Cultura

Brines, 5 versos del Premio Cervantes

El poeta de Oliva es el Premio Cervantes 2020. Representante de la generación de los 50, Francisco Brines es el primer valenciano en recibir el premio más prestigioso, el conocido como Nobel de las letras españolas.

Seleccionamos cinco versos que retratan su visión de la vida en toda su extensión.

El otoño de las rosas

Vives ya en la estación del tiempo rezagado:
lo has llamado el otoño de las rosas.
Aspíralas y enciéndete. Y escucha
cuando el cielo se apague, el silencio del mundo.

El más hermoso territorio

El ciego deseoso recorre con los dedos
las líneas venturosas que hacen feliz su tacto,
y nada le apresura. El roce se hace lento
en el vigor curvado de unos muslos
que encuentran su unidad en un breve sotillo perfumado.

Estos penúltimos días

Los penúltimos días están llenos de luz                                                                                                                aún, y quiero retornar, de los ojos del niño                                                                                                              que murió, los pájaros aquellos:                                                                                                                                los que siguen cantando en estos pájaros.                                                                                                            Llevo en mi mano un cuenco de cenizas,                                                                                                                 son escasas.

Aquel verano de mi juventud

¿Qué resta en mí del único verano de mi vida?
Si pudiera elegir de todo lo vivido
algún lugar, y el tiempo que lo ata,
su milagrosa compañía me arrastra allí,
en donde ser feliz era la natural razón de estar con vida.

Ardimos en el bosque

El bosque estaba tras de mí; lo conocían
mis oídos: el rumor de sus hojas,
la confusión del canto de sus pájaros.
Sonidos que venían de un remoto lugar.
Y el mar del otro lado, golpeando
la frente, sin rozarla,
cubriéndola de gotas. Era mi piel
quien descubría su frescura,
mi soñoliento olfato quien entraba en el pecho
su duro olor.

Tags

Artículos relacionados

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Close
A %d blogueros les gusta esto: