Síguenos

Sucesos

El trabajador que cayó desde 10 metros en Gandia permanece en la UCI de La Fe

Publicado

en

Cae desde 10 metros de altura en las obras del Palacio de Justicia de Gandia
Un bombero en una asistencia en Gandia. EFE/ Natxo Francés/Archiva

València, 9 ago (EFE).- El hombre de 34 años que resultó herido este lunes tras caer desde una altura aproximada de diez metros en las obras del Palacio de Justicia de Gandia (Valencia), donde estaba trabajando, permanece ingresado en la Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) del Hospital La Fe de València.

Así lo han indicado a EFE fuentes sanitarias, que no han facilitado más información sobre su estado y han señalado que su pronóstico es reservado.

El accidente laboral se produjo en la mañana del lunes y hasta el lugar se desplazó primero una unidad del SAMU y, posteriormente, un helicóptero medicalizado trasladó al herido al Hospital La Fe.

Desde el Consorcio de Bomberos de Valencia indicaron que fueron alertados sobre las 12.39 horas y al llegar al lugar tres dotaciones y el sargento de Gandia vieron que se trataba de un hombre que había caído desde una «altura considerable» y del que se habían hecho cargo los medios sanitarios.

Sucesos

Caso Esther López: las lesiones en su mano las pudo ocasionar un tenedor de postre

Publicado

en

Caso Esther López: las lesiones en su mano las pudo ocasionar un tenedor de postre
EFE/Jim Lo Scalzo/Archivo

Meses después del hallazgo del cadáver sigue sin conocerse las causas de la muerte de Esther López y qué persona o personas movieron el cuerpo de la joven de Traspinedo.

Ya son varios meses desde que Esther López falleció y la investigación continúa para esclarecer lo que ocurrió.

Todo lo contrario, cada vez las pistas y las pruebas complican más las teorías. La Guardia Civil ha señalado este viernes la posibilidad de que un tenedor de postre fuera el arma con el que se provocaron las lesiones halladas en el dorso de la mano derecha de Esther López.

Así se desprende de lo planteado por la Guardia Civil en su último informe complementario del inicialmente entregado el 24 de agosto, en el que se hacía constar que en la autopsia practicada al cuerpo de Esther, de 35 años, facultativos del Instituto de Medicina Legal de Valladolid descubrieron unas lesiones en el dorso de la mano derecha, «redondeadas y superficiales», así como otra pequeña de las mismas características en el borde cubital de la base del quinto dedo.

Dichas lesiones, tal y como se desprendía del informe pericial elaborado por el equipo de Reconstrucción de Accidentes de la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil (ERAT), no serían compatibles con las producidas o derivadas de un accidente o atropello, teniendo en cuenta el modelo de vehículo utilizado por el investigado.

«Ante la relevancia que en la presente investigación supondría conocer el origen de las citadas lesiones», la Unidad Central Operativa (UCO) daba cuenta de que ya el pasado día 11 de agosto había solicitado un informe policial al Departamento de Balístico y Trazas del Servicio de Criminalística de la Guardia Civil para la «determinación o aproximación del tipo de herramienta u objeto que ha podido generar las lesiones observadas descritas anteriormente».

Estos últimos análisis realizados por el referido departamento resumen, a modo de conclusión, que las lesiones descritas presentan características «compatibles» con un utensilio tipo tenedor de tres puntas u otro objeto de iguales o similares características.

Óscar, el último que vio a Esther López con vida

Óscar fue el último que vio a Esther con vida, después de una noche de fiesta, y sus contradicciones le situaron en el centro de la investigación. La autopsia demostró que Esther había sido atropellada pero no murió al instante, por lo que la principal línea de investigación apunta a que el cuerpo fue trasladado.

Los investigadores sospechan que después del atropello su cuerpo estuvo en la casa de Óscar. La Guardia Civil espera que la pruebas de ADN obtenidas en los registros, restos de sangre y fibras de los sofás, demuestren esta hipótesis. Lo que ya se ha comprobado es que en el maletero del sospechoso había ADN de la joven.

Continuar leyendo