evidente que no podemos descartar, como hipótesis de trabajo, que algunos “puntos sensibles” recogidos en el informe aportado” por el padre de Marta “puedan, potencialmente, corresponderse con restos óseos humanos”.

El juez afirma que, en esta ocasión, “se trata de una conjetura más de tantas que podríamos hacer y no rechazar al desconocer la suerte o destino del cuerpo”. “Es preciso poner en marcha un dispositivo policial para realizar la inspección del lecho del río en ese tramo, siempre sin perjuicio de que la policía judicial ponga de manifiesto al juzgado cualquier condicionante a la ejecución del mandato judicial”, ha concluido el instructor.