Síguenos

Salud y Bienestar

Comité de Bioética: No se justifica en absoluto la ozonoterapia en un caso grave de covid

Publicado

en

(EFE).- La Comisión Permanente del Comité de Bioética de la Comunidad Valenciana sostiene que «no se justifica en absoluto» la aplicación de la ozonoterapia en un caso grave de COVID, en contra de lo recientemente acordado, de manera cautelar, por un juzgado.

Así lo defiende el Comité de Bioética en un escrito en el que responde a la petición de pronunciamiento realizada por la Generalitat, tras la decisión del Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Castellón de la Plana de obligar a un hospital a utilizar este tratamiento en un paciente covid grave a petición de sus familiares.

El informe, al que ha tenido acceso EFE, concluye que, «desde el punto de vista de la bioética, no se justifica en absoluto ni la aplicación de la ozonoterapia en un caso grave de COVID-19, ni la aplicación de éste u otro tratamiento no reglado en un centro dependiente del Sistema Valenciano de Salud por un facultativo no perteneciente a este sistema», ya que «todo ello contraviene los principios de la Bioética«.

La Generalitat planteó al Comité de Bioética dos cuestiones: por un lado, la pertinencia de aplicar tratamiento compasivo con ozonoterapia al paciente y, por otro, la idoneidad de que se preste el tratamiento en un centro del Servicio Valenciano de Salud por parte de un facultativo que no pertenece a dicho Servicio.

Respecto a la primera cuestión, el Comité señala que, en la Unión Europea, el ozono «no tiene la consideración de producto sanitario» y que, en España, la ozonoterapia «no está autorizada por la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios (AEMPS) para su uso en humanos y ni para su comercialización».

Para el Comité, resulta «indiscutible» que las personas enfermas, en base a lo que contempla el principio de autonomía, tienen derecho a rechazar un tratamiento que esté reconocido como adecuado desde el punto de vista de la evidencia científica porque consideren que no es lo mejor para ellos teniendo en cuenta sus valores, «pero lo que no pueden es exigir tratamientos no reconocidos, en cuanto a su eficacia, efectividad y seguridad».

Además, el tratamiento con ozono «no sólo no va a significar ninguna mejoría para el paciente, sino que, además, puede llevar consigo un riesgo para la seguridad del mismo y para otros enfermos ingresados y para el personal que los atiende, según el Informe del Ministerio de Trabajo y Economía Social».

En cuanto a la segunda cuestión, el informe de la Comisión Permanente del Comité de Bioética de la Comunidad Valenciana mantiene que los recursos públicos «son limitados, más en un caso de pandemia», por lo que «emplearlos en un tratamiento científicamente no admisible va en contra del más elemental sentido bioético».

Del mismo modo, el escrito cuestiona la capacidad de la autoridad judicial para «asumir responsabilidades que implican conocimientos médicos de los que carece», y asevera: «Deberíamos cuestionarnos si judicializar la sanidad es un curso de actuación correcto y, por otro lado, hasta qué punto la autoridad judicial, sin conocimientos médicos, puede decidir sobre un tratamiento médico».

Los tratamientos que no cuentan con una indicación reconocida por las Agencias Reguladoras de Medicamentos «no pueden reclamarse como un derecho en el sistema público de salud», según concluye la comisión.

La polémica comenzó cuando el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 1 de Castelló acordó el pasado 13 de agosto, como medida cautelarísima, que se aplicase una terapia con ozono a un paciente con covid-19 de 49 años ingresado en la UCI del Hospital de la Plana de Vila-real.

Esta resolución judicial desató la oposición de organizaciones de médicos y enfermeras, además de la Generalitat, por considerarlo una «injerencia grave» por parte de la Administración de Justicia en el sistema sanitario, al dictaminar la aplicación de una terapia no aprobada por la Agencia Española del Medicamento, no incluida en la cartera de servicios y «en contra de los protocolos científicos».

Salud y Bienestar

El programa de prevención de cáncer de mama ha detectado cerca de 19.600 tumores en 29 años

Publicado

en

El Programa de Prevención del Cáncer de Mama (PPCM) tiene como objetivo principal la reducción de la mortalidad por este cáncer a través de la detección precoz de lesiones que aún no han manifestado síntomas -y por tanto, susceptibles de tratamientos más conservadores, con menos efectos secundarios y acompañados de un mayor aumento de la supervivencia de las mujeres que las padecen.

Es el tumor con la supervivencia más alta en mujeres, ya que se estima en un 86% a los cinco años del diagnóstico y , la mortalidad por esta causa ha descendido un 28% en la Comunitat Valenciana desde la implantación del programa.

Desde su inicio en 1992 hasta diciembre de 2020, se han realizado más de 4,7 millones de estudios mamográficos y se han detectado cerca de 19.600 cánceres, la mayoría en estadios precoces.

En cuanto a la participación de la población diana (mujeres de 45 a 69 años) es superior al 71% y la tasa de adhesión al programa (o mujeres que acuden con regularidad) es cercana al 90%.

Por su parte, la tasa de detección se ha ido incrementando a lo largo del tiempo, en parte por la mejora del proceso diagnóstico, la precocidad diagnóstica (valorada a través de porcentaje de casos diagnosticados en estadio 0 y I, que se sitúa alrededor del 65%) y la evolución del tratamiento conservador (cercano al 90% de los cánceres diagnosticados).

Cerca de 750.000 mujeres son citadas cada dos años

Cerca de 750.000 mujeres, entre 45 y 69 años, son citadas al programa cada dos años para la realización de un estudio mamográfico bilateral de las mamas. Las imágenes son leídas y clasificadas por dos radiólogos expertos en lectura mamográfica de cribado de cáncer de mama. Para desarrollar el programa, la Conselleria de Sanitat Universal i Salut Pública, dispone de 24 Unidades de Prevención de Cáncer de Mama (UPCM), y 5 de ellas disponen de dos equipos (turnos de mañana y tarde).

Mamógrafos digitales

Desde el año 2018, todas las UPCM disponen de mamógrafos digitales. El programa se ha adaptado a los nuevos avances tecnológicos renovando el equipamiento para la imagen digital: estación de almacenamiento; estación de lectura; integración con la aplicación informática del programa (SIGMA); migración y almacenamiento en grandes repositorios de imágenes en el sistema de Gestión de Imagen Medica Digital (GIMD), que facilita la disponibilidad desde otros puntos de trabajo de la lectura y clasificación del estudio mamográfico a distancia y con mayor calidad de imagen con menor dosis impartidas a las mujeres.

Las últimas adquisiciones de mamógrafos han incluido la ampliación a la mamografía 3D (tomosíntesis),  disponiendo actualmente de 10 mamógrafos que permitirán en breve la implementación de esta tecnología.

Continuar leyendo