Síguenos

Consumo

Aumenta la demanda de antidepresivos desde el inicio de la pandemia

Publicado

en

Madrid, 17 dic (EFE).- La demanda de productos antidepresivos en las farmacias ha mostrado una tendencia al alza desde el inicio de la pandemia y también durante la segunda ola del coronavirus.

Así se refleja en el tercer análisis Tendencias Cofares, que analiza la evolución de los productos sanitarios en las farmacias en la segunda ola de la COVID-19, entre el 1 de septiembre y el 30 de noviembre.

Este aumento de consumo de antidepresivos, valora el informe, puede estar asociado a la necesidad de paliar la «fatiga pandémica» que, según la OMS, es una respuesta natural y esperada ante una crisis de salud pública prolongada, como la vivida en 2020.

En el periodo de marzo a noviembre de este año, la demanda de fármacos antidepresivos aumentó un 4,8 por ciento respecto al mismo periodo de 2019, pero si se analiza de septiembre a noviembre, el incremento se acerca al 6 por ciento.

«La situación emocional durante la pandemia ha puesto luz a mucho sufrimiento psíquico y ha provocado estrés por la incertidumbre, el cambio, la adaptación a una situación nueva, el teletrabajo, la conciliación, etc.», afirma Marta del Prado, psicóloga sanitaria y forense.

Esta psicóloga añade: «Todo este sufrimiento se ha ido sosteniendo con los recursos psíquicos que cada uno de nosotros tiene. Sin embargo, estos recursos son insuficientes después de tantos meses».

Tendencias Cofares ha analizado también la demanda de productos de salud indicados para «calmar el sistema nervioso», como valerianas o somníferos.

Aquí el aumento de la demanda en farmacia es del 23,3 % de marzo a noviembre de 2020 respecto a 2019. Este aumento ha descendido en la segunda ola, entre septiembre y noviembre, ya que se sitúa en el 8,5 % respecto al mismo periodo del año anterior.

En la segunda ola del coronavirus, se ha registrado una disminución en la demanda de antibióticos con respecto a 2019, que el informe explica por tres motivos.

Una menor prescripción médica como resultado de una menor asistencia a los centros de salud; una mayor concienciación social sobre el consumo racional de antibióticos; y las medidas de protección COVID (mascarillas, lavado de manos y distancia interpersonal), que pueden haber influido en una menor propagación de otras infecciones bacterianas respiratorias.

El consumo de antibióticos ha decrecido entre septiembre y noviembre de 2020 un 27,8 % con respecto al año anterior.

La demanda de productos probióticos también ha disminuido al mismo ritmo, con una caída del 33,4 por ciento.

Los suplementos vitamínicos, que aumentaron un 34,5 % entre el 15 de marzo y el 14 de abril de 2020, se han mantenido al alza en la segunda ola con una subida del 8,4 por ciento respecto al mismo periodo del año anterior.

Desde el inicio de la vuelta a los colegios en España hasta finales de noviembre, se ha registrado un incremento muy significativo de productos de protección infantiles frente a la COVID-19 de cerca de siete veces más en comparación con 2019, refleja este informe.

Este aumento se concreta especialmente en las mascarillas infantiles, con un incremento en el periodo septiembre-noviembre del 672,6 por ciento respecto a 2019.

Consumo

ESTUDIO OCU| Estos desodorantes de marca blanca, y más baratos, entre los de mayor calidad

Publicado

en

Un análisis de desodorantes antitranspirantes femeninos o unisex realizado por la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU) revela su excelente capacidad para enmascarar el olor a sudor del cuerpo, básicamente gracias a los perfumes que contienen. Sus cualidades cosméticas son también buenas. Sin embargo, no todos resultan igual de eficaces como antitranspirantes.

Tal y como se publica en la revista OCU-Salud de abril, tres de los diez productos analizados no consiguen limitar de manera significativa la transpiración, uno de los objetivos básicos de un antitranspirante. En concreto, no alcanzan el 20% de reducción del sudor que sí consiguen los mejores desodorantes en la mayoría de las voluntarias que participaron en la prueba.

Tampoco son raros los productos que marcan la ropa oscura, sobre todo entre los desodorantes de tipo espray; aunque suelen desaparecer luego al lavar las prendas. Por el contrario, el impacto de los esprays sobre el medio ambiente es menor que el de los roll-on, aunque uno de ellos sigue incluyendo un envase de cartón del todo innecesario.

Llaman la atención los buenos resultados que obtienen algunos de los productos más baratos, de marca blanca, como el roll-on Deliplus Aloe, a la venta en Mercadona (0,75 euros), que destaca por su buena eficacia frente al olor corporal y su capacidad antitranspirante; aunque algunas usuarias criticaron el aroma del producto, así como una excesiva humedad durante la aplicación. En esprays, la marca Dove (desde 2,75 euros) es la mejor de las analizadas, con excelentes resultados en el test de usuarias.

OCU no ha observado en el etiquetado conservantes bajo sospecha de alterar el equilibrio hormonal (como el butyl o el propyl paraben).

La duración de los desodorantes analizados es difícil de medir, puesto que depende de cada usuario. Pero para un uso diario podría variar entre los 83 días de un roll-on de 50 ml y los 100 días de un spray de 200 ml.

Continuar leyendo