Creadores de contenidosJosé Antonio Sorzano

El nuevo “proces” de catalanización de Valencia, por @JoseSorzano

José Antonio Sorzano Escavy

Foro de Opinión: José Luis Sampedro

Los atropellos hacia la comunidad castellano-parlante por el actual gobierno del Botanic, simplemente hasta el más lerdo se daría cuenta que es de libro. Y digo esto, a causa de los múltiples desprecios ocasionados por este gobierno tripartito o caja de Pandora, dirigido y mangoneado por el ultra nacionalismo de Compromis, hacia los valencianos castellano-parlantes. Todo ello, a través de esa especie de patente de corso que se han auto concedido los nacionalistas para hacer todo lo que le “rote”, en materia de Cultura y Educación en esta tierra valenciana de nuestros amores. Y eso, simplemente por ser imprescindibles sus votos para que pueda seguir reinando, que no gobernando, el actual Sanedrín de Prebostes del Psoe. Partido cogido realmente del “pelotamen o criadillas”, por los nacionalistas de Mónica Oltra y los Podemitas de ese nuevo miembro de la casta urbanita de lujo, como es Pablito Iglesias y su ahora ilustre y distinguida consorte, Dña. Irene Montero de Galapagar.

Y al hilo de todo esto, recuerdo que hace aproximadamente unos 30 años, que ante la impaciencia de los suyos por ser independientes, Jordi Pujol les dijo: “no desesperéis, la Independencia la lograremos, más pronto que tarde, simplemente a través de las escuelas y la TV3”. Y efectivamente he ahí el “Proces” catalán. Resultado logrado por esa especie de enano pitoniso, después de comerle el coco a dos generaciones completas en las escuelas catalanas, a través de profesores adeptos y fieles a la causa, manipulando a su antojo la cultura e historia de Cataluña. Y eso si, como el que no quiere la cosa, a su vez, hacerse multimillonarios tanto el cómo su cónyuge la insaciable Marta Ferrusola y demás prole prolis de “Pujolandia”. Consecuencia directa de las suculentas comisiones del 3%, aplaudidas y bendecidas por esa tropa de imbéciles y descerebrados que le siguen haciendo la ola como si de un mesías se tratara, mientras ellos simplemente se siguen comiendo las migajas dejadas por la exquisita y aristocrática “nomenclatura Pujolista”.
Y dado el repaso a nuestros vecinos del Norte, aquí, en nuestra tierra, aunque los poderes “fálicos”, perdón, facticos, lo quieran negar, pues aún es pronto y por lo tanto aun no toca, la hoja de ruta del “Proces” valenciano no deja de ser un calco o copia y pega del “Proces” catalán. Por lo tanto, con todos mis respetos, esos mismos que ellos no tienen conmigo como castellano parlante, les digo al amigo Chimo Puig, Mónica Oltra, Joan Ribo y demás parentela nacionalista, que a otro perro con ese hueso, cuando quieran negar sus aviesas intenciones, por otro lado, cada día mas manifiestas.

Uno de los mayores atentados anticonstitucional contra la comunidad castellano-parlante valenciana, deviene con la implantación de la nueva televisión valenciana “ A Punt”, cuyas emisiones se realizan sin ningún miramiento hacia los castellanos –parlantes totalmente en catalán. Pero siempre con la aquiescencia y beneplácito de la totalidad del gobierno de la Generalitat Valenciana, e incluso de la propia Oposición. Pero para más inri, esta cadena viene emitiendo con subtítulos en catalán en todas las películas extranjeras de la parrilla. Consolidándose así, el total desprecio manifestado por el nacionalismo pan catalanista hacia la lengua materna de dos terceras partes de la población valenciana. Negándose, a su vez, a usar una sola palabra en la lengua oficial y constitucional del Estado: el Castellano. Lengua usada, por otra parte, por esa gran mayoría de ciudadanos castellano-parlantes venidos de otras Comunidades. Así como, mas grave, por los ciudadanos de las comarcas valencianas que desde hace siglos vienen expresándose solamente en castellano , como son: el Alto Millares; el Alto Palancia; Los Serranos; el Rincón de Ademuz; la Hoya de Buñol; el Valle de Cofrentes. Y desde principios del siglo XIX, la Plana de Utiel Requena. Ciudadanos valencianos, por lo visto de segunda, los cuales no pueden disfrutar del servicio de esta televisión, autentica sucursal de la TV3 catalana, a pesar de haber contribuido con sus impuestos a su nueva reapertura, pero en este caso, para uso y disfrute exclusivo de esta pléyade “catalanoide” de Compromis y allegados. Y para que nadie dude de sus intenciones a medio plazo, incluso van y nombran con un par……. a la antigua delegada de la TV3, Empar Marco, nueva directora general de este nuevo engendro o bodrio catalanista de 100 millones de euros, como es “A Punt”.
Pero no contentos con todo este disparate audiovisual, a este otro visionario catalán de Lérida, Joan Ribo, metido a alcalde de Valencia, no se le ocurre otra cosa más brillante que gastarse un pastón cambiando a la lengua catalana todo el callejero de la ciudad. Todo un logro el de este señor, ante el clamor enfervorizado de todos los ciudadanos de Valencia pidiendo a gritos el citado cambio. La leche con el Ribo!!

