Síguenos

Consumo

Cómo ahorrar en calefacción y reducir el recibo

Publicado

en

Cómo ahorrar en calefacción
Cómo ahorrar en calefacción y reducir el recibo

La bajada de las temperaturas y el incremento de la factura de la luz toca revisar bien cómo ahorrar en calefacción para no llevarnos un susto a final de mes.

La plataforma Acierto.com nos da algunas claves.

Cómo ahorrar en calefacción

Por fortuna y tal y como apunta el comparador Acierto.com, ahorrar en calefacción, electricidad y otros consumos es posible si ponemos en marcha algunas sencillas medidas.

  • El aislamiento será fundamental: las pérdidas suponen el 30% de la factura eléctrica. Esto pasa por contar con unas ventanas adecuadas (las más herméticas son las de PVC), dobles ventanas, instalar elementos como cortinas y similares, bajar las persianas cuando caiga el sol, etcétera.
  • Mantener una temperatura estable dentro de la casa –alrededor de los 23 grados centígrados– también será clave. De hecho, las variaciones pueden suponer el 8% del consumo. Un punto en el que los termostatos inteligentes –que se apagan una vez alcanzada una temperatura– resultan de gran ayuda. Durante la noche podemos bajarla a 17 grados.
  • Comparar entre las diferentes tarifas de energía para ver cuál se ajusta mejor a nuestras necesidades también será clave, pues se estima que hacerlo permite ahorrar hasta un 50% en algunos servicios.

El comparador calcula que hasta el 93% de los usuarios lo hace antes de adquirir un producto. Contratar un seguro de hogar que cubra los electrodomésticos en caso de avería por un fallo eléctrico, por ejemplo, es otra manera de ahorrar a la larga.

Otros trucos para ahorrar en calefacción:

  1. Ajusta la temperatura:
    • Baja la temperatura del termostato durante la noche o cuando no estés en casa.
    • Mantén la temperatura a niveles confortables, pero evita configurarla demasiado alta.
  2. Aprovecha la luz solar:
    • Abre las cortinas durante el día para dejar entrar la luz solar y calentar naturalmente tu hogar.
    • Cierra las cortinas por la noche para retener el calor.
  3. Sella fugas de aire:
    • Identifica y sella cualquier hueco o grieta alrededor de puertas y ventanas. Utiliza burletes y selladores para evitar la pérdida de calor.
  4. Aísla tu hogar:
    • Asegúrate de que tu hogar esté adecuadamente aislado. Esto puede incluir el techo, las paredes y el suelo.
    • Considera la posibilidad de usar cortinas gruesas o persianas térmicas para mejorar el aislamiento de las ventanas.
  5. Mantenimiento del sistema de calefacción:
    • Realiza un mantenimiento regular en tu sistema de calefacción para asegurar que funcione de manera eficiente.
    • Limpia y cambia los filtros regularmente.
  6. Utiliza programadores y termostatos inteligentes:
    • Instala un termostato programable o inteligente para controlar la temperatura de manera eficiente y programar horarios según tus necesidades.
  7. Vestimenta adecuada:
    • Viste capas de ropa en casa para mantenerte abrigado sin depender completamente de la calefacción.
  8. Utiliza tapetes y alfombras:
    • Coloca tapetes y alfombras en suelos fríos para ayudar a aislar y retener el calor.
  9. Cocina estratégicamente:
    • Utiliza el horno y la estufa de manera eficiente para aprovechar el calor residual.
    • Cocina con tapas en las ollas para retener el calor.
  10. Apaga la calefacción en habitaciones no utilizadas:
    • Cierra las puertas y salidas de aire en las habitaciones que no estés utilizando para dirigir el calor a las áreas ocupadas.

Cómo reducir el recibo

En concreto, la plataforma estima un ahorro anual de hasta 2.000 euros por cuidar del medioambiente.

“Es importante comprobar que tenemos contratada una potencia eléctrica acorde a nuestras necesidades, y verificar si contamos con una con discriminación horaria que se ajuste a nuestros hábitos”, apuntan desde Acierto.com.

Asimismo, la entidad aconseja:

  • ventilar en las horas centrales del día, cuando las temperaturas suelen ser más altas. Y durante un periodo de tiempo breve, sin abrir demasiado.
  • Aprovechar la luz natural, evitar los consumos fantasma, decantarse por bombillas de bajo consumo, electrodomésticos eficientes (los que cuentan con calificación A consumen un 80% menos que los de clase D y la diferencia de precio se amortiza en 5 años) y hacer un buen uso de ellos son otras medidas interesantes. Evitar dejarlos en standby es otra recomendación.

 

 

Advertisement
Click para comentar

Tienes que estar registrado para comentar Acceder

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Consumo

6 consejos para evitar incendios domésticos

Publicado

en

evitar incendios domésticos
6 consejos para evitar incendios domésticos

Los incendios domésticos son uno de los principales siniestros que se producen en las viviendas españolas. Para evitar que se produzca cualquier fuego en el hogar, no solo se deben tomar precauciones en el interior de la vivienda. Quienes viven en comunidad, deben tener en cuenta que su hogar está expuesto también a los problemas que puedan surgir en las casas vecinas o en las zonas comunes de los edificios y que pueden provocar un incendio.