Y eso ya por no hablar del gran e intimo amigo de los castellano- parlantes valencianos, el nefasto maestro de escuela, Vicent Marza; el cual, pasándose por la entrepierna todas las sentencias judiciales contra su política lingüística, se ha empeñado en hacernos hablar, escribir y pensar en catalán desde su feudo la consellería de Educación.
Dicho lo cual, a pesar de la cercanía en el tiempo, parece que quedan muy lejos aquellos tiempos de armonía, comprensión y buen rollo, donde sin ningún tipo de imposición un castellano-parlante podía mantener una conversación perfectamente ágil y fluida con un valenciano-parlante de la Hora o la Marina, en ese valenciano suave, armónico y preciosista de nuestros Joanot Martorell o Martí Joan de Galba, sin que ni el uno ni el otro tuvieran que traducirse sus respectivas lenguas a lo largo de la conversación. Y no como ahora, donde los niños se están educando al margen de la lengua materna con la que se han venido entendiendo toda la vida con sus padres y abuelos. Y todo eso, gracias a la impunidad de un profesorado o educadores catalano adictos, la mayoría de ellos partidistas, y que vienen funcionando fuera del control de una “Alta Inspección” ministerial, que ciña la educación simple y llanamente a lo descrito en esa Ley de Leyes llamada Constitución.

Actualmente en Valencia, esa y no otra es la misma hoja de ruta apuntada en su día por el propio Jordi Pujol, y que se ha estado siguiendo en Cataluña, hasta desembocar en ese “desafuero” de manicomio llamado “Proces”.

La cara dura y desvergüenza en algunas instituciones valencianas, está llegando a tales extremos que uno ya no sabe quién es quién ni donde se encuentra políticamente el interlocutor de turno. Sin ir más lejos, el otro día me tropecé con un alcalde de la Horta, actualmente en el Psoe, pero que dos o tres años atrás militaba en un partido ultra nacionalista llamado el BLOC, y cuya obsesión actual, en coalición con Compromis, sigue siendo la de imponer, si o si, la lengua catalana en su ayuntamiento. Obsesión, inconstitucional que lo está llevando a publicar todo lo institucional en catalán, con una total falta de respeto hacia los ciudadanos castellano- parlantes que, por otro lado, son mayoría en ese municipio. Olvidándose, igualmente, que tradicionalmente el Psoe como partido de izquierdas y de clase, no debiera de pisar semejantes charcos que lo alejan de los trabajadores.

Por otro lado, la posición actual del PP y Ciudadanos al respecto se desconoce totalmente, ya que parece que ambos están huidos. Los unos intentado lavar todos los trapos de su corrupción de cara al nombramiento de su nuevo presidente. Y los otros tratando de reubicar su nueva posición después de la moción de censura. Y del Psoe valenciano para que hablar. Estos están más preocupados en seguir calentando los sillones a costa y cuenta de lo que sea, que de pegar un puñetazo en la mesa a la hora de impedir semejantes abusos nacionalistas.
Además, lo mas cojonudo del asunto, es que después de haber estado dando la cara, si dando la cara, luchando para intentar traer las libertades en los tiempos duros de la dictadura, donde por cierto todos estos niñatos nacionalistas estaban jugando al futbolín, se tenga que oír uno que es un “facha”, simplemente por defender sus derechos cívicos y constitucionales frente al nacionalismo.

Y es que hemos llegado a unos límites de locura, donde se le da mucho más valor al simple hecho de no ser nacionalista, que decirle a un tío “hijo de la gran puta”. Y así es, como desgraciadamente carbura actualmente el patio nacional. Que Dios nos pille confesados.

Tags
Mostrar más

Artículos relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Close