Los incendios domésticos pueden tener diversas causas, y es importante abordar y prevenir estas situaciones para garantizar la seguridad en el hogar. La prevención y la conciencia son clave para evitar los incendios domésticos. Mantenerse informado sobre las prácticas seguras y realizar inspecciones regulares en el hogar puede contribuir significativamente a la seguridad.

6 consejos para evitar incendios domésticos

– No sobrecargar los enchufes:

‘Es importante conocer la capacidad de las tomas para no sobrecargar los enchufes con aparatos que demandan una elevada potencia, así como hacer revisiones periódicas de las instalaciones por parte de especialistas’. Se aconseja además la instalación de cables libres de halógenos, ya que son resistentes al fuego y tienen una excelente capacidad para no propagar el incendio.

– Usar tratamientos ignífugos:

‘Si vives en una casa de madera o con gran cantidad de revestimientos de este material, es conveniente usar tratamientos ignífugos. Para ello, se deben aplicar los productos necesarios en el interior de la vivienda, ya que si se dan en el exterior, determinados tratamientos pueden perder propiedades en contacto con factores ambientales’, afirman los técnicos.

– Cortar gas y electricidad en ausencias prolongadas:

‘Durante las vacaciones es conveniente cerrar las llaves de gas y apagar los distintos aparatos eléctricos que puedan provocar un incendio.’

– Extremar la limpieza en jardines:

‘Si tu vivienda cuenta con zona ajardinada, es aconsejable evitar que se acumule vegetación seca y tener especial cuidado con el mantenimiento de los caminos para que estos se encuentren limpios de maleza. Así evitaremos que se propague un incendio’, señalan desde HomeServe.

– Utilizar materiales resistentes al fuego:

‘Para viviendas cercanas a zonas forestales, es conveniente que los materiales en los que estén construidos el tejado y la fachada sean resistentes al fuego como es el caso de la pizarra, el ladrillo o el cemento, entre otros’.

– Extrema las precauciones con un extintor y elementos decorativos ignífugos:

Es aconsejable contar con un extintor en las viviendas, para poder apagar pequeños incendios o fuegos en primera fase. Además, el cigarrillo es una de las principales causas de origen de los incendios domésticos, por lo que contar con elementos decorativos de tejidos ignífugos como por ejemplo en alfombras o cortinas, ayuda a prevenir posibles fuegos por despistes humanos.

Las principales causas de los incendios en viviendas

  1. Electricidad defectuosa: Problemas en el sistema eléctrico, como cables desgastados, enchufes sobrecargados, o conexiones defectuosas, pueden provocar cortocircuitos y, en última instancia, incendios.
  2. Electrodomésticos defectuosos: Electrodomésticos en mal estado, cables dañados o un mal uso de estos pueden ser una fuente de ignición. Es crucial seguir las instrucciones del fabricante y mantener los electrodomésticos en buen estado.
  3. Cocina descuidada: La cocina es una de las áreas más propensas a incendios debido a la presencia de calor y elementos inflamables. Dejar alimentos cocinándose sin supervisión, grasa acumulada en la cocina, o manipular incorrectamente aparatos como la estufa puede desencadenar incendios.
  4. Velas y fuentes abiertas de fuego: Las velas, lámparas de aceite y otras fuentes abiertas de fuego pueden ser peligrosas si no se utilizan correctamente o se dejan desatendidas.
  5. Calefacción insegura: El uso inadecuado de estufas, radiadores, chimeneas u otros dispositivos de calefacción puede provocar incendios. Es crucial seguir las pautas de seguridad y realizar un mantenimiento adecuado.
  6. Cigarrillos y fósforos: Fumar en interiores o descuidar la disposición de colillas de cigarrillos puede desencadenar incendios. Es importante seguir las normativas de seguridad al fumar y tener cuidado con las llamas abiertas.
  7. Niños jugando con fuego: Los niños curiosos pueden jugar con fósforos, encendedores u otros objetos inflamables, lo que aumenta el riesgo de incendios. La educación sobre la seguridad y mantener estos objetos fuera del alcance de los niños es esencial.
  8. Fallos en sistemas de calefacción y aire acondicionado: Sistemas de calefacción o aire acondicionado defectuosos pueden causar incendios. Es fundamental realizar un mantenimiento regular y reparar cualquier problema identificado.
  9. Almacenamiento inseguro de productos inflamables: Guardar productos químicos, líquidos inflamables u otros materiales peligrosos de manera incorrecta puede aumentar el riesgo de incendios.
  10. Falta de detectores de humo y extintores: La ausencia de detectores de humo y extintores puede agravar la situación en caso de incendio. Es importante instalar y mantener estos dispositivos para una rápida detección y respuesta.

 

Continuar leyendo